¿Sufres de reflujo gastroesofágico? Combátelo siguiendo 8 consejos

Para evitar el reflujo gastroesofágico es conveniente utilizar prendas holgadas que no compriman el estómago, ya que las ajustadas pueden aumentar la presión en la zona

El reflujo gastroesofágico agrupa una serie de síntomas que se desencadenan cuando los jugos ácidos del estómago consiguen retornar hacia el esófago y la boca.

Se describe como una sensación de quemazón en la parte superior del abdomen. Esta viene acompañada con dolor torácico, dificultades para deglutir los alimentos y agruras.

Se produce por un debilitamiento o mal funcionamiento del esfínter esofágico, una válvula muscular cuya principal función es mantener los alimentos y líquidos en el estómago.

Si bien no es una enfermedad como tal, y suele darse de manera esporádica, es importante tomar algunas medidas preventivas para no sufrir otras complicaciones.

Considerando que hay muchos factores que pueden influir en su desarrollo, a continuación queremos compartir 8 consejos que ayudan a combatirlo.

¡Ponlos en práctica!

1. Evitar las comidas irritantes

alimentos-irritantes

Los malos hábitos alimenticios son la causa principal de los continuos episodios de reflujo gastroesofágico.

El consumo de platos demasiado copiosos o la mala combinación de alimentos son desencadenantes de agruras e irritación en el estómago.

Por este motivo, para evitar los síntomas, lo mejor es limitar el consumo de:

  • Carnes embutidas
  • Harinas refinadas
  • Dulces y bollería
  • Condimentos picantes
  • Comidas enlatadas
  • Comidas ricas en sodio

Te recomendamos leer: 8 alimentos que te pueden causar reflujo ácido

2. Bajar de peso

Los pacientes con sobrepeso y obesidad suelen sufrir con más frecuencia las molestias del reflujo.

El exceso de peso produce una presión sobre el estómago que, a menudo, facilita el retorno del contenido ácido hacia el esófago.

  • Mantener un peso sano y equilibrado facilita la digestión de los alimentos y disminuye la tendencia a sufrir este problema.

3. Dejar de fumar

no-fumar

Las personas que consumen cigarrillo deben abandonar este hábito si desean controlar el exceso de acidez en el estómago y el esófago.

Las toxinas que contiene el tabaco reducen la producción de saliva, una sustancia que ayuda a contrarrestar los ácidos para evitar agruras.

Estas generan una deshidratación en la boca y la garganta que, posteriormente, causa complicaciones por la presencia de sustancias ácidas.

4. Utilizar ropa cómoda

Aunque muchos lo pasan por alto, el uso de algunas prendas ajustadas influye en el retorno de los jugos ácidos del estómago hacia la parte superior.

Los pantalones apretados, los cinturones y algunas camisas aumentan la presión intraabdominal y, tras comer, favorecen la salida del contenido gástrico.

  • Usar prendas sueltas o desabotonar tras comer son formas simples de evitar este problema.

5. Adoptar una buena postura

postura corporal

La postura corporal durante y después de las comidas desempeña un papel muy importante en el funcionamiento del sistema digestivo.

Esta facilita el movimiento de los alimentos desde la boca hasta el estómago y, debido al efecto de gravedad, ayuda a mantener el contenido ácido donde tiene que estar.

  • Acostarse, o tomar una posición inapropiada tras comer, aumenta las contracciones abdominales y promueven el paso de los jugos hacia el esófago.

6. Consumir infusiones

Las propiedades antiácidas y digestivas de algunos ingredientes naturales nos sirven como complemento para prevenir y tratar los síntomas del reflujo gastroesofágico.

Estas regulan el pH del estómago y ayudan a evitar el debilitamiento del esfínter que regula el paso de los fluidos ácidos.

Algunas recomendadas son:

  • Menta
  • Cardamomo
  • Hinojo
  • Canela
  • Jengibre
  • Limón
  • Semillas de mostaza
  • Semillas de lino

Lee también: 11 alimentos que afectan tu digestión y te estriñen

7. Evitar el estrés

Estres

La exposición constante a las situaciones de estrés es una de las causas de reflujo ácido que más se pasan por alto.

Algunas personas piensan que no tienen relación alguna, pero en realidad tienen mucho que ver.

  • El estrés desencadena reacciones nerviosas que alteran algunos de los procesos que se llevan a cabo en el tubo digestivo, produciendo dificultades en la digestión de los alimentos.
  • Incrementa la segregación de sustancias estimulantes como la adrenalina, asociada con el aumento de la secreción de jugos ácidos.

8. Limitar el consumo de bebidas alcohólicas

Consumir bebidas alcohólicas en exceso produce una irritación en el revestimiento del estómago y, además de reflujo, puede originar otros incómodos síntomas.

Sus toxinas dificultan el proceso de digestión y bloquean la función de la válvula que impide el ascenso de los jugos ácidos hacia la boca.

¿Sientes una fuerte quemazón en el abdomen y la garganta? Si a menudo te aqueja este problema, sigue todos estos consejos para mantenerlo bajo control.

Si el síntoma persiste, o aparece sin razón aparente, consulta al médico para determinar si se debe a una enfermedad de mayor cuidado.