El suelo de las habitaciones de los hospitales, ¿foco de infecciones?

Francisco María García 25 marzo, 2017
Puesto que en los hospitales hay múltiples bacterias y demás microorganismos es fundamental llevar a cabo una limpieza exhaustiva para que los pacientes no sufran infecciones indeseadas

En los hospitales se realizan controles periódicos para detectar cualquier foco de infección.

Sin embargo, estos controles no siempre son totalmente efectivos y puede generarse una amenaza, tanto para los pacientes, como para los empleados sanitarios.

La verdad es que los diferentes elementos que hay en las habitaciones de los pacientes, o en las salas de pruebas, pueden llegar a tener contacto con el suelo.

Ello provocará la transferencia de bacterias resistentes a múltiples medicamentos a las manos, la ropa y también a otros elementos diferentes.

No obstante, los suelos no son los únicos lugares que pueden ser focos de infecciones. Algunos elementos de uso común, como los lavamanos, puertas de servicios, etc. también habría que tocarlos con prudencia.

Cada año son más de tres mil personas las que fallecen a causa de virus con los que se infectan en los hospitales y que no tenían antes de ingresar en ellos.

 La solución está en los hospitales

La solución está en los hospitales

En materia de higiene y desinfección, la última palabra la tendrían los propios hospitales. Ellos tienen los medios para conseguir solucionar el problema.

En primer lugar, se trataría de que tanto los organismos como los propios profesionales se conciencien del impacto que estas infecciones pueden tener sobre la población en general y también en el sentido económico.

En los últimos años se ha incrementado el número de infecciones hospitalarias en España.

Los agentes patógenos son cada vez más resistentes a los antibióticos, lo que estaría haciendo saltar las señales de alerta.

Por ello, es fundamental buscar nuevas estrategias.

Hoy en día las infecciones hospitalarias constituyen un problema en la mayor parte de los países desarrollados. Y es que, más que reducirse, da la impresión de que van en aumento.

¿Quieres conocer más? Lee: 8 hábitos de higiene mental que puedes practicar cada día

 Datos y estadísticas

  • En el estudio EPINE sobre el año 2016, se ha recogido un total de 937 infecciones urinarias y 698 neumonías asociadas a dispositivos.

Cada una de estas infecciones, puede llegar a costar los hospitales entre 18 000 y 30 000 euros, respectivamente.

  • De esta forma, el coste económico para la sanidad pública se habría disparado más allá de los 30 millones de euros a consecuencia de las infecciones hospitalarias.
  • A ello habría que añadir el 10% de mortalidad asociado a una infección de catéter, y el 30% asociado a la neumonía del ventilador. En total, casi 300 personas el último año.

La higiene hospitalaria

La higiene hospitalaria

Los parámetros que deben regir en la limpieza de los hospitales son:

  • El personal de planta estará controlado en todo momento, en lo que se refiere a su vestimenta, sus entradas y salidas, etc.
  • Personal exclusivo de limpieza, que deberán aplicar además métodos y técnicas que garanticen la efectividad en las labores de limpieza.
  • Ante las previsiones de ausencia del personal, será necesario disponer su reemplazo de forma inmediata.
  • El equipo de trabajo del personal sanitario y de todo el personal de los hospitales tiene que estar bien higienizado y desinfectado.
  • La limpieza de las instalaciones de los hospitales debe hacerse a través de medios húmedos para prevenir la dispersión del polvo que puede contener microorganismos.

Así, no está permitido el uso de escobas, plumeros, etc.

  • Las herramientas, productos, dispositivos y elementos de limpieza tienen que tener las mejores condiciones en cuanto a calidad e integridad.

Visita este artículo: Cómo hacer una limpieza ecológica en nuestro hogar

Métodos y sistemas de limpieza en superficies hospitalarias

Bacterias

  • La limpieza se iniciará desde las zonas que tienen menos suciedad progresando hacia las más sucias, y teniendo en cuenta comenzar por las partes más altas, hacia las más bajas.
  • Las manchas que haya por posibles fugas en las cañerías deben ser reparadas para disminuir el riesgo de que se desarrollen hongos.
  • Las paredes, ventanas y puertas, deben limpiarse de forma habitual, no solo cuando se vean sucias.
  • Las superficies horizontales (sillas, camas, mesas, repisas, etc.) tienen que limpiarse con un paño mojado en detergente, y después enjuagar y desinfectar.
  • En el caso de habitaciones de pacientes que estén aislados, la metodología de limpieza será la misma.
  • Los elementos de la unidad del paciente deben limpiarse de forma cuidadosa y exhaustiva.
  • Si se han derramado fluidos corporales sobre una superficie, hay que proceder a retirarlos con guantes. Se debe cubrir la superficie con papel absorbente.

Así, se debe retirar toda la suciedad que se pueda, desechar el papel y luego limpiar de forma habitual.

Te puede gustar