¿Sufres estrés visual? Descúbrelo identificando estos 8 síntomas

El picor de ojos suele ser uno de los síntomas más recurrentes del estrés visual, pero también podemos presentar otros por no tomar las medidas oportunas para cuidar de nuestra visión

La exposición continua a las pantallas de los dispositivos electrónicos, los rayos UV del sol y las toxinas del ambiente son las razones por las que han incrementado los casos de estrés visual o astenopía.

Esta condición, cada vez más común en la población, se caracteriza por una incómoda sensación de cansancio ocular, acompañada con visión borrosa, dificultades para mantener el enfoque y, en algunos casos, irritación.

Un 80% de las personas que trabajan frente a los ordenadores lo padecen, por lo menos, una vez, y también es común entre aquellos que esfuerzan su vista en espacios con una iluminación pobre.

Lo más preocupante es que muchos ignoran sus síntomas y, pese a las molestias, no le brindan un tratamiento oportuno y adecuado.

Por esta razón es primordial conocer cómo se manifiesta desde sus etapas iniciales y, tras identificarlo, consultar al médico especialista.

1. Ojos secos

ojos secos

La sequedad en los ojos es un síntoma incómodo que, de no ser tratado, puede llegar a provocar dolor y dificultades en la visión.

Se produce por la deficiencia de fluidos en el lagrimal, los cuales se encargan de mantener los ojos protegidos y lubricados.

Esto conduce una molesta sensación de picor e irritación, similar a cuando le caen pequeñas partículas de suciedad.

Si bien es un síntoma común de la exposición a ambientes contaminados, puede ocurrir por el sobresfuerzo que hace la vista debido al estrés.

2. Prurito ocular

La sensación de picor en los ojos, también conocida como prurito ocular, es una reacción que alerta la disminución de la producción de lágrimas.

Viene acompañado con irritación del lagrimal y malestar en los ojos y, por lo general, incrementa cuando se realizan actividades que implican el esfuerzo de la vista.

3. Mareos

Mareos

El estrés visual se ha relacionado con algunos casos de mareos y falta de coordinación ya que, debido al sobresfuerzo de los ojos, disminuyen las energías y aumenta la fatiga.

En este caso especial se acompaña con confusión y cefaleas fuertes, además de palidez y debilidad en las extremidades.

4. Lagrimeo

Mientras que en algunos casos de estrés ocular se produce sequedad, hay quienes presentan un lagrimeo constante debido al esfuerzo que tienen que hacer los ojos.

Este síntoma suele producirse por la presencia de partículas y sustancias del ambiente que llegan hasta la superficie de los ojos, aunque algunas veces alerta un problema visual.

Siempre que se produzca es necesario consultar al especialista para analizar si su origen es por estrés, traumatismo o una patología ocular.

5. Migraña

mujer con migraña

Los dolores de cabeza fuertes como los de la migraña pueden ser una señal evidente de estrés y cansancio ocular.

Esta reacción se produce por la tensión y los problemas de circulación que, aunque no se noten, se producen debido al exceso de trabajo.

En estos casos es primordial analizar la presencia de otros síntomas, ya que también puede originarse por muchas otras razones.

6. Hipersensibilidad a la luz

Las personas que pasan demasiadas horas frente a su ordenador suelen tener episodios recurrentes de hipersensibilidad a la luz.

Esto se debe al estrés que sufren los ojos debido a las luces que emiten las pantallas, las cuales afectan la circulación y su capacidad de lubricación.

Es un trastorno que también se conoce como fotofobia y, además del estrés, puede alertar de un traumatismo en la córnea.

7. Conjuntivitis

Conjuntivitis

Pasar largas horas en frente de las pantallas de los dispositivos electrónicos incrementa el riesgo de desarrollar conjuntivitis.

Esta afección se genera cuando la conjuntiva se inflama, en esta ocasión por el exceso de trabajo al que se someten los ojos.

Sin embargo, cabe aclarar que la mayoría de los casos se producen por la acción de los virus, las bacterias y las toxinas del ambiente.

8. Visión borrosa

La visión borrosa y las dificultades para ver pequeños detalles son un signo preocupante que alerta tanto de estrés ocular como enfermedades de refracción y ceguera.

Tras padecerla es necesario consultar a un especialista, dado que es una señal inicial de enfermedades visuales de mayor cuidado.

La mayor parte de las veces viene acompañada con migraña, cansancio y otros de los síntomas mencionados anteriormente.

Recomendaciones finales

  • Con el fin de evitar todos los síntomas del estrés ocular es primordial tomar descansos durante la jornada y, de ser posible, practicar ejercicios visuales varias veces.
  • También se recomienda tener una buena calidad de sueño, ya que el descanso es fundamental para mantener la salud visual.
  • Lo ideal es solicitar exámenes y revisiones periódicas. No debemos olvidar que, en ocasiones, la recurrencia de estas molestias puede ser el indicio de otras enfermedades.

 

 

Categorías: Curiosidades Etiquetas:
Te puede gustar