Suplementos durante el embarazo: ¿son seguros?

Antonella Grandinetti · 28 febrero, 2019
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el farmacéutico Sergio Alonso Castrillejo el 28 febrero, 2019
Si planeas un embarazo, es importante que consultes a tu médico sobre la posibilidad de suplementar tu alimentación con vitaminas y minerales necesarios para el correcto desarrollo del bebé y tu salud durante el embarazo.

Si planeas buscar un bebé, es importante que conozcas cómo debes preparar tu organismo y si es o no necesario ingerir suplementos durante el embarazo.

Sabemos que esta etapa de la vida puede generar nerviosismo y desorientación, por eso, te contaremos todo lo que necesitas saber sobre la necesidad de vitaminas y minerales durante la gestación.

Descubre a continuación qué suplementos son seguros y cuáles no, además del por qué. Y recuerda: antes de comenzar a consumir medicación, aún cuando sólo se trate de vitaminas, debes consultar con tu médico. Solamente él podrá indicarte si su consumo es o no recomendable y en qué dosis.

Suplementos durante el embarazo: ¿sí o no?

Los suplementos durante el embarazo son importantes para brindarle a la mujer aquellos nutrientes que su organismo necesitará para que el bebé se desarrolle correctamente. Por supuesto, no cualquier suplemento es recomendado e incluso, algunos son desaconsejados. Veámoslos uno a uno.

1. Ácido fólico

Alimentos con ácido fólico
El ácido fólico previene los defectos del tubo neural que participan en la formación del sistema nervioso.

Al hablar de suplementos durante el embarazo, el primero que se nos suele presentar en la mente es el ácido fólico. Su ingesta se recomienda desde el momento mismo en que la mujer decide buscar el embarazo. Sin embargo, si tu bebé ha sido una sorpresa para ti, no desesperes: consulta con tu médico sobre la dosis recomendada.

El ácido fólico es un nutriente de suma importancia, ya que es vital en el desarrollo de los tejidos y órganos del bebé. Su consumo antes y durante el embarazo disminuye el riesgo de espina bífida, un defecto en el tubo neural que afecta al cerebro, la columna vertebral o la médula espinal.

Si bien muchas personas con un defecto en el tubo neural pueden desarrollar una vida normal, otras dependen de aparatos de asistencia, como sillas de ruedas o muletas. Por este motivo, te recomendamos que solicites la guía de tu médico sobre la ingesta recomendada de ácido fólico.

  • Por lo general, se recomienda ingerir 400 mg de ácido fólico al día, antes y durante el embarazo.

Alimentos con ácido fólico

Más allá de incluir un suplemento en tu dieta, puedes consumir de manera habitual los siguientes alimentos:

  • Vegetales de hojas verdes, como espinacas, acelgas, col y lechuga.
  • Frutas, como la naranja, el aguacate, el plátano y el melón.
  • Guisantes, judías, garbanzos y soja.
  • Frutos secos.
  • Panes enriquecidos, cereales y otros productos hechos con granos enteros.

No te pierdas: ¿Cuáles son los alimentos ricos en ácido fólico?

2. Hierro

Alimentos con hierro y pizarra con la inscripción "Fe"
Tu cuerpo necesita hierro para oxigenarse.

El cuerpo humano utiliza este mineral para producir hemoglobina y mioglobina, proteínas que se encargan de transportar oxígeno a los órganos y tejidos. Durante la gestación, el volumen de sangre aumenta y por ende, la dosis necesaria de hierro para poder oxigenar tu cuerpo y el de tu bebé.

Existen opiniones encontradas en cuanto a incluir el hierro de manera habitual entre los suplementos durante el embarazo. Hace algunos años, el hierro se recetaba conjuntamente con el ácido fólico. Por el contrario, en la actualidad, se evalúa la condición general de la madre.

Una deficiencia de hierro se relaciona con un aumento del riesgo de parto prematuro y mortalidad perinatal, enfermedades infecciosas y un menor desarrollo físico y neurológico. Un exceso podría generar disminución de la perfusión placentaria, preeclampsia y alteraciones esqueléticas y neurológicas, entre otros.

