Sudamina en los bebés: ¿debo preocuparme?

Daniela Castro · 2 junio, 2018
La sudamina es una alteración cutánea que se desarrolla cuando el sudor se queda retenido por una obstrucción de las glándulas sudoríparas. Es importante evitar los ambientes demasiado cálidos y húmedos para que no cause molestias en el bebé.

La aparición de sudamina en los bebés puede encender las señales de alerta. Sin embargo, es una alteración cutánea leve y transitoria que no tiene mayor importancia. En América también se le conoce como miliaria y es recurrente en los países cuyos climas son cálidos y húmedos.

A menudo afecta a los recién nacidos, pero se puede presentar en meses posteriores, especialmente antes del primer año. El problema está causado por una obstrucción de las glándulas sudoríparas, lo que impide la eliminación del sudor.

Como consecuencia se genera un sarpullido o diminutas ampollas que muchas veces se confunden con otras afecciones. ¿Debo preocuparme por la sudamina? Aunque es bueno adoptar varios cuidados para garantizar la comodidad del pequeño, no es una condición grave, ni acarrea otros riesgos.

¿Por qué se produce la sudamina en los bebés?

Bebé pequeño durmiendo.

La sudamina es una reacción que sufre la piel cuando hay una disfunción en el sistema sudoríparo del bebé. Esta situación causa una imposibilidad para eliminar el sudor a través de la piel, lo cual da lugar a la formación de pequeños granitos rojos o blancos.

Debes leer: 4 vitaminas importantes para la salud de la piel

Por lo general se forman en las áreas donde el sudor suele ser abundante: cuello, pecho, espalda, etc. No obstante, su ubicación puede ser variable, al igual que su extensión por el cuerpo. Debido al aspecto que ocasionan en la piel, algunos pueden pensar que es un problema de cuidado.

Pero a diferencia de otras erupciones cutáneas, la sudamina no se acompaña de fiebre y suele desaparecer por si sola sin necesidad de tratamiento. Además, no es contagiosa, ni suele dejar marcas o cicatrices en la piel.

Factores de riesgo

Los bebés de pocas semanas son más susceptibles a sufrir de sudamina, sobre todo si viven en climas húmedos y cálidos. Asimismo, el riesgo incrementa en niños atópicos o con piel seca. En general hay varios factores de riesgo implicados en su aparición. Veamos algunos:

  • Fiebre moderada o alta
  • Exceso de calor
  • Proliferación de bacterias (estafilocos) en la superficie cutánea
  • Uso de talcos y cremas que taponan los poros de la piel

Síntomas de la sudamina en los bebés

Bebé con sudamina.

El síntoma principal de la sudamina en los bebés es una erupción cutánea similar al sarpullido. Se trata de unas ampollas pequeñas que suelen adquirir una textura rugosa o de costra cuando se estallan. En la mayoría de los casos se forman en zonas donde hay más presencia de glándulas sudoríparas:

  • Pliegues de la piel
  • Frente, párpados y mejillas
  • Tórax
  • Espalda
  • Ingles y muslos
  • Axilas y brazos

Dado que la sudamina no es una infección, no viene acompañada de fiebre. Sin embargo, debido a que produce picor, el bebé se puede mostrar inquieto o nervioso. Para salirte de dudas sobre otras afecciones, consulta al pediatra. Este profesional puede determinarlo en poco tiempo con una exploración física.

Consejos para prevenir y tratar la sudamina en los bebés

El mejor método para evitar la sudamina en los bebés es evitar que sude en exceso. El inconveniente es que las altas temperaturas del verano lo pueden dificultar. Por esa razón es conveniente saber cómo cuidar al pequeño para tratar de mantenerlo fresco. Aplica los siguientes consejos:

  • Revisa su pañal con frecuencia y cámbialo en cuanto esté mojado para que no acumule calor y humedad.
  • Refresca a tu bebé en la bañera con agua tibia, pero evita el uso de jabones o geles que puedan irritar su piel.
  • Al secarlo, evita rozarlo demasiado con la toalla para no empeorar la irritación.
  • Vístelo con ropa ligera, de tejidos de algodón transpirables.
  • Procura mantener un ambiente fresco en toda la casa.
  • Evita la exposición al sol y toma medidas preventivas cuando debas salir al aire libre.
  • Toca su cuerpo varias veces al día para determinar si tiene calor o está sudando.
  • Prepara unas compresas de agua con bicarbonato de sodio y aplícalas sobre las zonas afectadas usando una gasa o paño suave.
  • Evita abrigarlo en exceso, especialmente cuando hace calor.
Madre cambiando el pañal.

¿Cómo curar la sudamina en los bebés?

Cuando los granitos de sudamina en los bebés ya están presentes, lo normal es buscar un tratamiento para disminuirlos. En muchos casos el pediatra aconseja dejar transcurrir el síntoma solo con los cuidados básicos, ya que desaparece por sí solo en 2 o 3 días.

Si los granitos son muy molestos para el bebé o reaparecen con frecuencia, el profesional puede sugerir el uso de una crema con cortisona. Otras soluciones alternativas incluyen los baños con infusión de manzanilla y la aplicación de aloe vera.

Leer también: 4 alimentos tóxicos y peligrosos para el desarrollo del bebé

En resumen…

La sudamina es una condición leve que no representa un peligro para el bebé. Dado que sus síntomas pueden ser molestos, es bueno saber cómo sobrellevarla y qué productos pueden ser útiles para paliar la comezón.