Sudoración nocturna: 5 causas que deberíamos tener en cuenta

Sudoración nocturna: 5 causas que deberíamos tener en cuenta

Aunque no tiene por qué responder a dolencias graves, si experimentamos sudoración nocturna con frecuencia y sin un motivo justificado es recomendable acudir al especialista para que nos realice las pruebas pertinentes

La sudoración nocturna solo será normal en caso de que la temperatura o la presión ambiental sean elevada. Si no se dan estos factores estamos ante un síntoma del cual hay que conocer el origen.

Lo creamos o no, sudar en exceso por las noches es una afección muy común. A veces no es más que el periodo de incubación de un resfriado o una pequeña infección. E incluso es un efecto muy recurrente durante la menopausia.

No obstante, y sea como sea, es necesario que tengamos un adecuado diagnóstico sobre ello. Como curiosidad te diremos que existe una Sociedad Internacional de Hiperhidrosis que llevo a cabo estudios para dar a conocer este problema.

Aunque no todas las personas que sudan por la noche sufren hiperhidrosis, es un problema muy recurrente en las consultas de atención primaria. Muchas veces se debe al insomnio o incluso al estrés, y a esa ansiedad acumulada al no lograr alcanzar un sueño reparador.

Sin embargo, en otros casos, existen enfermedades subyacentes de relativa gravedad que debemos tratar. A continuación te explicamos 5 causas asociadas a este síntoma.

1. La sudoración nocturna y el efecto secundarios de algunos fármacos

El exceso de sudoración por las noches puede deberse perfectamente al efecto secundario de algún tipo de medicación.

Descubre cuáles son los mejores 9 alimentos para combatir el cansancio y el dolor de cabeza

Desde el Departamento de Psiquiatría de la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos) se demostró que muchos tratamientos para la ansiedad y la depresión cursan con un aumento de la sudoración nocturna.

  • No obstante, no es común en todos los pacientes. Solo entre un 14 y un 20% muestran un aumento excesivo de sudor durante la noche (el pijama y las sábanas quedan empapados).
  • Asimismo, el consumo excesivo de fármacos para tratar el dolor o la inflamación también pueden causar este efecto secundario.

Así pues, no dudes en consultar con tu médico cualquier síntoma o efecto secundario asociado a determinados medicamentos que debas tomarte para tratar tus dolencias.

Algunos fármacos

2. El hipertiroidismo

Esta es, sin duda, la causa más común de la sudoración nocturna. Queda claro que el hipotiroidismo nos ofrecerá otros síntomas muy evidentes como el cansancio, el aumento de peso, la fragilidad capilar y esas alteraciones de temperatura tan comunes.

  • Hemos de tener en cuenta que cuando la glándula tiroides sufre alguna alteración asociada con hormona tiroxina nuestro metabolismo se ve afectado. Una de las principales consecuencias es la intolerancia al calor y el exceso de transpiración.
  • Asimismo, también notaremos palpitaciones cuando estamos en la cama, zumbidos en los oídos y episodios de insomnio.

3. El linfoma de Hodgkin o no Hodgkin

Hablábamos al inicio de que, en ocasiones, la sudoración nocturna es un indicador de algunos tipos de enfermedad más graves.

  • El linfoma de Hodgkin y el linfoma no Hodgkin son un ejemplo de ello. Estamos ante un tipo de cáncer que tiene su inicio en los linfocitos, los cuales son parte indispensable del sistema inmunitario.
  • El sistema linfático, formado por el tejido linfático, los vasos linfáticos o el bazo pueden quedar afectados con este tipo de enfermedad, donde la sudoración nocturna es algo habitual.
  • Generalmente, el principal indicador que suelen experimentar los pacientes con linfoma de Hodgkin o no Hodgkin es la inflamación de un ganglio de la axila o la ingle.

No obstante, vale la pena tener en cuenta que es un tipo de enfermedad oncológica que suele responder bien al tratamiento y que tiene una alta esperanza de vida.

ganglios

4. La hipoglucemia

La sudoración nocturna también es un síntoma habitual de la hipoglucemia.

Los pacientes con diabetes tipo 1, por ejemplo, suelen experimentar con mucha frecuencia estos episodios de sudar en exceso por la noche al experimentar desequilibrios con su nivel de glucosa.

Si esto ocurre es por un motivo muy concreto: el páncreas no segrega insulina y, en consecuencia, se produce una transpiración para equilibrar esta alteración interna.

Descubre también cómo preparar este batido natural para combatir el insomnio

5. El reflujo gástrico o una mala digestión

Seguro que también a ti te ha pasado alguna vez. Cenar en exceso o comer algo que nos sienta mal y, en un momento dado de la noche, despertar con un gran malestar y completamente empapados.

  • Es un modo que tiene nuestro cuerpo de reaccionar ante un desequilibrio, una amenaza o una alteración interna.
  • Asimismo, hemos de tener en cuenta que la enfermedad del reflujo gastroesofágico también está relacionada con este síntoma.
  • Notaremos también agotamiento, dolor en el pecho y algún problema para respirar. Si es tu caso y te pasa muy a menudo, acude a un especialista.
  • Una vez se diagnostica la enfermedad, con un buen tratamiento ganaremos en calidad de vida.

Te recomendamos leer también “Tener una menopausia saludable: ¿es posible?”

Insomnio y sudoración nocturna

Para concluir, nunca “normalices” este tipo de síntomas. Sudar por la noche si no hace calor no es algo normal. Acude a tu médico y explícale cómo te sientes y lo que te ocurre.

Tu salud siempre es lo primero.