¿Qué tan importante es la fecha de caducidad en los alimentos?

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Fabián Ávila el 27 noviembre, 2018
Según si la fecha que indican los alimentos es de consumo preferente o de caducidad podremos o no consumirlos. Asimismo, la temperatura de conservación también es determinante

A veces no prestamos la importancia que merece a la fecha de caducidad de los alimentos, pero lo cierto es que es algo bastante importante.

Te contamos todo lo que debes saber sobre ella y si es seguro o no, y en qué casos, tomar alimentos que puedan haber excedido esta fecha.

¿Para qué sirve la fecha de caducidad?

7 alimentos que no debes consumir si ya han caducado

La fecha de caducidad se encarga de medir la vida útil de un alimento. Es decir, es una cifra que indica el tiempo que transcurre desde su elaboración hasta su deterioro.

También hace referencia a una serie de factores, como la temperatura, la luz o el oxígeno, ya que estos pueden hacer que la fecha en sí cambie.

Un alimento puede sufrir varios tipos de agresiones y todas ellas deben ser controladas mediante técnicas de conservación, como puede ser la refrigeración o la congelación.

De esta forma conseguiremos que el alimento pueda mantenerse en buen estado durante un período mayor.

La fecha de consumo preferente es importante, sobre todo en los alimentos más perecederos. Estos tienen un mayor riesgo de contaminación para la salud humana. Es el caso de los lácteos o la carne.

Aunque mucha gente lo desconozca, lo cierto es que por ley hay alimentos en los que se está exento de indicar la fecha de caducidad o de consumo preferente.

Entre ellos están el vino y las bebidas alcohólicas de más de 10 % vol. Y es que, aunque sí es cierto que el paso del tiempo puede deteriorar el producto, esto no supone un riesgo para la salud.

Ver también: 7 malos hábitos que pueden afectar la salud de tu tiroides

Modos de indicar la fecha de caducidad en los alimentos

mujer comprando en el supermercado

La fecha de caducidad no se indica del mismo modo en todos los alimentos. Y es que según la propia vida útil del producto, se observan distintas maneras.

  • Aquellos alimentos que no pueden conservarse más de tres meses deben indicar en su envase ‘consúmase preferentemente antes de’. También puede aparecer ‘fecha de caducidad’. A ello debe seguir el día y el mes.
  • En el caso de los alimentos que sí pueden conservarse más de tres meses se debe indicar el mes y el año bajo la fórmula mencionada anteriormente.
  • En el caso de aquellos productos que pueden ser conservados durante más de 18 meses habrá que indicar el año correspondiente.

Qué les ocurre a los alimentos con el paso del tiempo

Si te estás preguntando por qué puede ser tan importante hacer caso a esta fecha que puede servir de referencia, tienes que tener claros una serie de puntos.

Y es que, sin ir más lejos, la calidad del producto disminuye a medida que se va agotando su vida útil.

Esto se traduce en una serie de signos visibles en los alimentos como:

  • Variación de la temperatura
  • Transferencia física de sustancias al alimento como oxígeno, aromas u olores
  • Determinados cambios químicos o bioquímicos
  • Cambios producidos si se exponen al sol

Si quieres conocer mejor el tiempo de vida útil de un alimento tendrás que ver si han empezado a aparecer estos factores en los productos. En definitiva, observa si su estado de conservación se está viendo deteriorado.

Cuida la temperatura de los productos

mujer guardando alimentos en la nevera

Si hay algo que debamos tener en cuenta con respecto a la conservación es la temperatura de los productos.

Y es que, si estos se ven sometidos a un aumento o a oscilaciones de temperatura bruscas, sí que podrías tener problemas con tu seguridad alimentaria.

Los mayores factores de contaminación en alimentos se dan por exceder el tiempo y por cuestiones de temperatura.

Cuanto más tiempo y mayor temperatura, más contaminación.

  • Entre 5 ºC y 60 ºC los microorganismos pueden crecer rápidamente sin demasiados problemas. Si esto sucede, en cuestión de horas un alimento puede quedar contaminado.

Otro de los asuntos que hay que cuidar especialmente es el proceso de descongelación de los alimentos. De lo contrario podemos acabar sometiendo a contaminación bacteriana a los productos que consumimos.

Para evitarlo bastará con tener una correcta conservación de los alimentos:

  • Preservar la temperatura a la que se encuentran los mismos, que asegure la no proliferación de microorganismos patógenos.
  • El límite máximo seguro para los alimentos oscila entre los 2 ºC y los 6 ºC.
  • Quine, D. B. (2004). U.S. Patent No. 6,795,376. Washington, DC: U.S. Patent and Trademark Office.
  • Shin, H. S., Lee, J. H., Pestka, J. J., & Ustunol, Z. (2000). Viability of bifidobacteria in commercial dairy products during refrigerated storage. Journal of food protection, 63(3), 327-331.
  • Wansink, B., & Wright, A. O. (2006). “Best if used by…” how freshness dating influences food acceptance. Journal of food science, 71(4), S354-S357.