¿Sufres de dolor de espalda? Evita estas 8 cosas para aliviarlo por completo

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Fabián Avila el 20 febrero, 2019
Carolina Betancourth · 28 enero, 2016
La higiene postural es fundamental a la hora de evitar los dolores de espalda. Debemos vigilar nuestra postura tanto al sentarnos, como al trabajar o al estar de pie.

El dolor de espalda es una molestia muy común en la sociedad moderna, casi siempre derivada del estilo de vida sedentario y la adopción de otras malas costumbres que perjudican esta parte del cuerpo. Puede darse de forma leve, pero también se llega a convertir en una dolencia constante con punzadas agudas repentinas que causan dificultades en el movimiento.

Algunos informes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) revelan que, por lo menos, una de cada diez personas lo padece con frecuencia, aunque nadie está a salvo de experimentarlo en algún momento de su vida. En la mayoría de los casos desaparece de manera espontánea y sus síntomas se pueden mitigar con el consumo de algún tipo de analgésico.

No obstante, para aliviarlo por completo es importante evitar la práctica de algunos hábitos que pueden empeorar la condición. En este artículo queremos revelar esas 8 cosas que se debes hacer a un lado inmediatamente para deshacerse de este tipo de dolor.

1. Levantar objetos pesados

Levantar objetos pesados

Una de las causas principales del dolor de la espalda baja es hacer mucha fuerza para levantar objetos pesados. Ante el primer síntoma de dolor es esencial reducir la carga sobre la espalda y procurar alzar este tipo de cosas con la ayuda de un equipo especial u otra persona. Sobre todo, esto suele suceder porque no nos agachamos de la manera correcta.

  • Siempre flexionemos las rodillas con la espalda recta.
  • Cojamos el objeto y volvamos a levantarnos.
  • No debemos curvar la espalda para no dañarla.

Ver también: Pinzamiento en la espalda: causas y tratamiento natural

2. Mantenerse en reposo

El reposo suele ser un buen remedio para calmar la tensión y el dolor de la espalda. Pero, en contra de lo que podemos pensar, no es la mejor solución. El ejercicio físico ha demostrado ser más eficaz para aliviar y prevenir la frecuencia de los dolores lumbares.

Esto se debe a que fortalece los músculos mientras aumenta la circulación hacia las articulaciones y los discos. Eso sí, es muy importante adoptar una buena postura en cada movimiento ya que, de lo contrario, puede empeorar el problema. El pilates suele ser un buen ejercicio para fortalecer la espalda.

3. Encorvarse

Encorvarse

Una mala postura al estar sentados es otra causa frecuente de los constantes episodios de esta dolencia. Encorvar la espalda incrementa la presión sobre las articulaciones, los músculos y los discos conduciendo a un dolor intenso. No importa que la silla en la que estemos sea la mejor. Si mantenemos una mala postura, dañaremos nuestra espalda.

  • Intentemos adoptar una buena postura durante toda la jornada.
  • Utilicemos objetos que nos permitan lograr esto.
  • Si trabajamos delante del ordenador, este debe quedar a la altura de nuestros ojos.

4. Estresarse

El estrés es un trastorno psicológico muy común en la sociedad actual derivado de las múltiples ocupaciones, las responsabilidades y la misma tecnología. Este ocasiona una fuerte tensión en el cuerpo que aumenta los dolores en áreas como el cuello, la cabeza y la espalda.

  • Para evitar que acarree estas consecuencias se debe practicar alguna técnica de relajación o ejercicio regular.
  • El yoga es una muy buena opción, así como la meditación.

5. Obesidad

Obesidad

Las causas de la obesidad incluyen factores genéticos y malos hábitos de vida. Aunque en el primer caso es más difícil combatirla, la adopción de un estilo de vida saludable puede ayudar mucho a mejorar los dolores de espalda que puede estar causándonos.

El exceso de peso en el cuerpo desmejora la calidad de vida, no solo porque afecta la imagen, sino porque incrementa la presión en distintas partes del cuerpo, causando dolor e inflamación. La disminución de, por lo menos, un 10% de peso corporal reduce de forma significativa la recurrencia del dolor de espalda.

6. Fumar

Aunque a simple vista parece no tener nada que ver, el hábito del cigarrillo influye en los frecuentes cuadros de dolor lumbar.  Las sustancias que componen el tabaco reducen el flujo sanguíneo hacia la columna vertebral y van degenerando los discos vertebrales.

  • Intenta reducir el tabaco progresivamente.
  • No lo sustituyas por azúcar, dañarás los dientes.
  • Practica ejercicio físico para evitar la ansiedad.

7. Flexionarse hacia adelante

La constante flexión hacia adelante incrementa la presión sobre los discos de la parte posterior y, por lo tanto, empeora las afecciones musculares y dolencias. En este sentido, es esencial limitar este tipo de movimientos y tratar de hacer ejercicios para la espalda baja, centrados en la flexión hacia atrás.

  • Podemos aprovechar las pausas activas del trabajo para realizar algún ejercicio.
  • Mantener una buena postura puede conseguirse gracias a hacer pilates.

Te recomendamos leer: 5 ejercicios para reducir cintura y cadera

8. Disfrazar el dolor

Disfrazar el dolor

El consumo de algunos medicamentos analgésicos o la aplicación de tratamientos de frío o calor pueden calmar el dolor de forma temporal. Sin embargo, no se deben considerar como único remedio para este problema, ya que estos solo disfrazan el dolor.

Dos componentes que no pueden faltar en la reducción de esta dolencia son los ejercicios de bajo impacto y la corrección postural. De ser posible se debe consultar al fisioterapeuta para elegir los mejores ejercicios según el tipo de dolor. Si ninguna de las recomendaciones aquí citadas logran calmar el dolor y este persiste por una o dos semanas, consulta de inmediato al médico para determinar su causa y recibir un tratamiento.

  • Maher, C., Underwood, M., & Buchbinder, R. (2017). Non-specific low back pain. The Lancet. https://doi.org/10.1016/S0140-6736(16)30970-9
  • Hoy, D., Brooks, P., Blyth, F., & Buchbinder, R. (2010). The Epidemiology of low back pain. Best Practice and Research: Clinical Rheumatology. https://doi.org/10.1016/j.berh.2010.10.002
  • Panjabi, M. M. (2003). Clinical spinal instability and low back pain. Journal of Electromyography and Kinesiology. https://doi.org/10.1016/S1050-6411(03)00044-0