¿Qué tan importante es el colágeno para la piel?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Gerardo Paganelli el 23 noviembre, 2018
Además de mantener la elasticidad de la piel, el colágeno también desempeña un papel fundamental a la hora de favorecer la cicatrización de las heridas y reducir sus marcas.

El colágeno forma parte de la estructura de la dermis. Le da a la piel su aspecto más compacto y lozano. También, le aporta elasticidad y firmeza. En este artículo, hablaremos de la importancia del colágeno para la piel y sobre sus principales funciones.

Qué es el colágeno

Qué es el colágeno

El colágeno es la proteína que más abunda en el cuerpo. Partiendo de esta base, conviene saber que:

  • Está constituido por cadenas de aminoácidos que le proporcionan flexibilidad y resistencia a los tejidos.
  • Es un componente importante para la piel, pero también para los huesos, los ligamentos, los tendones y los cartílagos.
  • Proteger, además, los músculos y los órganos vitales. Y, forma parte de los vasos sanguíneos, de las encías, de las córneas y del cuero cabelludo.

Otros datos de interés

La producción de colágeno comienza a disminuir a partir de los 40 años. Esa es la razón por la que, a partir de esa edad, empezamos a experimentar los primeros signos de envejecimiento. Sin embargo, ciertos factores y hábitos podrían acelerar o retrasar el proceso de envejecimiento, en el que, sin duda, el colágeno desempeña un papel esencial.

Por ejemplo, llevar una dieta rica en proteínas y que incluya pescado, pollo, gelatina y soja, aportará al organismo cantidades adecuadas de colágeno. De paso, luciremos una piel joven durante mucho más tiempo.

En cambio, cuando nuestra dieta no es balanceada y el cuerpo ya no produce suficiente colágeno, ocurre lo contrario. No solo la piel se vuelve áspera y fina, sino que aparecen la flacidez, la celulitis y las arrugas.

Si quieres ampliar información, te recomendamos leer también: 5 remedios naturales para eliminar las arrugas del cuello.

Elastina y colágeno, ¿son lo mismo?

Es frecuente confundirlos. Quizás esto ocurra debido a que ambos son factores clave cuando de la salud de la piel se trata. Pero, no son lo mismo.

  • El colágeno es una cadena de proteínas o polipéptido que se encuentra en los tejidos fibrosos o conectivos. Es decir, se localiza en las capas interiores de nuestro organismo y constituye el 30% del contenido total del tejido muscular. Actúa, por tanto, como una especie de pegamento que mantiene unidos a los tejidos.
  • Por su parte, la elastina también es una proteína. También se encuentra en el tejido conectivo, pero, a diferencia del colágeno, está en sus capas intermedias. Y, es la encargada de proporcionarle elasticidad a la piel. Quiere decir que es la responsable de que, tras haber sido estirados o contraídos, los tejidos regresen a su posición inicial. Se la puede encontrar en los pulmones, los intestinos, las paredes arteriales y, por supuesto, en la piel.

Entonces, ambas proteínas se complementan. Si hablamos de la dermis, por ejemplo, el colágeno le da fortaleza y resistencia a la tracción, mientras la elastina le proporciona elasticidad y suavidad. De ahí también que influyan en el aspecto de la piel. Su carencia se traducirá, por tanto, en arrugas y falta de tensión o flacidez.

También, es fundamental saber que tanto el colágeno como la elastina desempeñan un papel importante en la cicatrización de las heridas. Por eso, la reparación de un corte en la piel es mucho más rápida en un niño o persona muy joven, que un anciano e, incluso, que un adulto.

Para qué sirve el colágeno

Elastina y colágeno son lo mismo

Son muchos los beneficios que comporta esta proteína para la belleza de la piel; valga decir, para la salud. Entre las principales, podemos destacar las siguientes:

1. Nutre, hidrata y protege la piel

Nos protege de los agentes externos como, por ejemplo, el sol, el frío o la contaminación ambiental. Además, la humecta y transporta los nutrientes necesarios para alimentar la dermis.

2. Reduce las arrugas y las líneas de expresión

Como consecuencia de una reducción en la producción de colágeno, en la adultez vemos que la piel se va arrugando y perdiendo firmeza. La aparición de las llamadas líneas de expresión del rostro, pues, son el primer signo de carencia de esta proteína. Si se encontrara en la cantidad adecuada, la dermis sería lo suficientemente elástica y tersa como para que estas no tuvieran lugar.

3. Reduce el acné

La abundancia de granitos y puntos negros típicos de la adolescencia, no se debe a una falta de colágeno. Se deben a los cambios hormonales que tienen lugar en el cuerpo.

Aunque en menor medida, esta proteína se encarga también en la adultez, de reducir las cicatrices, incluidas las provocadas por el acné.

4. Cura y sana las heridas

Curar y sanar heridas

Cuando sufrimos un corte, una quemadura, una operación o la extirpación de un lunar, el colágeno se ocupa de acelerar el proceso de cicatrización. También, se encarga de reducir las marcas que dejan este tipo de lesiones.

5. Reduce la celulitis y la flacidez

Sin duda, estamos ante una proteína sumamente importante para mantener la firmeza y la tensión de la piel. Por tanto, tener suficiente colágeno en el cuerpo nos permitiría combatir la llamada “piel de naranja”.

¿Deseas saber más? Si es así, no te pierdas: Cómo preparar un licuado de melón, papaya y fresa para disminuir la celulitis.

Cómo aumentar el colágeno

De seguro, te estarás preguntando de qué forma podrías ayudar al cuerpo a producir colágeno. Pues bien, llevar una alimentación balanceada es fundamental para estimular la producción de esta importante proteína.

De ahí nuestra insistencia en que no pueden faltar en nuestra dieta diaria las proteínas de calidad. Tampoco, los minerales y las vitaminas. Consumir antioxidantes para evitar que se rompan las moléculas de colágeno también debería ser una de nuestras prioridades.

De esta forma, es imprescindible el consumo de:

  • carnes magras
  • pescado
  • lácteos desnatados

La vitamina C, por su parte, es de gran ayuda en la producción de este elemento. Por ello, se aconseja comer, además, cítricos, tomate, kiwi y col.

Por el contrario, debes limitar el consumo de alimentos como los embutidos. Es verdad que aportan colágeno, pero también contienen grandes cantidades de grasa animal. No quiere decir que renuncies a ellos, sino que los comas mesuradamente.