Sus historias de amor son un verdadero ejemplo

Conoce las mejores historias de amor de gente tan real como tú, y las enseñanza que dejan

Hay historias de amor que son dignas de ser conocidas y sirven de ejemplo para muchas personas. Algunas han tenido finales felices, otras no tanto; pero lo importante es la enseñanza que dejan.

A veces se cree que esos tipos de relaciones se ven solo en las películas, sin embargo hay miles de testimonios en el mundo. Fueron en su momento, una experiencia única para dos corazones. Hoy quedan como anécdotas para contar en las familias y sorprender a los más pequeños.

Historias de amor que a todos nos gustaría vivir alguna vez

1. Ancianos centenarios hacen honor al amor

Ambos tienen 100 años y hace ya 76 que se eligieron para compartir una vida. Han pasado todos los aniversarios que puedan imaginarse y más. Es tanto el tiempo que han estado juntos, que se les dificulta recordarse solos.

José trabaja como pastor, mientras su esposa se dedica a acompañarlo con su palabra y su presencia. Cuentan con total naturalidad lo feliz de su relación, como si jamás hubiesen tenido dudas de su elección. Y seguramente no las tuvieron.

En sus ratos libres, el hombre se aboca a su hobby y le canta a la mujer que se emociona como la primera vez. Saben que son un ejemplo para muchos y tal vez por ese motivo se atreven a contar su secreto. Para ellos es fácil, se trata de “no discutir” y vivir en la simplicidad de las cosas.

No está reñido: 8 comportamientos de las parejas sanas al discutir

2. Cumplió años en el Registro Civil

Ellos se conocieron de grandes en una fiesta de amigos en común a la que ambos asistieron. Dicen que fue amor a primera vista, aunque Rose tenía la mochila de ser una viuda que no desea una nueva relación.

Para el caballero no fue impedimento y se trasladó cada día los 40 km que los separaban, solo para verla. Poco a poco, logró que ella se relajara y disfrutara sin culpas de esta nueva oportunidad.

Con sus 90 años Forrest decidió pedirle matrimonio a su amada Rose, quien casi en broma respondió en tu cumpleaños número 100 nos casaremos”Una década después, todo un pueblo fue testigo de la ceremonia en que Forres (100) y Rose (90) sellaron su unión.

3. Jóvenes compañeros de cuarto de un Hospital

David y Ana eran dos adolescentes que pasaban muchas horas en un Hospital. Fue ese el lugar en el que se encontraron y comenzaron una amistad. Él tenía un hermano gemelo y eran tres años mayor que la niña.

Luego de un tiempo ambos pudieron comenzar a hacer una vida normal, lejos de los tratamientos médicos. Una tarde, Ana tomó coraje y le declaró su amor al joven, quien no respondió por igual. El la rechazó sin dar muchas más explicaciones.

A las semanas, la muchacha asiste al centro de salud con sus padres para realizar un control de rutina. Para su sorpresa, se encontró allí con el hermano de David, quien le contó la verdad. Él también amaba a la chica, pero se había enterado que padecía una enfermedad mortal y no quería que sufriera.

Descubre ahora: Diferentes tipos de amor, cuál es el ideal

4. La nona y la “tata”, más que amigas

Los nietos desde que tienen memoria recuerdan a su abuela Tere, la nona, viviendo con la Tata. Para ellos una señora amorosa que ya pertenecía a la familia. Sin embargo, de grandes conocieron que era una de esas verdaderas historias de amor.

Teresa se casó en su juventud con el novio que su familia eligió para ella. Tal como lo indicaba el mandato familiar, le dio dos hijos varones. Pero cierto día, ya de adulta, tuvo la valentía de enfrentar a todos y decir que se iba a separar.

Al tiempo, conoce a María (la Tata) y rápidamente comenzaron a compartir sus vidas, hasta decidir mudarse a la misma casa. De la misma manera, con el mismo coraje, se paró frente a su familia y les confesó su decisión. Estaba dispuesta a vivir su verdadero amor con esa mujer y libremente.

¿Qué enseñanza nos dejan estas historias de amor?

Cada relación es única y exclusiva, sin embargo hay muchas que llegan al alma y todos quisiéramos vivir. Lo bueno al conocer estos relatos, es encontrar los aspectos más positivos e intentar transformarlos en valores.

El amor para toda la vida existe, solo se trata de saber elegir a la persona adecuada. No pretender cambiar luego a la pareja a nuestro antojo y evitar discutir por cara diferencia.

A veces es necesario ceder, ser solidario y pensar primero en la felicidad del ser amado. Tal como lo hizo David con su corta edad, hay que saber cuidar al prójimo.

Y si el amor está fuera de los cánones considerados “normales” por el entorno, elegir ser libres y atreverse.