Tarta de queso y chocolate

Mariela Ibarra Piedrahita · 28 julio, 2015
En caso de sustituir el azúcar blanco por azúcar glas debes tener en cuenta que deberás recalcular las medidas, puesto que endulza menos y puede quedar algo insípido

La tarta de queso, o pastel de queso, es un postre hecho a base de requesón o queso crema, azúcar y otros ingredientes propios de los pasteles. No obstante, esta receta se caracteriza por su suavidad y textura, pero no te preocupes, afortunadamente es muy fácil de hacer.

Debes tener en cuenta que las preparaciones en las que tienen como resultado la textura cremosa de la tarta de queso crema son tan variadas, que incluyen productos como helados, yogures, brownies y galletas.

Ingredientes

  • 15 g de cacao en polvo
  • 50 g de chocolate
  • 1 huevo yumbo
  • 110 ml de agua
  • 150 gramos de azúcar blanca
  • 65 gramos de mantequilla
  • 80 gramos de harina
  • 10 g de polvo para hornear
  • 150 g de queso crema
  • 15 ml de esencia de vainilla
  • 50 g de azúcar para glasear
  • 5 g de sal
Prueba-esta-deliciosa-receta-de-tarta-de-queso-crema.

Utensilios

  • Recipientes para ingredientes
  • Olla para derretir el chocolate
  • Bol hondo para mezclar
  • Batidora
  • Molde redondo de 20 cm de diámetro
  • Rejilla
  • Espátula

Preparación

Bizcocho

  • Primeramente, en una olla honda pon a calentar el agua y disuelve el cacao en polvo. Mezcla todo hasta que esté tibio y deja reposar.
  • Luego, en un recipiente aparte pon la mantequilla y el azúcar, bate con la batidora hasta que se forme una mezcla cremosa y el azúcar se encuentre muy bien incorporado.
  • Añade el huevo a la pomada y revuelve hasta que tome consistencia.
  • Después coloca la esencia de vainilla.
  • Precalienta el horno a 180° C.
  • Aparte, tamiza en un recipiente la harina, la sal y el polvo para hornear.
  • Incorpóralos a la mezcla que has hecho con anterioridad, batiendo muy bien hasta que no queden grumos.
  • Añade el cacao que has disuelto en el agua tibia y bate hasta que la mezcla esté incorporada por completo.
  • Enharina un molde de 20 cm de diámetro y vierte en él la mezcla.
  • Finalmente, hornea durante 30 minutos a 180° C. Para saber si la tarta se encuentra lista, puedes hacer la prueba del cuchillo.

Crema

  • Para empezar, mientras esperas a que esté tu bizcocho, disuelve el chocolate al baño María.
  • Al mismo tiempo, agrega 20 gramos de mantequilla y mézclalo muy bien.
  • Ahora incorpora el queso crema y el azúcar glas mezclando hasta obtener una crema.
  • Lleva tu mezcla a la nevera, esta te servirá de relleno y de decorado.
  • Cuando tu tarta esté lista, puedes retirarla del horno.
  • Deja que se enfríe durante quince minutos en el molde, después procede a desmoldar y deja que se enfríe completamente, preferentemente sobre una rejilla.
  • Una vez se ha enfriado, corta la tarta por la mitad con cuidado de que no se desmorone.
  • A continuación, agrega en el interior de una de las mitades una buena cantidad del relleno que tenías en el frigorífico. Es mejor si comienzas por el centro y vas esparciendo con una espátula.
  • Luego une las dos mitades de manera cuidadosa y recubre toda la parte exterior con la mezcla, cuidando de que te quede bien cubierta.
  • Por último, puedes llevar la tarta a la mesa de inmediato o dejarla enfriar hasta que vayas a servirla.
Sigue-al-pie-de-la-letra-esta-receta-y-tendras-tu-tarta-de-queso-deliciosa.

Datos adicionales sobre la tarta de queso

  • En realidad, puedes reemplazar el azúcar blanco por azúcar glas, que se disuelve más rápido con los ingredientes y, por lo tanto, te supondrá menos trabajo. Pero también debes tener en cuenta que endulza algo menos.
  • Es importante también que los huevos estén a temperatura ambiente.
  • Otra opción para derretir la mantequilla es el microondas, y después esperar a que se enfríe.
  • Sin duda el tamaño del molde no debe ser muy grande —uno de 20×20 cm  estará bien de lo contrario deberás preparar el doble de ingredientes.
  • Por supuesto que puedes poner la mezcla del chocolate con el queso solo como decoración, así no tendrás la necesidad de cortar la tarta en dos.
  • De cualquier modo, para darle un toque extra, puedes añadir algunas guindas para hacer más bonito el decorado.
  • En último lugar, es importante dejar enfriar la tarta en el molde, de lo contrario se deformará.