Tarte Tropezienne o tarta de Saint Tropez

Una vez esté cocinado el bizcocho, antes de cortarlo para introducir el relleno es importante dejar que se enfríe. De lo contrario, podría romperse

La tarte tropezienne fue creada por el dueño de una pastelería en Saint-Tropez, Alexandre Micka, donde se vendían pizzas, croissants y un pastel de crema riquísimo. En los años 50, durante el rodaje de la película “Y Dios creó a la mujer”, esta pastelería era la encargada de servirles la comida a los actores (Brigitte Bardot, Roger Vadim, Tritignant…) a quienes les encantaba este pastel. Tanto es así, que terminaron poniéndole el sobrenombre de tarta Tropèzienne y así se quedó para la posteridad.

Opción 1: Tarte Tropezienne

Ingredientes:

Para el brioche

  • 150 ml leche
  • 50 g azúcar
  • 70 g mantequilla blandita
  • 1 huevo
  • 2 yemas de huevo
  • 20 g levadura fresca de panadería
  • 350 g harina
  • Sal

Para el relleno

bizcocho manzana canela

Procedimiento:

 

Del brioche

  • Mezclar la leche previamente templada con la sal, el azúcar y la mantequilla, se añaden la levadura y las yemas batiendo hasta que esté todo bien integrado.
  • En un bol aparte, formar un volcán con la harina e incorporar la mezcla anterior en el centro del volcán.
  • Amasar bien hasta conseguir una masa suave, uniforme y blandita. Aunque al principio esté pegajosa, no es conveniente añadirle más harina, basta con amasarla a conciencia hasta que quede más suelta.
  • Hacer una bola con la masa y aplastarla hasta que tenga 5 cm de espesor. Cubrir con film transparente y dejar reposar en un lugar cálido hasta que doble su volumen.
  • Una vez ha crecido, pintar con huevo batido y espolvorear algo de azúcar humedecida por encima (con cuidado de no mojarla demasiado).
  • Hornear a 180ºC durante media hora.
  • Cuando esté cocido, dejar enfriar sobre una rejilla. Una vez frío, cortar por la mitad con un cuchillo y rellenarlo con la crema pastelera.

Del relleno

bizcocho loco

  • Mientras el bizcocho se hornea, se hace la crema pastelera.
  • En una cacerola, calentar la nata y toda la leche menos un vasito con la rama de canela, la cáscara de limón y el azúcar.
  • En el vasito de leche fría que se ha reservado, disolver la maicena.
  • Cuando la leche rompa a hervir, retirar la canela y la cáscara de limón, añadir las yemas y batir enérgicamente.
  • Incorporar la maicena y volver a poner a fuego lento, procurando que no llegue a hervir y batiendo hasta conseguir el espesor deseado.
  • Una vez la tarta esté rellena, puede espolvorearse con azúcar glas.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar