Talones agrietados: Exfoliación y mascarilla de pies

Aunque solemos prestarles más atención en verano, lo cierto es que los talones agrietados conviene tratarlos e hidratarlos todo el año para que la condición no llegue a ser grave

Los talones agrietados son muy frecuentes, sobre todo en épocas de calor, y son difíciles de tratar cuando ya los tenemos así. Hay varios factores que pueden influir en ellos, como la piel seca, el calzado inadecuado o una mala postura al caminar.

En este artículo te explicamos cómo puedes realizar una rutina de exfoliación y mascarilla de pies casera para prevenir los talones agrietados, así como algunos consejos generales muy efectivos.

¿Por qué tengo los talones agrietados?

Por qué tengo los talones agrietados (2)

Hay diferentes motivos que hacen que se nos agrieten los talones:

Piel seca

Si tenemos la piel seca es mucho más fácil que se nos agrieten los talones, ya que les faltará hidratación y elasticidad. Hay que tener en cuenta que algunas personas tienen la piel muy seca por problemas de salud, como puede ser un trastorno de tiroides.

Zapatos inadecuados

Un calzado inadecuado también hace que los talones se agrieten con más facilidad. En especial sucede con los calzados de verano de mala calidad.

Mala postura

Si nos apoyamos bien el peso de nuestro cuerpo al caminar y al estar de pie, sobre todo si ponemos la mayor parte del peso en los talones en vez de repartirlo en toda la planta, nuestros talones tendrán que soportar una carga mayor y se agrietarán con más facilidad.

A pesar de estos factores, si cuidamos nuestros pies durante todo el año podemos prevenir los talones agrietados y lucir unos pies fantásticos.

Lee también: 5 claves para cuidar de tu salud tiroidea e inmunitaria

Rutina de cuidados

Rutina de cuidados

Esta rutina deberíamos realizarla durante todo el año ya que, si empezamos cuando nuestros talones estén ya resecos, será mucho más difícil que sea efectiva.

Podemos hacer este tratamiento una vez a la semana, a pesar de que la hidratación debería ser a diario, después de la ducha.

Además, tendremos en cuenta los factores que hemos mencionado en el punto anterior: elegir el calzado adecuado y realizar ejercicios posturales que nos ayuden a apoyar bien los pies.

También podemos hacernos alguna sesión de reflexología podal de manera regular y acostumbrarnos a caminar descalzos por zonas de arena y hierba lo cual, además, es muy beneficioso para la salud en general.

Preparación del remedio

El remedio casero que proponemos en este artículo para prevenir y tratar los talones agrietados combina los efectos de nutrición y exfoliación, por lo que es un tratamiento muy completo y sencillo.

Ingredientes

  • 2 cucharadas de sal marina gruesa (30 g)
  • 2 cucharadas de bicarbonato de sodio (20 g)
  • El jugo de ½ limón fresco
  • 1 plátano muy maduro o ½ aguacate, bien machacados con un tenedor.
  • 3 cucharadas de aceite de oliva, de almendra o de coco (42 g)

Preparación

Mezclaremos bien todos los ingredientes hasta conseguir una masa que no sea ni demasiado líquida ni demasiado espesa. Si es demasiado sólida podemos añadirle un poco de agua.

¿Cómo nos lo aplicamos?

Cómo nos lo aplicamos

Para realizar este tratamiento casero seguiremos los siguientes pasos:

  • En primer lugar, pondremos los pies en agua bastante caliente durante al menos 5 minutos, aunque podemos aprovechar y relajarnos el rato que deseemos, intentando mantener el agua bien caliente.

De este modo abriremos los poros y reblandeceremos la piel.

  • A continuación nos secaremos los pies, nos apoyaremos en una palangana para no ensuciar y nos aplicaremos el remedio en toda la superficie de los pies, en especial en la planta.
  • Los masajearemos un poco y los envolveremos de manera individual con plástico de cocina, sin hacer demasiada presión para mantener el calor.
  • Esperaremos quince minutos.
  • Pasado el tiempo indicado, nos quitaremos el plástico y volveremos a masajearnos los pies para potenciar la exfoliación, insistiendo en los talones.
  • Para terminar, nos lavaremos los pies y nos los secaremos bien para que no queden húmedos.

Visita este artículo: 7 tratamientos caseros para combatir los hongos en los pies

La hidratación

Siempre es fundamental hidratar bien los pies para que la piel sea flexible y no se agriete. Deberemos hidratarlos siempre después de hacer este tratamiento exfoliante y cada día después de la ducha.

Podemos usar una loción hidratante específica para pies o bien un aceite vegetal que sea muy nutritivo: de oliva, de sésamo, de almendra, de argán o manteca de karité.

La noche es un buen momento para potenciar la hidratación, ya que podemos aplicarnos la loción hidratante con un buen masaje y, a continuación, ponernos unos calcetines naturales (por ejemplo, de algodón).

Te puede gustar