Tarta de higos y mascarpone

Aunque admite cualquier variedad, para que el sabor de la tarta se centre en los higos es importante que optemos por un queso suave y neutro

La tarta de higos y mascarpone es un postre atípico, pero muy sabroso. Si eres amante de esta fruta es una excelente oportunidad para aprovechar todo su sabor y valor nutricional. El mascarpone es uno de los quesos más cremosos y consistentes, ligeramente dulce. Esta receta es sencilla, pero eso si, no te excedas comiendo tartas porque tienen azúcares y grasas.

Este postre requiere un tiempo medio de preparación, así que lo mejor será prepararlo un día en que no tengas muchas ocupaciones. Para optimizar el proceso de preparación, lo ideal es que cocines primero la confitura y después la tarta.

Ingredientes

  • 250 gramos de queso mascarpone
  • 750 gramos de higos pelados
  • 150 gramos de queso Phipadelphia
  • 1 vaso de nata líquida
  • 250 gramos de azúcar
  • 1 cucharada de extracto de vainilla
  • 3 huevos
  • 3 cucharadas de almidón de maíz
  • 5 clavos de olor

Higos-para-limpiar-el-pancreas

Preparación

Es importante para esta receta que los higos no tengan ni un trozo de piel, así que deberás pelarlos muy bien. Una vez tengas la fruta pelada, resérvala en un recipiente para usarla después.

Pon a calentar agua en una olla honda y disuelve 170 gramos de azúcar en ella. Cuando se haya combinado y todo esté líquido, pon los higos y los clavos, hierve todo a fuego medio hasta que se deshagan los higos y se forme una especie de pasta. Revuelve de vez en cuando para evitar que el contenido se pegue en el fondo o se queme. Este proceso tomará por lo menos 40 minutos así que deberás ser paciente.

Cuando se haya formado la pasta, retira todos los clavos, no querrás que alguien lo muerda, y licua o tritura la pasta para obtener una compota que dejarás enfriar y reservarás en un recipiente.

La tarta puedes ir adelantándola mientras se hierven y desmenuzan los higos, no sin antes precalentar el horno a 180°C. Lo primero que harás, utilizando una cuchara de madera o de silicona, será desbaratar los quesos, lo facilitará muchísimo el proceso de batirlos.

Añade el azúcar y los huevos al recipiente donde tienes el queso y bate enérgicamente hasta que consigas una mezcla homogénea. Una vez obtengas un resultado espumoso y suave, adiciona la nata, no te olvides de seguir revolviendo. Tamiza el almidón de maíz para evitar que se formen grumos e incorpora bien todos los ingredientes.

Engrasa un molde para tartas, si usas uno con aro desmontable, será más fácil desmoldar. Si no tienes uno, puedes poner sobre el molde engrasado papel de horno, así no tendrás el menor inconveniente.

Vierte tu mezcla en el molde y llévalo al horno durante una hora aproximadamente. Retira el molde del horno cuando esté lista la tarta y déjala enfriar. No desmoldes hasta que la tarta esté bien fría, no querrás que pierda su forma. Cuando hayas retirado la tarta del molde, cúbrela con la confitura de higos que tenías reservando y déjala reposar por unos minutos.

Ahora ya se encuentra lista tu tarta de higos y mascarpone para compartir y disfrutar.

tarta manzana

Consejos adicionales

  • Esta receta permite cualquier tipo de queso, pero trata de usar los que tengan un sabor muy neutro, pues aquellos salados o ácidos le pueden dar un toque muy robusto.
  • Cuando estén hirviendo los higos tapa la olla, así evitarás que se evapore demasiada agua antes de tiempo. Cuando veas que se ha empezado a deshacer la fruta, puedes destaparla para que espese.
  • Para facilitar la recolección de los clavos, puedes conseguir una bolsita para cocinar hierbas. Estas se pueden comprar fácilmente en el mercado y se utilizan con esta finalidad.
  • Es recomendable tener los quesos a temperatura ambiente en el momento de iniciar la preparación, esto hará más fácil su manipulación.
  • Para las preparaciones que tengan gluten es mejor que uses la cuchara o lengua de silicona, pues la madera es porosa y el gluten se acumula en ella.
  • Para el proceso de horneado te sugerimos que pasados 45 minutos pinches la tarta con un palito, si sale limpio es porque ya está lista.