  • En el caso de que la gestante padeciese anemia ferropénica, el médico siempre recetaría los suplementos de hierro. La dosis recomendada es de entre 30 y 60 mg de hierro diarios.

Alimentos que contienen hierro

En lugar de prescribir suplementos de este mineral durante el embarazo a madres sin anemia ferropénica, algunos médicos recomiendan el consumo a través de alimentos como:

  • Rúcula, brócoli y espinacas
  • Lentejas, garbanzos.
  • Pimiento
  • Comino, eneldo, tomillo, laurel y perejil
  • Carnes rojas, morcilla y paté
  • Almejas y sardinas en conserva, zamburiñas, langostinos
  • Higos, ciruelas

Quizá te interese: 30 alimentos ricos en hierro para evitar el cansancio y el dolor de cabeza

3. Yodo

Alimentos ricos en yodo
Consume sal yodada, leche y derivados para cubrir tu ingesta diaria de iodo.

El yodo o iodo es un componente fundamental para la síntesis de las hormonas tiroideas, encargadas del desarrollo cerebral, la maduración pulmonar, cardíaca y ósea en la vida fetal, sobre todo durante las primeras 12 semanas del desarrollo.

La deficiencia de este mineral se asocia con abortos espontáneos, anomalías congéticas, estrabismo, sordomudez y mortalidad perinatal. Consulta con tu médico si debes consumir suplementos de yodo.

Actualmente, no existe un consenso al respecto. Mientras la Sociedad Española de Endocrinología y Nutrición recomienda la suplementación sistemática durante la gestación, el Ministerio de Sanidad, Consumo y Bienestar Social sugiere la suplementación sólo en las embarazadas que no alcancen las dosis diarias recomendadas.

  • La dosis diaria recomendada de yodo es de 3 raciones de leche o derivados + 2 g de sal yodada. En caso de suplementación, se aconseja 200 mg/día.

4. Calcio

Alimentos lácteos
Incluye tres lácteos al día en tu dieta durante el embarazo.

Al igual que las necesidades de los minerales mencionados anteriormente, durante el embarazo aumenta la necesidad de calcio en aproximadamente un 40 %.

La deficiencia de calcio se asocia con preeclampia, parto prematuro y mineralización ósea deficiente. Sin embargo, si consumes la cantidad adecuada por día (3 lácteos), no suele recomendarse la suplementación.

  • La dosis de calcio recomendada es de 1,5 a 2 g/día desde la semana 20 hasta el nacimiento.

Como ves, es necesario que consultes con tu médico para que él determine si necesitas ingerir suplementos durante el embarazo. Él mejor que nadie podrá guiarte para que vivas un embarazo saludable.

  • Office of Women’s Health. Ácido fólico. https://espanol.womenshealth.gov/a-z-topics/folic-acid
  • Organización Mundial de la Salud. Administración diaria de suplementos de hierro y ácido fólico durante el embarazo. https://www.who.int/elena/titles/daily_iron_pregnancy/es/
  • Guía de Práctica Clínica de Atención en el Embarazo y Puerperio. Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales; 2014. p. 112-5. NIPO: 680-13-122-7.
  • Donnay S, Arena J, Lucas A, Velasco I, Ares S; Working Group on Disorders Related to Iodine Deficiency and Thyroid Dysfunction of the Spanish Society of Endocrinology and Nutrition.
  • Iodine supplementation during pregnancy and lactation. Position statement of the working group on disorders related to iodine deficiency and thyroid dysfunction of the Spanish Society of Endocrinology and Nutrition. Endocrinol Nutr 2014;61(1):27-34
  • Martínez García, Rosa María. Jiménez Ortega,  Ana Isabel. Navia Lombán, Beatriz. Suplementos en gestación: últimas recomendaciones. Nutrición Hospitalaria, vol.33, supl.4, Madrid, 2016. http://scielo.isciii.es/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0212-16112016001000002