Tarteletas con fruta y crema

Aunque podemos encontrar la masa quebrada y la crema ya preparadas, conviene elaborarlas en casa para asegurarnos de que sus ingredientes son siempre de la máxima calidad

Las tarteletas con fruta y crema se componen de una base de masa quebrada rellena de crema pastelera aromatizada con vainilla y cáscaras de limón y naranja, cubierta de fruta fresca pincelada con jalea de albaricoques. Es una tarta de crema clásica presente en muchas pastelerías, tanto en forma de tarteletas individuales como de una tarta completa. También puede hacerse con masa de hojaldre. Este postre suele tomarse recién hecho para que la pasta se mantenga crujiente y la fruta mantenga su sabor fresco.

Esta receta no es excesivamente complicada ni supone una gran cantidad de trabajo. Sin embargo, requiere bastante tiempo, dado que tanto la masa quebrada como la crema pastelera deben reposar y enfriarse. Para minimizar este tiempo, se puede hacer la crema pastelera mientras la masa quebrada reposa en la nevera (aún sin amasar), y estirar y hornear la masa quebrada mientras se enfría la crema pastelera. Por ello, recomendamos hacer estas tarteletas cuando tengas tiempo, evitando las prisas.

Receta de tarteletas con fruta y crema

Ingredientes:

Para la masa quebrada:

  • 90 g de mantequilla
  • 150 g harina blanca de trigo
  • 30 g azúcar blanco molido
  • 1 huevo mediano

Para la crema pastelera

  • 300 ml de leche entera
  • 10 cm de cáscara de naranja
  • 5 cm de cáscara de limón
  • 60 g de azúcar blanco
  • 3 yemas de huevo grande
  • 25 g de Maicena

Para la cobertura de fruta fresca

  • 2 plátanos medianos
  • 1 naranja
  • 8 fresas
  • 1 kiwi
  • 50 g de jalea de albaricoque

Procedimiento:

frutas3

Para la masa quebrada:

  • Partir la mantequilla ablandada en trozos pequeños. Con ayuda de la batidora, mezclar la harina con el azúcar y la mantequilla, batiendo bien hasta que el conjunto sea homogéneo y tenga la textura de las migas.
  • Aparte, batir el huevo. Añadir una cucharada de huevo a la mezcla de harina y volver a mezclar. Seguir añadiendo el huevo poco a poco hasta que la pasta quede compacta y sin grietas. Si aun añadiendo todo el huevo la masa estuviera demasiado seca, pueden añadirse cucharadas de agua fría.
  • Hacer una bola con la masa, apretándola bien para que quede bien compacta. Envolver en film transparente y refrigerar en la nevera durante 2 horas.
  • Una vez pasado este tiempo, espolvorear la superficie de trabajo con harina y estirar la bola de masa sobre ella con ayuda de un rodillo, hasta que tenga un espesor de unos 3 cm, procurando conservar la forma redondeada.
  • Untar la superficie de la masa con un poco de harina. Colocar el rodillo en un extremo y enrollar la masa en él. Levantar el rodillo con la masa, colocarlo en un extremo del molde y desenrollar la masa sobre éste. Empujar los bordes hacia el interior con suavidad para que la pasta quede introducida en el interior del molde.
  • Apretar suavemente la masa contra las paredes y el fondo del molde y cortar los trozos sobrantes con un cuchillo. Cubrir la masa con film transparente y refrigerar al menos 30 minutos antes de hornearla.
  • Precalentar el horno a 200ºC. Cubrir la masa con un trozo de papel para hornear y echar encima una capa de legumbres secas (tipo garbanzos o alubias). De esta manera, al echar luego un relleno líquido, la masa se humedecerá menos. Hornear durante 15 minutos, hasta que la masa pierda el color crudo, pero sin llegar a dorarse.
  • Retirar el papel, las legumbres y hornear de nuevo hasta que los bordes estén ligeramente dorados. Retirar del horno y dejar enfriar por completo antes de añadirle el relleno.

De la crema:

frutas3

  • Poner en un cazo la leche junto con la vaina de vainilla y las cáscaras de los cítricos. Poner el cazo a fuego medio y cuando comience a hervir, bajar el fuego al mínimo y dejarlo 5 minutos más, removiendo para evitar que se pegue. Tapar y dejar reposar al menos 30 minutos para que se aromatice la leche.
  • Aparte, mezclar las yemas con el azúcar y la maicena en un cuenco muy grande y batir con varillas hasta que la mezcla esté homogénea.
  • Colar la leche para retirarle las cáscaras, la vainilla y agregarla a la mezcla de yemas muy poco a poco, removiendo tras cada adición con las varillas.
  • Pasar la mezcla a una cazuela y calentarla a fuego medio removiendo continuamente con un batidor de varillas, rascando el fondo para que no se pegue. Cuando esté muy caliente, bajar el fuego al mínimo y seguir removiendo hasta que hierva. La crema comenzará a espesarse al llegar a ebullición. Batir enérgicamente mientras hierve durante unos 2 minutos.
  • Llenar el fregadero de la cocina o un recipiente muy grande con agua fría o hielo e introducir la cazuela con cuidado de que no entre agua en la crema. Remover lentamente la crema durante 2 ó 3 minutos. De esta forma, la cocción se cortará y se evitará que la crema hierva más de lo necesario.
  • Tapar la cacerola con film transparente y dejar enfriar en la nevera.

De la cobertura de frutas

  • Lavar, pelar y cortar todas las frutas (los plátanos en rodajas, las naranjas en gajos, las fresas en cuartos y los kiwis en medios gajos).
  • Rellenar la base de la tarta con la crema pastelera alisando la superficie con una espátula. Refrigerar.
  • Una vez fría, decorar con las frutas.
  • Calentar la jalea en el microondas o en un cazo para fundirla un poco y pincelar con ella la superficie de la tarta, procurando que quede cubierta por todas partes. Refrigerar hasta el momento de servir.
Categorías: Recetas Etiquetas:
Te puede gustar