¿Cómo hacer un tarta de puerros sin lácteos?

Maite Córdova · 26 julio, 2018
Además de ser una receta sana y balanceada, la tarta de crema de puerros no incluye lácteos y te resultará muy sencilla de hacer.

Tanto si queremos reducir el consumo de lácteos en nuestra dieta diaria como si padecemos algún tipo de intolerancia, conviene recurrir a recetas que tengan un valor nutricional apropiado, pero sin ingredientes que puedan interferir con la buena digestión. Una de las mejores opciones es la tarta de puerros que presentamos a continuación.

Muchas veces, se abusa de los lácteos debido a la creencia de que estos son los ingredientes que aportan el mejor sabor a nuestras preparaciones. También porque solemos creer que los lácteos son los únicos alimentos que aportan la consistencia necesaria, algo que, no es del todo cierto.

Hay muchos alimentos que no contienen lactosa que brindan consistencia y sabor a las preparaciones. Es el caso de las bebidas vegetales, las patatas y otros alimentos.

Tarta de puerros a partir de una crema

Ingredientes del relleno

  • 1 diente de ajo
  • 1 cebolla grande
  • 3 puerros grandes
  • 5 huevos medianos
  • 2 patatas medianas
  • 4 cucharadas de aceite de oliva (60 ml)
  • 3 cucharadas de harina (45 g)
  • Condimentos: sal y pimienta.
  • Opcional: tomillo, cúrcuma
  • 2 tazas de agua o bebida vegetal (500 ml)

Descubre: ¿Qué crema de verduras es la más saludable?

Preparación del relleno

  1. En primer lugar, lavamos los puerros. Una vez los tengamos listos, los tomamos y procedemos a quitarles la parte verde. Seguidamente, cortamos la parte blanca en rodajas finas. Aparte, cortamos la cebolla en aros y reservamos.
  2. Pelamos las patatas y las cortamos en trozos medianos de un grosor intermedio (ni demasiado fino ni demasiado grueso).
  3. Mientras tanto, colocamos una olla con aceite y un diente de ajo (sin pelar) a calentar a fuego medio.
  4. Llevamos los vegetales a sofreírse en la olla durante 5 minutos y una vez que comiencen a dorarse, añadimos las patatas.
  5. Para evitar que se quemen y, a su vez, se cuezan rápidamente, vertimos el agua o bebida vegetal antes de tapar la olla.
  6. Después de unos 10 o 15 minutos aproximadamente, procedemos a abrir la olla, bajar el fuego al mínimo y triturar todos los ingredientes con ayuda de la batidora de mano. La idea es conseguir una crema de consistencia ligera, pero no demasiado líquida.
  7. Salamos al gusto y reservamos hasta tener lista la masa de nuestra tarta de puerros.

Ingredientes de la masa

  • Agua
  • Aceite de oliva
  • Una pizca de sal
  • 1 ⅓ taza de harina de maíz (200 g)
  • 1 ½ taza de agua (375 ml)
  • 2 cucharadas de avena en copos (20 g)

Nota: se puede reemplazar la avena por maicena.

Preparación de la masa

  1. Precalentamos el horno a 200 ºC.
  2. En un bol, mezclamos la harina con los copos de avena.
  3. Añadimos sal a la harina y removemos con ayuda de una cuchara para que se integre bien a la mezcla.
  4. Calentamos el agua en el microondas durante 3 minutos y seguidamente la incorporamos al bol.
  5. Mezclamos con movimientos lentos y envolventes hasta formar una pasta más o menos espesa.
  6. Esparcimos un poco de harina en una superficie y colocamos encima la masa. Aplanamos varias veces con un rodillo para amasar bien.
  7. En un molde refractario, previamente engrasado, colocamos la masa y la ajustamos a la forma del recipiente. A continuación, pinchamos la masa con un tenedor por varios puntos para que pueda ‘respirar’ al hornearse.
  8. Llevamos la masa a hornear durante unos 10 o 12 minutos, aproximadamente, y una vez que esté dorada, vertemos por encima la crema que preparamos anteriormente.
  9. Dejamos cocer todo al horno durante unos 5 o 6 minutos más (hasta que la superficie de la tarta de puerros esté bien dorada).
  10. Apagamos y abrimos el horno. Cubrimos la tarta con un paño de tela seco y dejamos enfriar a temperatura ambiente durante unos 5 minutos antes de cortar y servir.

No te pierdas: 6 harinas saludables que puedes usar para remplazar la de trigo refinada

Como habremos podido observar, el relleno de la tarta incluye huevos, razón por la cual este ingrediente queda excluido en la preparación de la masa.

Por otra parte, al utilizar harina de maíz, conforme se cueza todo al horno, nos daremos cuenta de que la masa pasa rápidamente de un tono amarillo al dorado, con lo cual, lucirá muy bien e invitará a todos los comensales a probarla. Y, según nuestras preferencias, se puede reemplazar esta harina por otros tipos: amaranto, avena, garbanzos, etcétera.

A pesar de que no se suele decorar, se pueden utilizar algunos aros de cebolla para este fin. También se puede espolvorear un poco de perejil por toda la superficie; de esta manera, también conseguiremos aromatizar nuestra tarta.

Otra buena idea para decorar nuestra tarta consiste en añadir un toque de semillas surtidas, ya que añaden cierto toque crocante al plato.