¿Por qué te conviertes en una víctima cuando eres el protagonista?

Raquel Lemos 28 diciembre, 2017
Cuando te des cuenta de que eres el protagonista de tu vida verás que siempre puedes sacar una parte positiva de todo lo que te ocurre, ya que tú decides tu realidad

Sé que en muchas ocasiones crees que el mundo está en tu contra. Piensas que la mala suerte te azota sin miramientos y que a nadie le importas. Sin embargo, te olvidas de que eres el protagonista de tu propia vida.

Adoptar el papel de víctima puede ser algo muy cómodo. Pues instalarse en la queja es algo que hemos aprendido sumamente bien. No obstante, con esta actitud, nunca lograremos avanzar.

Nos quedaremos ahí, en una zona de confort que no hace más que alimentar nuestra creencia de que no podemos hacer nada para cambiar las cosas.

Lee: Las mentiras que te mantienen atrapado en tu zona de confort

En realidad, tan solo tenemos que dar un paso hacia delante y ponernos a caminar. A pesar de los miedos, a pesar de la pereza…

Eres el protagonista y tú decides cómo vivir tu vida

pareja-consolando

Como eres el protagonista de tu vida, tú eliges cómo experimentarla. Por eso, cuando te conviertas en una víctima debes tener en cuenta que esta ha sido una elección tuya.

Has elegido la opción que muchos escogen. Quizás porque así puedes ser la preocupación de tus familiares. Esas personas cercanas que tanto te quieren y que se lamentarán por tu situación.

Ellas no sabrán que tú has escogido lamentarte, quejarte, pero no moverte de donde estás. Porque está claro que, aunque la vida sea dura a veces, si quieres, tú puedes sacarle la mejor versión de lo que te sucede.

Toda situación que puedas considerar negativa encierra una oportunidad. En ocasiones, puede ser la oportunidad de emprender; en otras, aprender a gestionar tus emociones.

Recuerda que tú eres el protagonista, tú estás diseñando la vida que estás experimentando, así que, lo quieras o no, tú la creas.

Descubre: Vivir es mucho más que existir

Si decides lamentarte por un despido laboral, allá tú. Cada vez que entregues tu currículum, tu falta de energía y tu pesimismo apartarán toda oportunidad de nuevo empleo de tu camino.

Sin embargo, si lo afrontas de manera positiva, como una forma de abandonar un trabajo que no te gustaba o de buscar nuevas empresas que te permitan crecer y superarte, tu actitud será muy diferente  a la anterior.

La actitud lo es todo. Un cambio de actitud puede hacerte ver cosas que antes estaban cubiertas bajo una gruesa capa de niebla.

Tu actitud atraerá lo que necesitas

Mejora nuestra actitud

Si mantienes una actitud positiva, atraerás cosas positivas. Aunque tarden un tiempo en aparecer. Aunque hayas perdido la esperanza, tú mantente positivo.

Piensa, por ejemplo, en que una decepción amorosa te ha hecho encasillar a toda persona que te guste en alguien que al final te hará daño.

Quejarte, generalizar, clamar que todas esas personas son iguales hará que repitas los mismos patrones o que no aparezca nadie en tu vida con quien puedas iniciar una bonita relación.

Lee: Las personas que atraes son el reflejo de lo que eres

En cambio, si eres positivo, si aprendes de lo sucedido y no incurres en errores pasados, el día menos esperado conseguirás atraer a alguien que en realidad merezcas.

Porque eres el protagonista de tu vida. Así que todo aquello que pienses y creas se terminará manifestando en la vida que experimentas.

No eres una víctima de las circunstancias

mujer-con-flor-de-girasol-tapandole-un-ojo

Recuerda siempre que no eres una víctima de las circunstancias. Todo lo que calificas como negativo no te pasa a ti solo. Es más, si hablas y conoces a otras personas, te darás cuenta de que muchas están peor que tú.

La mala suerte no se está cebando contigo. Todo lo malo no te sucede a ti. La vida tiene cosas buenas y cosas malas. ¿Sabes la parte positiva de las más negativas? Son de las que más aprendemos.

Cuando todo va bien, apretamos el botón de “piloto automático“. Sin embargo, cuando todo va mal valoramos aquello que pasábamos por alto. Nos centramos en el presente y podemos tomarnos un tiempo para reflexionar.

Por eso, no te sientas víctima y sácale la parte positiva a todo aquello que te suceda. Porque eres el protagonista de tu vida y la realidad será tal y como tú quieras verla.

Antes de irte no te pierdas: Lo que pienso define mi realidad

Si decides optar por el papel de víctima, te llegarán miles de oportunidades para que puedas sentirte cada vez más víctima de todo. De tu jefe, de tu pareja, de tu salud…

Pero si optas por convertirte en lo que eres, en el protagonista de tu vida, te llegarán muchas oportunidades para crecer, aprender y seguir adelante a pesar de todos los problemas que te aborden.

Te puede gustar