No siempre basta con ser positivo para atraer cosas buenas

Además de ser positivos debemos tener paciencia y fuerza, pues puede que lo que deseamos tarde en llegar y antes debamos afrontar situaciones negativas, que nos harán valorar más lo positivo.

La mayoría hemos oído hablar de la psicología positiva y puede tengamos un enfoque positivo en nuestro día a día para alcanzar así la felicidad.

Desde que el psicólogo Martin Seligman escribiera en la década de 1990 su libro Learned Optimism (“Optimismo aprendido”), esta corriente ha conseguido una presencia y una relevancia notable en el mercado editorial y en el mundo del crecimiento personal.

El aporte más interesante que nos ofreció en su momento la psicología positiva fue desviar la mirada del campo de lo patológico hacia nuestras fortalezas internas. Es ahí donde conceptos como la resiliencia, la motivación, la gratitud o la inteligencia emocional cobran importancia.

No obstante, parece que esta corriente de pensamiento está perdiendo relevancia en la vida diaria. En tiempos convulsos de crisis, y cambios sociales y económicos, parece que el esquema del positivismo carece de ese brillo de antaño.

Tanto es así que son muchos los psicólogos y sociólogos que opinan que ya es hora de terminar con la “supremacía” del positivismo en las corrientes del crecimiento personal. Sin embargo, sería mejor entender que no basta con ser positivo para atraer cosas buenas.

El enfoque positivo no siempre garantiza resultados exitosos

ser positivo

El pensamiento positivo ha sido durante mucho tiempo una estrategia con la que enseñarnos a ser felices, con la que entender que el perdón, la bondad o el altruismo nos ayudan a combatir emociones negativas como la ira, la rabia, la tristeza…

Muchas de estas se sustentan en el principio de la terapia cognitivo-conductual de que con los pensamientos se pueden cambiar las emociones. De ese modo, podemos mejorar nuestra realidad.

Lee también “hay quien en el amor usa la lupa, cuando lo que le haría falta es un espejo”

Aunque este esquema pueda parecer inspirador, la realidad es mucho más compleja. La vida contiene matices muy sutiles y no todo lo que nos sucede depende únicamente de nosotros:

  • Cuando me llaman para una entrevista pienso de forma positiva, confío e intento dar lo mejor de mí, pero ello no garantizará que vayan a contratarme.
  • Siempre di lo mejor a mi pareja, siempre confié en nuestro proyecto, fui positivo, valiente, considerado y comunicativo. Sin embargo, nada de esto ha bastado para que la relación siga adelante.
  • Tengo una buena formación, tengo unas notas excelentes y he sido siempre el primero de mis promociones… Sin embargo, nada de esto ha valido para que tenga un buen empleo.

Mantener la positividad es esencial, pero es necesario aprender a lidiar con el lado más adverso y complejo del día a día.

La felicidad tiene una pequeña “trampa” que debes aceptar

ser positivo

La ley de la atracción no siempre surte efecto. No basta con desear, con pensar y, en ocasiones, con actuar de cierto modo para que acontezca aquello que deseamos.

Además de pensamientos positivos, debemos aprender a desarrollar una actitud fuerte, flexible, valiente y resiliente.

Libros como La trampa de la felicidad, de Russ Harris, nos lo explican de un modo muy sencillo e ilustrativo:

  • La sociedad en la que vivimos nos “vende” la idea de que debemos rodearnos de emociones positivas, de pensamientos positivos y felicidad.
  • Si nos dejamos llevar por esta corriente, nos obsesionaremos tanto con la idea de ser felices, que no sabremos cómo afrontar o gestionar la frustración, el malestar y las emociones desagradables.

Es precisamente esto último lo que debemos evitar. Debemos aprender a aceptar las emociones negativas para fortalecer nuestra actitud positiva.

Descubre 5 claves para afrontar el dolor emocional

Acepto, asumo y entiendo mis emociones negativas para potenciar las positivas

ser positivo

Habrá días grises y negros, días que nos obligarán a ser fuertes, no solo “positivos”. Aceptar lo negativo y saber que podemos aceptarlo y afrontarlo nos ayudará en nuestro crecimiento personal.

Quien se obsesiona con la felicidad pero no tolera la pérdida, la decepción o la tristeza, difícilmente logrará crecer, avanzar, aspirar a esa calma y bienestar interior.

No se trata por tanto de cultivar el pesimismo, sino de ser capaces de tolerar esos vaivenes negativos de la vida para afrontarlos, para sacar lo mejor de esos momentos de desolación y superarlos.

Debemos luchar por la felicidad de un modo más maduro, realista y objetivo. No siempre basta con ser positivo para atraer cosas buenas. A veces, lo que llega no es bueno, pero hay que asumirlo y gestionarlo para, más adelante, disfrutar de lo que de verdad merecemos.

  • Sociedad Española de Psiquiatría, & Royal College of Psychiatrists. (n.d.). LA TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL (TCC) ¿Qué es la TCC? Retrieved from http://www.sepsiq.org/file/Royal/LA TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL.pdf
  • ¿Qué es la Psicología Positiva? (n.d.). Retrieved December 2, 2018, from https://www.iepp.es/es/que-es-la-psicologia-positiva.html
  • Learned Optimism: Martin Seligman on Happiness, Depression, and the Meaningful Life – Brain Pickings. (n.d.). Retrieved December 2, 2018, from https://www.brainpickings.org/2012/06/28/learned-optimism-martin-seligman/
  • Snyder, C. R., & Lopez, S. J. (2009). Oxford handbook of positive psychology. Oxford University Press. Retrieved from https://books.google.co.uk/books?hl=es&lr=&id=6IyqCNBD6oIC&oi=fnd&pg=PP1&dq=positive+psychology&ots=IMG7UJXhyB&sig=xS9Uc4AIns6M-fD1tkd6k0hBtSY#v=onepage&q=positive psychology&f=false
  • Seligman, M. (2000). Positive Psychology: an introduction. American Psychologist, 55(1), 5–14. Retrieved from http://psycnet.apa.org/doiLanding?doi=10.1037%2F0003-066X.55.1.5