Tarta de queso philadelphia (sin utilizar peso)

A diferencia de la receta con queso fresco, la tarta de queso de untar le aporta a la masa una textura cremosa y un toque de acidez muy originales

La tarta de queso philadelphia (u otra marca blanca) es una de las variedades de las tartas de queso más sencilla de hacer. A diferencia de la receta con queso fresco, la tarta de queso philadelphia ofrece a la masa una textura cremosa y un toque de acidez que la hacen especial.

Al elaborarla sufrí un contratiempo con el peso, así que tuve que improvisar, gracias a eso, tenemos este post de tarta de queso Philadelphia sin medidas en gramos, ni pesos. Aun así, indicaré las medidas oficiales para quien quiera elaborarla de esta otra forma.
Manos… A la masa…

Ingredientes para 4 personas

400 gr de queso Philadelphia (si las tarrinas son de 150gr no importa utilizar 3)

1 vaso (de agua) de azúcar – 150gr

1 vaso de leche – 150cl

4 cucharadas al ras de harina – 80 gr

1 huevo

1 vaso de mantequilla diluida – 150 gr

Ingredientes de la pasta quebrada

1 paquete de galletas maría

1 ½ vaso  de leche

Elaboración tarta de queso philadelphia

Primero prepararemos la pasta quebrada, y mientras se hornea, podremos elaborar la masa de la tarta.

  1. Prepararemos el molde sobre el que realizar la tarta. Lo cubrimos de mantequilla y harina para que no se agarre la masa.
  2. Calentamos un vaso y medio de leche y vertemos sobre un bol grande. Troceamos un paquete de galletas maría sobre la leche y dejamos un par de minutos que esponjen.
  3. Cuando tengamos la pasta totalmente homogénea, cubrimos el fondo del molde.
  4. Horneamos durante  8 minutos a 150 grados.

Ahora preparamos la masa de queso.

  1. En un bol (grande) batimos un huevo. Añadimos la mantequilla bien diluida (por ejemplo en el microondas) y el azúcar. Batimos con una varilla hasta que quede una masa homogénea.
  2. Añadimos el queso de las tarrinas de Philadelphia, la harina y el vaso de leche. Al ser una textura más espesa, necesitaremos ayudarnos de la batidora para que quede una masa sin grumos.
  3. Vertemos la masa sobre el molde, sobre la pasta quebrada y horneamos. Los tiempos serán de 30 minutos a 170 grados.
  4. Comprobaremos que la masa ha quedado bien hecha introduciendo la punta de un cuchillo o tenedor. Si sale limpia tenemos la tarta preparada, sino, seguiremos horneando durante 10 minutos a temperatura muy baja o con el horno apagado.
  5. Cuando la tarta este lista, dejaremos enfriar y cubriremos la parte superior de mermelada de arándanos o frambuesa .

Imagen cortesía de Rafel Miro