¿Por qué es tan importante la inteligencia emocional?

Raquel Lemos 25 julio, 2017
La inteligencia emocional nos permite conocernos a fondo y aceptarnos con nuestras virtudes y defectos, de modo que podremos tomar mejores decisiones, con mayor seguridad

Seguro que has escuchado hablar mucho sobre la inteligencia emocional, pero ¿sabes realmente lo que es y cómo aplicarla a tu vida?

La inteligencia emocional es una capacidad que te permite identificar las emociones que estás sintiendo, para así expresarlas de la manera adecuada.

Además, también te ayuda a gestionarlas mucho mejor.

Lee: 5 claves fáciles para la gestión emocional del día a día

Sin embargo, aunque a priori no identifiquemos los espacios concretos en que esta capacidad nos puede ser de utilidad, es importante que seamos conscientes de que son muchos.

La inteligencia emocional mejora nuestras relaciones

mediador

La inteligencia emocional nos ayuda mejorar nuestras relaciones, ya que una buena gestión de emociones evita muchos conflictos.

Por ejemplo, que nos guardemos sentimientos que tarde o temprano salen a la luz sin control alguno o expresar lo que queremos dañando al otro.

Estas dos situaciones y muchas más pueden evitarse gracias a una buena inteligencia emocional. Pero, ¿en qué más nos beneficia como personas?

La inteligencia emocional nos permite conocernos mejor, lo que es indispensable para aceptarnos tal y como somos y evitar rechazar o negar aquello que indiscutiblemente forman parte de nosotros.

Así, podemos aprender, crecer y orientarlas en la dirección que mejor nos convenga.

Y es que, aunque no lo creamos, esto puede permitirnos cambiar aspectos de nosotros que no nos gustan o que se desarrollaron tras experiencias dolorosas.

Descubre: Cuida de ti mismo para cambiar tu vida

No obstante, conocernos a nosotros mismos también nos permitirá tomar mejores decisiones, ya sea en el trabajo, en nuestras relaciones o en cualquier otro ámbito.

Esto nos generará mucha felicidad, pues no tener miedo a tomar decisiones y tomarlas con seguridad es una sensación maravillosa.

Con todo esto, nuestras relaciones mejoran, nosotros también mejoramos y aumentamos nuestro autoconocimiento. ¿Qué más se puede pedir?

Aleja el estrés de nuestra vida

estrés

Es verdad que el estrés es uno de los males de nuestro tiempo. ¿Quién no se ha estresado en el trabajo o por los hijos, por ejemplo?

Sin embargo, una pequeña dosis de estrés es necesaria para así ponernos en marcha, ser más eficaces y terminar un proyecto a tiempo.

Entonces, ¿cuál es el estrés que queremos alejar? Aquel que es negativo para nuestra vida, el que viene para quedarse.

El estrés que no nos deja dormir, que mina nuestras relaciones, que provoca enfados y que hace que nuestra motivación caiga por los suelos.

  • La inteligencia emocional nos ayuda a lidiar con este tipo de estrés y evita que entre en nuestra vida para quedarse y afectar a toda nuestra existencia.
  • Con esto, nuestro rendimiento laboral, sin duda, se ve potenciado.
  • Nos encontraremos mucho más motivados, seguros de nosotros mismos y evitaremos ese desgaste que provoca estar tantas horas en el trabajo.

Lee: Cómo el estrés repercute en tu cuerpo

Además, si tenemos a nuestro cargo a un grupo de trabajadores o somos dueños de una empresa, nuestras dotes de liderazgo se verán aumentadas.

La eficacia y la productividad se pueden conseguir con una buena inteligencia emocional. Las emociones son mucho más importantes de lo que pensamos.

Nos permite ser mucho más felices

mujer-triste

Sentirnos bien con nosotros mismos es algo fundamental. Sin embargo, no podemos llegar a esto si no profundizamos en nuestro autoconocimiento, si creemos que la culpa de todo es de los demás y nos quejamos.

Nadie nos enseña inteligencia emocional, algo muy importante y que evitaría muchos de los problemas que cada día nos afectan.

Aprender a ser más asertivos, expresar nuestras necesidades de la manera correcta, saber manifestar una opinión sin dañar al otro, conocernos a nosotros mismos…

Todo esto creemos que sabemos hacerlo, pero ¡no es cierto!

¿Cuántas veces hemos explotado porque hemos guardado emociones que no sabíamos cómo exteriorizar? ¿Verdad que en muchas ocasiones pagamos nuestra frustración con el jefe con alguien de nuestra familia?

No saber gestionar nuestras emociones ni expresarlas tiene consecuencias terribles. No solo para nosotros, también para nuestras relaciones con los demás.

Antes de irte no te pierdas: 7 hábitos de las personas emocionalmente inteligentes

¿Has estado en contacto con la inteligencia emocional? ¿Has intentado practicarla? Lidiar con las emociones no es muy fácil y menos cuando tenemos hábitos negativos tan arraigados.

Sin embargo, intentarlo y hacer un esfuerzo valdrá la pena.

 

Te puede gustar