¿El tamaño importa? Bases anatómicas de la penetración

15 diciembre, 2017
En las relaciones sexuales el tamaño del pene debe acoplarse con el de la vagina, por lo que es conveniente encontrar una pareja que se adapte a nuestras necesidades

Escuchamos este tipo de preguntas regularmente: ¿El tamaño importa realmente? Sí, pero no se trata tanto de por qué importa el tamaño, sino de qué importancia tiene.

Antes de entrar en cómo importa el tamaño, es conveniente dar una lección básica de anatomía.

Todos podemos sangrar de lo misma forma, pero nuestros cuerpos no son creados iguales. Los genitales son tan variados como la complexión de la piel.

No hay dos penes iguales, ni tampoco dos vaginas. Así pues, esto debería indicar que debe haber alguna variación en el tamaño para que las partes encajen juntas.

Entonces, ¿cómo importa el tamaño?

Cuando se trata de tener relaciones sexuales, los genitales deben encajar como piezas de rompecabezas.

Si un hombre está bien dotado, debe emparejarse con una mujer que tenga una vagina que pueda acomodarse a su tamaño.

Sí, las vaginas son muy elásticas y pueden moldearse para adaptarse a la forma de lo que sea que se le coloque. No obstante, también tienen un ancho limitado, y una profundidad antes de golpear el cuello uterino que conduce al útero.

Si una mujer tiene una vagina estrecha y más corta, estar con un hombre largo y ancho puede no ser la mejor opción. El desempeño sexual para este tipo de pareja no emparejada no será agradable para ninguno de los dos.

Ambos dejarán su experiencia sexual con un poco de su “yo” magullado (sin mencionar los hematomas genitales).

Te recomendamos leer: 6 síntomas del cáncer de cuello uterino que debes conocer

¿Cómo afecta el tamaño en el rendimiento sexual?

Consejos para seducir a tu pareja

Si los genitales no están emparejados correctamente de acuerdo con su tamaño, el sexo puede volverse incómodo.

Por lo general, aquellos que se quejan de que el sexo nos les resulta agradable han tenido experiencias con parejas que no les sentaron bien.

Y es desafortunado, porque la falta de educación acerca de esto lleva a las personas a creer que, simplemente, son inadaptados sexuales.

La verdad es que todos tenemos la capacidad de desempeñarnos bien sexualmente. No obstante, uno debe ser educado sobre la anatomía sexual y el rendimiento sexual para alcanzar un rendimiento óptimo.

Una mujer con una vagina más pequeña puede creer que quiere ser emparejada con un hombre que es largo y tiene circunferencia. Sin embargo, una vez en el acto, puede experimentar rasgaduras y hematomas en la abertura vaginal y las paredes vaginales.

Entonces, el tamaño sí importa, en el aspecto de poder encajar perfectamente con su pareja para desempeñarse en una experiencia que nunca olvidarán.

Ten confianza en lo que tienes, porque alguien, en algún lugar, fue creado para encajar contigo tal y como eres.

¿Más grande = Mejor?

Cuando se trata de sexo, más grande no siempre es mejor. No obstante, casi nunca se escucha a un hombre quejarse de que su pene es demasiado grande. Todo lo contrario.

Cada vez son más los chicos que obtienen sus ideas sobre la anatomía genital del porno, por lo que día a día hay más hombres que piensan, erróneamente, que sus penes son demasiado pequeños.

Cuando se trata de tener sexo en el mundo real, es mejor tener un pene de tamaño real.

  • Primero, cuando considera que la vagina promedio tiene solo 3 pulgadas de profundidad, un tipo de tamaño promedio sin duda podrá alcanzar su cuello uterino con su erección.
  • Incluso cuando una mujer está excitada, y su vagina se expande aproximadamente una pulgada más o menos, todavía no es tan profunda como para el hombre promedio.

La mayoría de las mujeres estaría de acuerdo en que la circunferencia suele ser más importante que la longitud cuando se trata de disfrutar del coito. No debemos olvidar hay una gran cantidad de tejido eréctil que rodea la abertura de la vagina.

Tener un pene grande puede ser un desafío, pero sea grande, promedio o pequeño, hay mucho que puede hacer para que la experiencia sea más placentera para tu pareja:

Espera hasta que esté lista

Espera hasta que esté lista

Cuando una mujer se excita, su vagina se expande y produce lubricación natural en anticipación de las relaciones sexuales.

Los besos, los toques y la estimulación oral o manual pueden aumentar su excitación. Así, cuando llegue el momento del coito, ella estará lista.

Usa lubricante

El lubricante puede hacer mucho para facilitar las relaciones sexuales para las mujeres. De hecho, es imprescindible si coincide con un pene grande.

Existe una amplia variedad de lubricantes, desde finos y resbaladizos hasta más gruesos y viscosos.

Elige las posiciones correctas

5 mejores consejos para seducir a tu pareja

Deberéis probar diferentes posiciones sexuales para ver cuál funciona mejor para ti y tu pareja.

Sin embargo, en general, es posible que desees evitar posiciones que impliquen una penetración profunda y elegir aquellas que permitan al otro controlar mejor el ángulo y la cantidad de empuje y penetración.

Lee también: 5 posiciones sexuales más placenteras para él

Relajaos

Cuando una mujer tiene una pareja estable, su vagina se acomodará a él.

Esto significa que los músculos y la piel se estirarán para adaptarse a su pene. Así, con las relaciones sexuales regulares, se estará más cómodo.

  • Ten en cuenta que la relajación para ella es la clave, por lo que debes ajustar el ritmo si ella se siente incómoda.

Pensamientos finales

El pequeño efecto de inferioridad del pene en los hombres es puramente psicológico. Los ejercicios de pene son realmente útiles cuando se realizan de forma adecuada.

Por ejemplo, hay algunos que se enfocan en la condición específica del pene como la curvatura, el fortalecimiento de la erección y la prevención de la eyaculación precoz.

Los suplementos masculinos de mejora también pueden ser útiles para mantener un flujo sanguíneo adecuado hacia el área del pene. Así se pueden lograr erecciones mayores y durante más tiempo.

Recuerda: el sexo debe proporcionar placer, no dolor.

Te puede gustar