¿Te afectan los ronquidos? Es hora de combatirlos con 5 remedios

Gracias a sus propiedades medicinales hay algunos remedios naturales que pueden serte de gran ayuda si te afectan los ronquidos y no te dejan descansar.

Los ronquidos son un grave problema a la hora de dormir en pareja. Para muchas personas, aunque no es un trastorno serio, es un condicionante importante en su descanso y calidad de vida. Por este motivo, compartimos algunas soluciones que nos pueden ayudar a remediarlos.

Descubre en este artículo 5 remedios caseros y naturales para combatir los ronquidos con ingredientes como la menta, la miel, la cebolla, el eucalipto o las especias. De este modo, tanto la persona que ronca como la que duerme a su lado podrán descansar mejor y levantarse llenos de energía. 

Remedios para los ronquidos

1. Menta poleo

La menta es una planta medicinal muy recomendable para combatir los ronquidos, en especial la variedad de poleo. Esta hoja verde es muy efectiva cuando la causa es una cuestión temporal como un resfriado o una alergia. En esos casos podemos recurrir a esta solución natural, casera y sencilla.

La menta contiene mentol, un principio curativo muy beneficioso para el aparato respiratorio. Además, también es un remedio digestivo y estimulante. En cambio, no se recomienda en casos de acidez, hernia de hiato o úlcera gástrica.

  • Podemos tomar infusiones de menta poleo durante el día, en especial antes de acostarnos. No obstante, recomendamos potenciar este remedio haciendo gárgaras durante unos minutos.
  • Podemos utilizar menta fresca o seca o bien una gota de aceite esencial para medio vaso de agua (100 ml).

Lee este artículo: Cómo mejorar la salud con una mezcla de bicarbonato y miel de abejas

 

2. Miel de abeja

Un remedio sencillo y natural que no requiere ninguna preparación es la miel de abeja. Este alimento es un antibiótico muy poderoso gracias a su gran riqueza en vitaminas, minerales, oligoelementos y enzimas.

Es fundamental que nos aseguremos de que la miel sea de calidad orgánica. En caso contrario, la mayoría de productos similares contienen trazas de antibióticos e incluso azúcar.

  • Si tomamos una cucharada de miel antes de acostarnos despejaremos las vías respiratorias y evitaremos los ronquidos.
  • También podemos disolverla en un vaso de agua caliente o infusión de menta si lo deseamos. Solamente deberán evitar su consumo las personas con alteraciones en los niveles de glucosa.

3. Cebolla

La cebolla es uno de los mejores remedios para dejar de roncar, incluso si tenemos este problema cada noche. Este alimento es antiinflamatorio y expectorante, de modo que también es útil en caso de gripes y resfriados.

Podemos utilizar la cebolla de tres maneras diferentes para prevenir los ronquidos:

  • Cortar una cebolla por la mitad y ponerla en la mesita de noche al acostarnos.
  • Preparar una infusión o caldo de cebolla y tomarlo por la noche. Debemos tener en cuenta que es diurético.
  • Elaborar un jarabe de cebolla.

Debemos destacar que una vez abrimos una cebolla cruda ya no deberíamos conservarla para un uso o consumo posterior. Este alimento absorbe toxinas del ambiente, por lo que debemos utilizarla siempre al momento.

4. Infusión de especias

Una deliciosa y aromática infusión de especias es también una solución efectiva para poner fin a los ronquidos. El jengibre, la canela y la cúrcuma son tres ingredientes excelentes para desinflamar la garganta inflamada, aportar calor al organismo y evitar la congestión.

Además, estas especias nos ayudan a subir las defensas, reducir los niveles de azúcar en sangre, acelerar el metabolismo y perder peso con más facilidad. En resumen, podemos tomarlas a diario en infusión para mejorar nuestro descanso y fortalecer nuestra salud en general.

Infusión de especias para los ronquidos

5. Inhalación de eucalipto

No te lo pierdas: Prueba estos remedios naturales para desintoxicar los pulmones

La hoja de eucalipto es un remedio natural muy frecuente en el tratamiento de las enfermedades respiratorias. Esta planta medicinal nos ayuda a eliminar la mucosidad, descongestionar los bronquios y los pulmones y relajar la garganta.

Recomendamos utilizar el eucalipto de dos maneras diferentes. Podemos optar por la que deseemos o bien combinarlas:

  • En vahos o inhalaciones: Al respirar de manera directa el vapor de la infusión de eucalipto potenciamos todavía más sus efectos curativos sobre las vías respiratorias. Este procedimiento es muy adecuado para quienes sufren ronquidos de manera crónica y con mucha obstrucción respiratoria.
  • En aceite esencial: Si diluimos este aceite esencial en uno vegetal (almendra, oliva, coco) podremos aplicárnoslo en el pecho y la garganta. De este modo también funcionará mientras lo respiramos durante toda la noche. En el caso de niños, podemos ponerles junto a la almohada un pañuelo con un poco de este aceite esencial.