Tarta de queso fría con gelatina de mango

Yamila Papa · 14 junio, 2015
En función del tiempo que tengamos y de nuestras preferencias podemos preparar la tarta con o sin horno. En ambos casos deberemos dejarla reposar unas horas para que se asienten los sabores

Con los días cada vez más cálidos tenemos ganas de comer postres refrescantes y para nada pesados. ¡Y mucho menos encender el horno para cocinar! Por ello en esta ocasión te enseñamos cómo preparar una exquisita tarta de queso fría con gelatina de mango que te encantará. Un sabor bien tropical por si estás organizando tus vacaciones a Isla Margarita o Cancún… o también si te quedas en casa.

Receta 1 de tarta de queso fría con gelatina de mango

Un cheesecake natural, sabroso, casero y muy veraniego. ¿Qué más puedes pedir?

Ingredientes:

Para la tarta:

  • 10 galletas tipo María
  • 25 gramos de mantequilla
  • 200 gramos de nata líquida
  • 200 gramos de queso para untar
  • 50 gramos de azúcar
  • 10 gramos de cuajada

Para la cobertura:

cheesecake piña mango

  • 1 mango
  • 20 gramos de azúcar
  • 30 gramos de agua
  • 3 hojas o placas de gelatina (de mango o sin sabor)

Preparación:

  • 1-Tritura las galletas con un mortero o robot de cocina y mezcla con la mantequilla a temperatura ambiente o fundida, cuando te quede una masa arenosa, echa en el molde que luego usarás para la tarta, ya que será la base. Presiona bien con los dedos. Puedes cocinar en el horno si lo deseas (unos 5 minutos) o bien poner en la nevera 20 minutos. Seguro elegirás la segunda opción durante el verano.
  • 2-Ahora prepara el relleno, para ello calienta la mitad de la nata a fuego lento, incorpora el queso y el azúcar y remueve bien. Vierte la cuajada diluida con la nata restante. Remueve hasta que rompe el hervor y retira del fuego.
  • 3-Toma el molde de la nevera (o que ya has sacado del horno) y vierte la mezcla anterior una vez que se haya entibiado.
  • 4-Lleva a la nevera durante 3 horas.
  • 5-Para preparar la cobertura, hidrata las hojas de gelatina con el agua, según indica el fabricante. Pela, pica y haz un puré con el mango. Caliéntalo en un cazo y mezcla con azúcar y agua. Añade las hojas de gelatina removiendo para que se integre y aparta del fuego dejando que se atempere.
  • 6-Echa la gelatina encima del molde y mete de nuevo en la nevera una hora más. Ahora si, ya tienes este riquísimo postre listo para disfrutar.

Receta 2 de tarta de queso fría con gelatina de mango

Con los ingredientes de esta receta, 10 personas serán felices comiendo una porción… o 5 serán aún más felices comiendo 2 (ni te imaginas si son menos comensales).

Necesitas:

Para la base:

  • 10 magdalenas pequeñas
  • 1 taza de nueces picadas
  • 200 ml de zumo de naranja

Para la crema:

Espuma de naranja - Paso 5 al 8

  • 200 ml de nata de montar
  • 200 gramos de requesón
  • 300 gramos de queso tipo Philadelphia
  • 2 sobres de gelatina sin sabor
  • 7 cucharadas de azúcar
  • 100 ml de zumo de naranja

Para la cobertura:

  • 2 mangos
  • 50 ml de zumo de limón
  • 2 cucharadas de azúcar
  • ½ sobre de gelatina sin sabor

¿Cómo se prepara?

  • 1-Desmigaja las magdalenas en un recipiente y mezcla con las nueces troceadas y el zumo de naranja hasta conseguir una pasta espesa (vierte poco a poco el zumo). Cubre con esta masa el fondo de un molde desmontable con papel para hornear y coloca en la nevera.
  • 2-Para hacer la crema, bate el queso Philadelphia y el requesón. Aparte, monta la nata y añade la mitad del azúcar. Calienta el zumo de naranja y disuelve la gelatina (completa con agua si es necesario). Vierte a la mezcla de los quesos y remueve. Luego incorpora todo a la nata y bate para obtener una crema homogénea. Vierte sobre la base y vuelve a poner en la nevera unas 3 horas más o menos.
  • 3-Para la cobertura, pela el mango y córtalo en trozos. Hazlo puré. Calienta el zumo de limón y disuelve allí la gelatina con el azúcar. Vierte al puré y cubre la tarta. Deja refrigerar de la noche a la mañana y a comer se ha dicho.

Puedes disfrutar esta riquísima Tarta de queso fría con gelatina de mango en el postre o bien como acompañante de un zumo o batido natural recién hecho. También con un delicioso té verde helado o si eres de los amantes del café en cualquier época del año, no lo dudes, esta mezcla es perfecta.