Tarta de queso y moras

Podemos optar por preparar la tarta en frío o bien con el horno. En ambos casos conviene dejarla reposar unas horas, bien para que termine de cuajar o para que se enfríe

La tarta de queso es un postre muy socorrido y muy fácil de hacer. Además, según la receta, puede no necesitar horno, y te proporciona una merienda o postre exquisito.

La tarta de queso y moras es un alimento muy completo en el que este exótico fruto le añade un sabor intenso que hace que sea las delicias de niños y mayores.

Ahora ya sabrás qué hacer con esas moras que recoges en septiembre y que no son suficientes para hacer una cantidad decente de mermelada.

Las moras son unos frutos del bosque muy ricos en vitaminas y minerales con un aporte calórico muy bajo y un sabor estupendo. Aparte de solas, se emplean en recetas dulces como tartas, helados o mermeladas. Se encuentran más fácilmente hacia finales de agosto o principios de septiembre.

Opción 1: Tarta de queso y moras

Ingredientes:

  • 500 g de queso crema tipo Philadelphia
  • 200 ml de nata para montar
  • 125 ml de leche
  • 300 g de moras silvestres
  • 100 g de azúcar + 3 cucharadas
  • 4 hojas de gelatina
  • 1 base de galleta o bizcocho (opcional)
  • Mermelada de moras silvestres
  • Moras para decorar

Procedimiento:

tarta

  • En primer lugar, hidratar las hojas de gelatina en abundante agua fría durante 10 minutos.
  • Aparte, poner al fuego las moras con los 100 g de azúcar hasta que se disuelva y se forme un almíbar (entre 7 y 10 minutos)
  • Después, retirar las moras del fuego, añadir el queso y mezclar hasta que se forme una mezcla homogénea.
  • Por otro lado, deshacer la gelatina en un poco de leche caliente y añadir a la mezcla de queso y moras.
  • Después, montar la nata junto con las 3 cucharadas de azúcar e incorporarla a la crema anterior con movimientos envolventes.
  • Volcar la preparación en un molde y dejar cuajar en el frigorífico de un día para otro.
  • Luego, si se quiere, se puede preparar una base para la tarta, sea con una base de bizcocho industrial, mezclando galletas María machacadas con mantequilla o incluso colocando las galletas enteras encima de la mezcla una vez colocada en el molde (en este caso hay que desmoldar la tarta cuando esté hecha para que las galletas queden abajo).
  • Por último, servir bien fría decorada con mermelada de moras y con moras silvestres.

Opción 2: Tarta de queso con moras

Ingredientes:

  • 500 g de queso crema (tipo Philadelphia)
  • 3 huevos grandes
  • 250 ml de nata líquida
  • 15 galletas María (o similar)
  • 100 g de mantequilla derretida
  • ½ vaso de agua
  • 1 naranja de zumo
  • 200 g de moras
  • Azúcar

Procedimiento:

moras

  • En primer lugar, precalentar el horno a 180ºC y engrasar un molde con margarina. Espolvorearla con harina para que no se pegue la tarta y sea más fácil desmoldarla.
  • Después, triturar las galletas con la batidora hasta formar un polvo fino.
  • Mezclarlas con la mantequilla ablandada a temperatura ambiente hasta formar una pasta.
  • Luego rellenar el fondo del molde completamente con esta pasta, aplastando bien de forma que quede una capa con un grosor de menos de 1 cm.
  • Justo después, refrigerar durante unos 15 minutos para que se compacte la base y seguir preparando la receta.
  • En un bol aparte, mezclar el queso crema junto con la nata líquida, los huevos y un poco de azúcar. Batirlo con energía y con la ayuda de unas varillas para que quede bien cremoso y homogéneo.
  • Por otro lado, cuando la base esté fría, verter la crema sobre la base de galletas, extendiéndola bien por toda la base.
  • Hornear durante ½ hora aproximadamente, comprobando que esté bien cuajada antes de sacarla (pinchando con un palillo).
  • Sacarla del horno y dejarla enfriar a temperatura ambiente.
  • En un cazo, calentar el zumo de la naranja, el agua y un poco de azúcar, sin dejar de remover mientras la mezcla se calienta.
  • Añadir las moras y dejar hervir hasta que se forme una mermelada.
  • Después, verter la mezcla sobre la superficie de la tarta.
  • Por último, refrigerar entre 6 ó 7 horas antes de servir.

Ver también: 

  • Ramírez-Navas, J. S., Aguirre-Londoño, J., Aristizabal-Ferreira, V. A., & Castro-Narváez, S. (2016). La sal en el queso: diversas interacciones. Agronomía Mesoamericana. https://doi.org/10.15517/am.v28i1.21909
  • García, F. E. V., Cardona, L. de J. M., & Garcés, Y. J. (2008). Estimación de la vida útil fisicoquímica, sensorial e instrumental de queso crema bajo en calorías. Calculation of the Useful Life Time of Low Calories Cream Cheese under Physic, Chemical and Sensory Terms. https://doi.org/1794-4449
  • De La Ville, V. I., & Tartas, V. (2010). Developing as consumers. In Understanding Children as Consumers. https://doi.org/10.4135/9781446251539.n2
  • Arguiñano, K. (1996). 1069 Recetas. Asegarce/Debate.
  • Harris, L. J., & Mitcham, E. (2007). Strawberries : Safe Methods to Store , Preserve , and Enjoy. University of California Division of Agriculture and Natural Resources. https://doi.org/10.1016/S0308-8146(00)00274-0