Cómo superar la adicción a la comida para empezar a hacer dieta

David Sanchez · 28 abril, 2018

Una de las mayores dificultades al comenzar con una dieta es renunciar a ciertos alimentos. Mantenerse fiel a una dieta es especialmente complicado al principio. Por este motivo, os mostramos algunos métodos que seguir sobre cómo superar la adicción a la comida al empezar a hacer dieta.

No seguir “dietas milagro”

Dietas milagro.

Este tipo de dietas prometen resultados espectaculares en cortos periodos de tiempo y sin mucho esfuerzo. Estas dietas suelen ponerse en práctica en los inicios del verano, con la famosa “operación bikini“.

Por supuesto, la mayoría de consejos de estas dietas son falsos y, a menudo, perjudiciales para la salud.

Algunas de estas dietas son:

  • Dieta disociada de Hay: Comenzó a difundirse en la década de 1920, y aconsejaba no integrar proteínas e hidratos de carbono en una misma comida. Este es un ejemplo de información errónea, aunque sus consecuencias sean inofensivas.
  • Dieta de Atkins: Esta dieta consiste en reducir al máximo el consumo de hidratos de carbono a partir de alimentos como cereales, leche, legumbres, productos azucarados.

Aunque una alimentación sana recomienda no consumir carbohidratos en exceso, estos son un tipo de nutrientes esencial que no debemos suprimir.

  • Dieta de Dukan: Este tipo de dieta está basada en el consumo de proteínas a partir de alimentos como carnes, pescados y huevos. El principal problema es que está muy desequilibrada, por lo que puede resultar especialmente perjudicial para la salud.

En general, las “dietas milagro” provocarán que el organismo realice una retención de grasa en grandes cantidades en cuanto cambiemos la alimentación, con un “efecto rebote”. De esta forma, nuestro cuerpo tratará de compensar el déficit alimentario experimentado durante la dieta y perderemos cualquier resultado conseguido.

Ver también: Una dieta efectiva para reducir el abdomen

No te saltes el desayuno

Desayuno saludable.

Saltarse el desayuno es un error muy frecuente en la alimentación diaria de mucha gente. Si quieres perder peso y controlar correctamente tu alimentación, será esencial no saltarse esta primera colación del día.

De lo contrario, lo único que conseguirás será llegar a la hora de la comida con un alto nivel de hambre y ansiedad, y no controlarás bien la ingesta de comida en este momento.

  • Por tanto, en lugar de suprimir e incluso reducir el desayuno, lo más recomendable es sustituir las grasas saturadas como la mantequilla y la bollería por otros alimentos como frutas o cereales.
  • Esto nos ayudará a mantener una alimentación más equilibrada y un mejor aporte nutricional.

Lee también: 6 vitaminas que no pueden faltar en tu dieta

Realiza cinco comidas al día

La adicción a ciertos alimentos será especialmente difícil de superar cuando estemos hambrientos. Por ello, es recomendable realizar más comidas a lo largo del día, preparando tres comidas contundentes y dos más suaves.

Esto nos permitirá consumir alimentos de forma más repartida durante la jornada, reduciendo la sensación de hambre y las ganas de “picar entre horas”. Para mantener este consejo, lo mejor será adecuar nuestro horario de manera que podamos cumplir con estas cinco comidas.

Cinco comidas al día.

No tengas alimentos prohibidos

Lo único que conseguiremos prohibiéndonos tomar ciertos alimentos será desarrollar una obsesión por ellos. A no ser que sigas una alimentación vegetariana o vegana, o que no tomes ciertos alimentos por cualquier otra convicción moral, lo más recomendable será no establecer prohibiciones con nada.

Ante esto, lo que debemos hacer es, sencillamente, reducir aquellos productos menos saludables, como las golosinas, el chocolate, los helados, los dulces, etc.

Una buena forma de mantener el consumo de todos los alimentos que nos gustan, pero controlando sus cantidades será, por ejemplo, limitando su ingesta a un cierto día a la semana. De esta forma también podremos premiarnos por haber hecho otros esfuerzos a lo largo de la semana.

Come en la mesa, en plato y despacio

Comer sentado a la mesa y servir la comida en platos nos ayudará a ser más consciente de las cantidades que estamos ingiriendo. Servir la comida en platos nos permitirá calcular mejor las cantidades, tanto si sobra comida como si sentimos que queremos una porción más.

Por otro lado, comer sentado y despacio nos ayudará a alcanzar antes una sensación de saciedad. Comer demasiado rápido hará que, al final, las cantidades sean mayores.

Si eres de los que llegan a la hora de comer con mucha hambre y ansiedad, seguir este paso será especialmente importante para controlar tu alimentación.