¿Cómo superar el miedo al cambio?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el psicólogo Bernardo Peña el 31 enero, 2019
Raquel Lemos Rodríguez · 8 septiembre, 2017
El miedo al cambio no es más que un apego a nuestra zona de confort, pero debemos saber que fuera de esta es donde están todas las oportunidades para crecer

La zona de confort nos ha hecho desarrollar un miedo al cambio atroz. De hecho, contribuye a que cultivemos creencias erróneas y así, en lugar de ver el cambio como algo inofensivo, nos asusta y repele.

El miedo al cambio nos paraliza. Y la incertidumbre, el no saber qué va a pasar a continuación nos hace dejar la valentía a un lado, olvidada. La rutina es nuestra excusa para mantener la sensación de control.

Sin embargo, lo cierto es que solo con el cambio podemos crecer, madurar y aprender. Solo con el cambio podemos salir de situaciones dañinas, que nos hacen sufrir y que nos impiden seguir adelante.

Las creencias que alimentan el miedo al cambio

Mujer asustada

Hay muchas creencias que influyen en el miedo al cambio. Muchas situaciones que la sociedad nos ha dicho que, si ocurren, tenemos que ponernos en alerta, porque algo va a ir mal, muy mal… Pongamos algunos ejemplos.

Imaginemos que estamos con una pareja. Todo va estupendamente pero, después de unos años, los encuentros sexuales disminuyen, nuestra pareja no nos llama tanto como antes, ni nos regala tantas cosas.

La relación ha caído en la rutina. La fase de enamoramiento se ha terminado. Entonces, nos inquietamos y pensamos que ya todo está perdido, pero ¿alguien nos ha hablado alguna vez del amor maduro o la evolución de las relaciones con el paso del tiempo? Lo cierto es que no.

A menudo nos dicen que si tenemos menos sexo o recibimos menos atención, es que quizás nuestra pareja nos está siendo infiel, que ya no nos desea, que nos hemos vuelto mayores o que la relación se va a pique.

El problema es que nos tomamos estas ideas como verdades absolutas y no como creencias potencialmente dañinas para nosotros y también, nuestra relación. Y en medio de todo esto, no nos damos cuenta de que, quizás, nosotros mismos hemos cambiado y que por eso puede haber algo distinto en la relación.

El miedo al cambio que tanto nos acecha en el ejemplo de las relaciones de pareja se puede extrapolar a otras; como las relaciones laborales o las amistades. Visto así, ¿No sería más beneficioso empezar a ver los cambios desde una perspectiva más saludable?

Descubre: 7 elementos que toda pareja necesita además del amor

Los cambios son beneficiosos

Zona de confort

¿Nos imaginamos siendo como cuando éramos pequeños? Nuestro miedo al cambio es infundado, pues nosotros cambiamos, envejecemos, adquirimos experiencias, nuevas formas de pensar… ¡Estamos cambiando constantemente!

Tenemos que alejarnos de todas esas creencias que nos dicen lo contrario, que enturbian nuestra mente y nos hacen tener miedo a lo que, en realidad, es algo inofensivo. Por ejemplo, en vez de ver el cambio en la relación de pareja como algo malo, tenemos que pensar en el flujo natural de las relaciones con el paso del tiempo.

De esta manera, también podemos analizar si hay algún problema de rutina o de dejadez que nos pueda estar afectando y que debamos solucionar. Eso sí, todo esto, sin drama y sin poner el grito en el cielo.

Te puede interesar: Tus creencias no te hacen mejor persona, tus acciones sí

Mujer saltando con globos

Lo mismo ocurre en otros ámbitos. Imaginemos que está habiendo despidos en la empresa y a nosotros el miedo de ser los siguientes nos consume. Ese trabajo se ha convertido en una zona de confort, ¿qué vamos a hacer si nos echan? La verdad es que podemos hacer muchas cosas.

Podemos aprovechar el tiempo que nos sobra mientras nos dura el paro para hacer cursos y formarnos aún más en lo que nos gusta. También, podemos replantearnos buscar un trabajo diferente, que se adecúe a nuestras expectativas.

El miedo al cambio es un temor injustificado, fruto de aquellos que desean una estabilidad y que temen salir de esa zona de confort que no les permite crecer, pero que les proporciona una falsa seguridad.

No merece la pena. Todo cambio es fructífero, es un ir hacia adelante, tomar nuevos rumbos que no harán más que enriquecernos y que nos permitirán madurar.

  • Sánchez, E. (2018). ”La pirámide de la resistencia al cambio”. La mente es maravillosa. [En línea] Disponible en: https://lamenteesmaravillosa.com/la-piramide-de-la-resistencia-al-cambio/
  • Alós, D. (2018). ”Miedo al cambio: ¿cómo arriesgarse?” La mente es maravillosa. [En línea] Disponible en: https://lamenteesmaravillosa.com/miedo-al-cambio-como-arriesgarse/