Strudel de espinaca con queso

Si lo deseas, puedes añadir otros ingredientes a tu strudel, pero siempre teniendo en cuenta que combinen bien con los sabores originales de la espinaca. Prueba con piñones o pasas

Si sabes preparar pan, cocinar este delicioso strudel de espinaca con queso, será muy fácil para ti. En caso de que nunca hayas preparado una receta en la que tuvieses que hacer pan, no te preocupes, esta es una excelente forma de aprender. Solo ten presente que la preparación de la masa te tomará un poco de tiempo, en especial porque debemos dejarla reposar.

La espinaca es un alimento muy versátil, además va muy bien con el queso. Sin embargo, puedes rellenar tu strudel con una gran variedad de ingredientes, usa tu imaginación y procura siempre mezclar productos que vayan bien juntos.

Ingredientes

  • 4 huevos
  • 400 gramos de harina
  • 1 cucharada pequeña de sal
  • 1 cucharada de aceite de cocina
  • 3 cucharadas de leche entera
  • 60 gramos de mantequilla
  • 1 cucharada de hongos remojados
  • 1 kilo y medio de queso brie
  • 1 kilo y medio de espinacas
  • Agua tibia
  • Sal, pimienta y nuez moscada al gusto

Preparación del strudel de espinaca con queso

Lo primero que deberás hacer para sacar adelante esta receta, será separar en recipientes las claras y las yemas, reservando una yema aparte. Una vez hayas hecho esto, procede a alisar tu mesa para preparar la masa. Normalmente la masa para pan se hace sobre superficies de madera o metal, pueden ser mesones especializados o una tabla para picar de buen tamaño.

Pon sobre la superficie que has seleccionado la harina formando una montañita y hazle un agujero en el medio. Una vez tengas la harina en forma de volcán, agrégale en el interior del agujero la yema de huevo que reservaste aparte, adiciona también la sal y el aceite.

Ahora es momento de amasar. Usando tus manos, empieza a incorporar todos los ingredientes, iniciando por el centro y continuando hasta haber incorporado toda la harina en la masa. Para facilitar el proceso, puedes adicionar poco a poco agua tibia, así muy pronto obtendrás una masa suave y manejable.

strudel espinacas con queso 2

 

Cuando la masa esté lista, dale unos golpecitos para que se ablande. Déjala reposando en un lugar cálido durante media hora y vuelve a amasarla hasta que tome una consistencia suave y moldeable. Cuando alcance una textura que te guste, estira la masa y divídela en 2 rectángulos iguales. Reserva la masa para rellenar.

Algo que puedes hacer para ganar un poco de tiempo es preparar el relleno en la media hora que dejaste reposando la masa. Para cocinar el relleno, debes lavar muy bien las espinacas y ponerlas a hervir en agua caliente. Cuando esté cocinada, enfríala con agua del grifo y pícala finamente.

Pon las espinacas en una olla junto con la leche y la mantequilla, aprovecha para salpimentar la mezcla, deja cocinando a fuego lento hasta que la mantequilla se derrita por completo y revuelve bien. Mientras se cocinan estos ingredientes, lleva las claras a punto de nieve y pon el horno a pre-calentar a 180°C.

Vuelve a la olla en la que están las espinacas, la leche y la mantequilla y adiciona los hongos picados, el queso y las yemas. Mezcla todo muy bien y adiciona por último las claras a punto de nieve. Revuelve suavemente hasta que los ingredientes se hayan incorporado bien.

Pon una de las masas que tienes reposando en un molde para pan o una asadera, creando un agujero en el centro donde deberás poner el relleno. Después pon la segunda masa sellando muy bien los bordes con tus dedos o un tenedor, así evitarás que el relleno se derrame. Realiza unos cortes en la parte superior y después pon el molde en el horno y déjalo ahí hasta que la masa dore. Una vez esté listo retíralo, déjalo enfriar por unos minutos y sírvelo mientras esté aún caliente.

Espinaca

Consejos adicionales

  • En caso de que estés corto de tiempo y no alcances a realizar tú mismo la masa, puedes usar masa para hojaldre, pero ten en cuenta que el sabor y textura serán un poco diferentes.
  • Para la preparación de la masa, puedes usar diversos tipos de aceites o pon mantequilla derretida, recuerda que el tipo de aceite tendrá repercusiones sobre el sabor del producto finalizado, así que selecciona sabiamente.
  • Recuerda que para este tipo de recetas, la mantequilla debe estar a temperatura ambiente.
  • Si quieres darle sabor a tus espinacas, puedes hervirlas junto a un cubito de caldo.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar