¿Sufres de cólicos menstruales? Estos son los 6 alimentos que debes evitar

Carolina Betancourth · 4 febrero, 2017
Puesto que hay alimentos que favorecen la inflamación y los desequilibrios hormonales, durante la menstruación sería conveniente reducir su ingesta para evitar la incidencia de cólicos y molestias adicionales

Los dolores durante el periodo menstrual, también llamados cólicos menstruales, son uno de los motivos de consulta médica más habituales en la población femenina.

Estos pueden manifestarse de forma leve o severa, casi siempre en función de la actividad hormonal, los hábitos de vida y los factores genéticos de cada una.

En ocasiones vienen acompañados con fuertes cefaleas, sensación de malestar en todo el cuerpo y cambios bruscos de humor que interfieren en las actividades cotidianas.

El consumo de algunos alimentos puede incrementar la respuesta inflamatoria del cuerpo, haciendo que el dolor sea más fuerte y recurrente.

En el siguiente espacio queremos enseñarte que alimentos si debes tomar que te resultarán más indicados.

Estos son los alimentos más indicados para los cólicos menstruales:

1. Alimentos con cafeína

Cafeina

Los alimentos cuya composición incluye dosis de cafeína pueden afectar la salud de aquellas que sufren cólicos menstruales recurrentes.

Esta sustancia estimulante estrecha los vasos sanguíneos, provoca deshidratación y acentúan la sensibilidad en los músculos del vientre bajo.

Como consecuencia se generan dolores fuertes y, además, aumentan el nerviosismo y los desequilibrios emocionales.

Procura evitar:

  • El café y sus derivados.
  • Los refrescos.
  • El té negro.
  • La guaraná.
  • El chocolate.

Lee también: El chocolate y sus beneficios para el corazón

2. Carnes embutidas

Aunque lucen frescas y apetecibles, estas comidas están fabricadas con añadidos químicos e ingredientes de baja calidad nutricional que, al ser absorbidos, aumentan los desequilibrios inflamatorios y el descontrol hormonal.

Incluso, en algunas presentaciones se han encontrado nitritos y nitratos cuyos efectos están vinculados con el riesgo de desarrollar varios tipos de cánceres.

3. Lácteos

Consumir lácteos

La leche y sus derivados contienen nutrientes que resultan beneficiosos para aquellos que no padecen ningún tipo de intolerancia a la lactosa.

Sin embargo, no se recomienda su ingesta en los días previos a le menstruación, ya que su contenido de grasas y proteínas puede afectar el nivel de inflamación y dolor.

4. Sal

La sal es un condimento que mejora el sabor de la mayoría de los platos que se preparan a diario en la cocina.

No obstante, ingerirla en cantidades excesivas puede conducir al desarrollo de varias enfermedades relacionadas con la retención de líquidos en los tejidos.

El exceso de sodio ocasiona un desequilibrio en la actividad de los riñones y, por lo tanto, estos tienen dificultades para expulsar los líquidos que son de desecho.

Debido a esto incrementa la inflamación y se generan dificultades circulatorias que aumentan la sensación de dolor.

5. Frituras

Comida frita

Las frituras industriales y con grasas saturadas tienen mucho que ver con el aumento de la inflamación y el dolor.

Las grasas dificultan la digestión y, de hecho, generan un desequilibrio en hormonas como los estrógenos, cuya actividad es determinante en el ciclo menstrual de la mujer.

Reducir al máximo su ingesta mejora la actividad metabólica, previene los desequilibrios inflamatorios y previene los molestos espasmos menstruales.

Visita este artículo: Remedio con ortiga para las menstruaciones abundantes

6. Azúcares refinados

Los azúcares refinados están relacionados con el incremento de los niveles de glucosa en la sangre y síntomas como la fatiga y el mal humor.

Ingerirlos en cantidades excesivas puede afectar la circulación de la sangre y la actividad del útero.

Por otro lado, su consumo está relacionado con el riesgo metabólico, el cual conduce a un exceso de inflamación, aumento de peso y otras reacciones que también podrían empeorar esta condición.

Por lo tanto, es necesario evitarlos en la dieta, incluyendo los que contienen alimentos como:

  • Pasteles.
  • Golosinas.
  • Cereales para el desayuno.
  • Bollería industrial.
  • Postres.

Aunque minimizar el consumo de los alimentos mencionados no es una cura contra los cólicos menstruales, reducen su intensidad y las molestias relacionadas.

Procura limitarlos y, en su lugar, aumenta la ingesta de frutas y vegetales frescos.

  • Tridenti, G., & Vezzani, C. (2017). Dysmenorrhea. In Good Practice in Pediatric and Adolescent Gynecology (pp. 77–97). Springer International Publishing. https://doi.org/10.1007/978-3-319-57162-1_5
  • French, L. (2005). Dysmenorrhea. American Family Physician71(2), 285–91. Retrieved from http://www.ncbi.nlm.nih.gov/pubmed/15686299
  • Hudson, T. (2007). Using Nutrition to Relieve Primary Dysmenorrhea. Alternative and Complementary Therapies13(3), 125–128. https://doi.org/10.1089/act.2007.13303
  • Najafi, N., Khalkhali, H., Moghaddam Tabrizi, F., & Zarrin, R. (2018). Major dietary patterns in relation to menstrual pain: A nested case control study. BMC Women’s Health18(1). https://doi.org/10.1186/s12905-018-0558-4