El tamaño del bebé podría afectar a su salud mental posterior

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Nelton Ramos el 4 enero, 2019
Aunque hay trastornos que pueden ser congénitos, la dieta de la madre puede ser determinante también a la hora de definir el tamaño del bebé así como su salud mental de adulto

Los llamados trastornos encefálicos son patologías de origen congénito. Pueden estar provocados por factores hereditarios, alimentación de la madre, uso de medicamentos o exposición ambiental durante las primeras etapas del desarrollo del feto. Todos estos parámetros pueden analizarse ya a partir del tamaño del bebé.

Suelen estar causados por daños o desarrollo anormal del sistema nervioso de gemación o germinación. Etimológicamente, “cefálico” hace referencia a la cabeza o al extremo superior del cuerpo. El término “congénito” equivale a que el trastorno se presenta normalmente antes del nacimiento.

El tamaño del bebé y los problemas de crecimiento

Bebé durmiendo.

Aunque se conocen desde hace muchos años, los problemas de crecimiento no tienen una definición demasiado clara. Por una parte porque no constituyen una enfermedad en sí misma, sino una señal de desnutrición en el niño.

El tamaño del bebé y, en general los niños que no crecen de forma adecuada, están influenciados por un insuficiente aporte calórico. También puede darse el caso de que reciban los nutrientes adecuados, pero su organismo no los conserve.

Los médicos y especialistas suelen diagnosticar este tipo de afecciones en función del tamaño del bebé y del desarrollo de los niños pequeños.

Tras el nacimiento, el cerebro de los pequeños crece en la misma proporción el primer año de su vida, como lo hará en todos los años posteriores. Por estas razones, una nutrición deficiente en este período podría tener consecuencias peligrosas en el desarrollo del cerebro del niño a largo plazo.

Ver también: Jaxon Buell, el bebé que nació sin una parte de su cerebro y que hoy desafía a la ciencia

Los 4 meses y el tamaño del bebé

Cuando llegan a los 4 meses, la mayor parte de los bebés duplican su peso. Al llegar el año, se triplica. Sin embargo, los niños que tienen problemas de crecimiento tienen un desarrollo mal equilibrado y no suelen alcanzar estas etapas.

En ocasiones, un niño que comienza bien de peso y parece estar creciendo adecuadamente puede aumentar menos de peso más adelante. Así, pasado un tiempo, el crecimiento también puede hacerse más lento.

Consecuencias de la desnutrición en los niños

Consecuencias de la desnutrición en los niños.

  • Evitan el contacto visual con las personas que les rodean y pierden el interés por su entorno.
  • Su carácter se vuelve susceptible, pueden molestarse por cualquier cosa.
  • Les cuesta llegar a las etapas normales de desarrollo, como puede ser sentarse, hablar o caminar.
  • En general, son niños más vulnerables que los demás, les afectan los contagios y enfermedades en mayor medida.

Investigaciones al respecto

Bebé sonriendo.

Varios estudios llevados a cabo por especialistas de la Universidad de Southampton y el Consejo de Investigación Médica en el Reino Unido han descubierto un importante hallazgo. Este descubrimiento vincula diferencias de grado de actividad entre los hemisferios izquierdo y derecho del cerebro, relacionados con el tamaño del bebé al nacer y el peso de la placenta.

A partir de la información obtenida se pueden conseguir nuevos e importantes datos sobre las causas de algunos problemas de salud mental. Según el estudio, este tipo de problemas aparecen en una fase posterior.

Según esta investigación, los niños que nacieron con tamaño pequeño y que durante la gestación contaron con placentas relativamente grandes, ofrecían más actividad en el lado derecho del cerebro que en el izquierdo.

Este comportamiento o patrón en las actividades cerebrales se ha vinculado con diferentes trastornos del estado de ánimo. Un ejemplo de ello es la depresión.

Este estudio está enmarcado en una serie de investigaciones que muestran como los entornos adversos que el feto tiene que afrontar durante el embarazo podría ocasionar cambios a largo plazo en su cerebro.

Como estamos viendo, esto sucede por el menor tamaño del bebé al nacer, así como por un mayor tamaño en la placenta.

Te recomendamos leer: Gran noticia: curan las cataratas congénitas a doce bebés con células madre

Factores que influyen en el peso de un recién nacido

El tiempo de gestación

A partir de las 37 semanas de gestación se considera que el desarrollo del bebé está completo. Por lo tanto, puede nacer en cualquier momento sin que se le considere prematuro.

No obstante, en lo relativo al peso sí influye. No es igual más tiempo de gestación (lo que otorga mayor peso), que menos.

La altura de la madre

A más altura de la mamá, más alto también puede ser el feto. El útero también ha sido más grande y la velocidad de crecimiento fetal se ha podido mantener durante más tiempo.

Como sabemos, la genética influye: si los padres son altos, el niño tiene muchas posibilidades de serlo también. Asimismo, la alimentación de la madre durante el embarazo cumple un papel fundamental en el correcto desarrollo del feto.

  • Gale, C. R., O’Callaghan, F. J., Bredow, M., & Martyn, C. N. (2006). The Influence of Head Growth in Fetal Life, Infancy, and Childhood on Intelligence at the Ages of 4 and 8 Years. PEDIATRICS. https://doi.org/10.1542/peds.2005-2629

  • Hurley, K. M., Yousafzai, A. K., & Lopez-Boo, F. (2016). Early Child Development and Nutrition: A Review of the Benefits and Challenges of Implementing Integrated Interventions. Advances in Nutrition: An International Review Journal. https://doi.org/10.3945/an.115.010363

  • Kim, D. R., Bale, T. L., & Epperson, C. N. (2015). Prenatal Programming of Mental Illness: Current Understanding of Relationship and Mechanisms. Current Psychiatry Reports. https://doi.org/10.1007/s11920-014-0546-9