Tarta mousse de naranja

Para que la mouse se asiente y adquiera cuerpo es conveniente dejarla reposar toda la noche en la nevera, o en el congelador si la preferimos helada.

La tarta de mousse de naranja es una opción muy refrescante para los meses de verano. Aunque si somos amantes de los cítricos, podemos disfrutarla durante todo el año. La preparación es muy sencilla y admite diversas decoraciones, solo hay que dejar volar la imaginación.

Eso sí, el tiempo total de elaboración es bastante largo. Unas 2 horas y luego 15 de reposo en la nevera, con lo cual, hay que tomar previsiones.

Al no tener apenas bizcocho, viene a ser un postre muy ligero. Estupenda para una merienda casual o para una reunión en familia pues hará las delicias de niños y mayores. Recuerda que, una vez lista, si deseas servirla, deberás sacarla una media hora antes de la nevera.

Receta de la tarta mousse de naranja

Para preparar la tarta, hay que elaborar una buena mousse aparte. A continuación te contamos los pasos para cada una de las preparaciones y los ingredientes que necesitarás.

Ingredientes

Naranja.

Para el bizcocho

  • 1 pizca de sal.
  • 4 huevos (240 g).
  • 1 taza de azúcar (120 g).
  • 8 cucharadas de harina (80 g).
  • 2 cucharadas de maicena (20 g).
  • 1 cucharada de cacao puro en polvo (10 g).

Para la mousse de naranja

  • 1 pizca de sal.
  • 3 huevos (180 g).
  • 1 taza de azúcar (120 g).
  • Ralladura de una naranja.
  • 2 tazas de crème fraîche (200 g).
  • 1 vaso de jugo de naranja (250 ml).
  • 2 cucharadas de azúcar glas (20 g).
  • 6 cucharadas de nata para montar (60 g).
  • 1 sobre de gelatina en polvo o 6 láminas de gelatina (170 g).
  • 1 chorrito de Cointreau u otro licor al gusto.

Para la confitura de naranja

  • 2 tazas de azúcar (200 g).
  • 1 chorrito de Cointreau u otro licor.
  • 250 g de naranja limpia y troceada. 
  • 1 cucharada de mermelada de albaricoque (10 g).
  • ½ sobre de gelatina en polvo o 3 láminas (85 g).

Preparación

El bizcocho

  • Separar las yemas de huevo de las claras.
  • En el cuenco de las yemas, añadir el azúcar y mezclar con las varillas eléctricas hasta que quede una mezcla espumosa.
  • Añadir las harinas tamizadas junto con el cacao y la pizca de sal y mezclar con movimientos envolventes con ayuda de una espátula.
  • Precalentar el horno a 200ºC por arriba y por abajo.
  • Con las varillas eléctricas, subir las claras a punto de nieve y añadirlas a la mezcla anterior con movimientos envolventes para que no se bajen. Seguir removiendo hasta que la mezcla sea uniforme.
  • Forrar el molde de horno con papel vegetal y cubrir con la masa. Con la espátula, alisar hasta que toda la superficie esté igualada.
  • Bajar la temperatura del horno a 170ºC y hornear de 8 a 10 minutos.
  • Sacarlo del horno y dejarlo enfriar sobre una rejilla. Reservar.

La mousse de naranja

  • Calentar el zumo de naranja con el chorrito de licor en un cazo.
  • Cuando esté tibio, añadir la gelatina y remover hasta que se disuelva por completo, procurando que no queden grumos.
  • Dejar enfriar un poco.
  • Mientras tanto, separar las claras de las yemas.
  • Montar las yemas junto con el azúcar hasta que doblen su volumen.
  • Añadir la ralladura de naranja y volver a batir.
  • Aparte, montar las claras. Cuando estén a medio montar, añadir una pizca de sal para que suban mejor. Reservar.
  • En otro cuenco aparte, semimontar la crème fraîche con la nata.
  • Añadir a la mezcla de yemas montadas, la mezcla de zumo y gelatina, batiendo bien para que no salgan grumos.
  • Poco a poco y con movimientos envolventes, ir añadiendo las claras y la nata, con cuidado de que no se bajen las mezclas.

La confitura de naranja

  • Pelar y trocear las naranjas quitando bien la parte blanca para que no se amargue la confitura.
  • En un cazo al fuego, mezclar las naranjas con el azúcar y la cucharada de mermelada.
  • Cocer durante 45 minutos, removiendo con frecuencia y aplastando de vez en cuando con un tenedor.
  • Transcurrido ese tiempo, añadir el licor y mover con una cuchara.
  • Colar la mezcla y ponerla de nuevo al fuego.
  • Añadir la gelatina y remover bien con cuidado de que no salgan grumos.
  • Dejar templar todo durante un rato para que tome cuerpo.

Montaje de la tarta

La tarta de mousse de naranja: exquisitez cítrica.

Para montar la tarta mousse de naranja, lo primero que hay que hacer es quitarle los bordes al bizcocho para que el corte sea uniforme y empaparlo en un almíbar hecho con dos medidas de azúcar, una de agua y un chorrito de licor al gusto.

Luego, se debe poner el bizcocho en un molde desmontable de 24 cm y verter la mousse de naranja por encima. Se deja reposar toda la noche.

Al día siguiente, hacer la confitura de naranja y, cuando haya tomado cuerpo, verterla sobre la mousse. Finalmente, se refrigera mínimo durante unas 3 horas.

¡Disfruta de tu tarta mousse de naranja!