Soy hijo, pero también padre

No es conveniente que, por las circunstancias que sean, el hijo adopte un rol que no le pertenece, ya que esto puede afectar en su manera de concebir sus relaciones futuras

Sí, soy hijo y al mismo tiempo padre. Porque me he visto obligado a adoptar un rol que no me compete, debido a que mis progenitores no lo están haciendo.

Muchos niños se ven obligados a madurar y a responsabilizarse de cuestiones de adultos para las que no están preparados.

Descubre: 5 errores que cometemos en la educación de nuestros hijos

No es algo que elijan, aunque sí les marca.

Las situaciones en las que un hijo pasa a adoptar la posición de padre no es habitual, normal o feliz, sino todo lo contrario.

Cuando el hijo se convierte en el apoyo

niña-apoyando-a-su-madre

Pongamos como ejemplo la realidad de un divorcio. Una circunstancia que no es llevada de la mejor manera, en la que los progenitores discuten.

El hijo se queda con uno de ellos, el que se lleva la peor parte, el que está sufriendo más. De repente, se encuentra con una casa y un padre o madre desolado.

Este no es capaz de levantarse de la cama, se sume en una profunda depresión. El hijo se echa a la espalda la responsabilidad de ser fuerte por los dos.

Escucha a su progenitor, le acompaña, vela por su bienestar. No importa la edad que tenga. Ha adoptado un rol que no le pertenece.

Es una situación difícil para ambas partes. No obstante, esta experiencia marcará de manera importante las futuras relaciones del hijo.

Lee: Los hijos no son copias de sus padres

Cuando el hijo intenta suplir un hueco

oso-triste

Nos damos de bruces con una circunstancia completamente diferente, pero cuyo resultado es el mismo: el cambio de roles.

En este caso, es uno de los padres el que fallece y deja un vacío que el hijo intenta llenar. De forma consciente o inconsciente, empieza a adquirir obligaciones que no son suyas.

Así intenta ayudar a su otro progenitor, con la intención de ahorrarle más dolor.

No obstante, es posible que se haga con más cargas de las que puede soportar, llegando a agobiarse, a estresarse y a sentir que todo le sobrepasa.

Esto acabará siendo contraproducente y el hijo terminará explotando al no conseguir acaparar todos los deberes que se ha cargado encima.

Es importante no intentar hacer eso. Notar que falta algo, que hay un hueco que queda vacío es duro, pero sería mucho más beneficioso aprender a aceptarlo.

Cuando el hijo sustituye a los padres en su labor

hijo-mandando-sobre-el-padre

Otra situación en la que el hijo puede adoptar el rol de padre es cuando estos no resultan ser unos buenos educadores.

Ante esto, muestra un rechazo y se adelanta a ser él el que enseñe a sus padres cómo deberían haber estado actuando.

No te pierdas: 7 comportamientos tóxicos de los que no son conscientes los padres

Esta no es una circunstancia beneficiosa para el hijo, ya que librará de muchas cargas a sus progenitores y se encargará de intentar cambiarlos.

Se descuidará a si mismo y no se dedicará a vivir su propia vida, pues siempre estará atento a los errores de sus padres.

Este comportamiento puede tener efectos devastadores en próximas relaciones, cuando ya nos independicemos y estemos lejos de nuestros progenitores.

El tipo de rol que asumimos nos acompañará y lo utilizaremos en otras circunstancias no tan afortunadas.

Busca tu papel como hijo

niña-siendo-una-niña

Es muy duro tener que adoptar un rol que no nos pertenece. Hacernos cargo de cosas que no deberíamos y esforzarnos por enseñar a quien no debería ser enseñado.

Sin embargo, a veces las adversidades provocan que tengamos que actuar de determinada manera para salvar a nuestra familia. Quieres a tus padres y deseas todo lo bueno para ellos.

Sin embargo, hay algo de lo que no te has dado cuenta. Tú no tienes el poder de modificar las cosas.

Asumiendo responsabilidades que no te pertenecen te estás haciendo daño y tu familia, de forma repentina, se ve desestructurada.

¿Verdad que no eres feliz así?

En ocasiones, no nos queda otra que actuar por un tiempo de esta manera. No obstante, no te quedes en esta forma de vivir.

Antes de irte no te pierdas: La vida ya no es la misma tras la muerte de nuestros padres

Niña-feliz-con-los-pulgares-hacia-arriba

En cuanto puedas, busca tu propio papel. Ese que alguna vez tuviste, pero que las situaciones difíciles provocaron que dejases a un lado.

Ahora es el momento de reencontrarte, de no intentar cubrir vacíos que jamás podrán llenarse.

 

Categorías: Pareja Etiquetas:
Te puede gustar