Té de canela, una bebida con potencial

17 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por la pedagoga en educación física y nutricionista Elisa Morales Lupayante
El té de canela es una bebida que, aunque pueda tener potencial para ciertas cuestiones, no debe tomarse como un tratamiento ni como una cura para ninguna enfermedad. Lo más recomendable es seguir las indicaciones del médico y consumir la bebida, como parte de un estilo de vida saludable.

El té de canela es una bebida que, además de resultar muy aromática, resulta gustosa. Se le puede añadir una rodaja de naranja y otros ingredientes para resaltar aún más su sabor y convertirla en una opción mucho más agradable. Durante los meses fríos, puede consumirse tanto para entrar el calor como para hidratar el organismo. Ahora bien, también puede consumirse en otros escenarios, con moderación.

Fuera del ámbito culinario, la canela es una especia que ha sido muy estudiada, debido a su interesante composición. De hecho, la mayoría apunta que ha demostrado ser especialmente útil a la hora de regular los niveles de glucosa en la sangre en caso de diabetes mellitus tipo 2 y obesidad.

Por ello se le considera un alimento prometedor que, de investigarse en mayor profundidad, podría proporcionar datos más relevantes que permitan establecer recomendaciones acerca de su uso como tratamiento coadyuvante.

La canela y la salud

La canela es una especia exótica cuya característica más notoria es su aroma. Según datos de la Fundación Española de la Nutrición contiene proteínas, hierro, calcio, zinc, potasio, selenio, vitaminas B6, C, fenoles y aldehidos (ácido cinámico, cinamadehido, cinamato, eugenol, etcétera).

Se le han atribuido principalmente propiedades antiinflamatorias, antimicrobianas, antioxidantes y antidiabéticas.

canela4

Canela y colesterol

Aunque se han realizado varias investigaciones con la finalidad de averiguar si la canela puede ayudar a regular el colesterol, la evidencia obtenida aún sigue siendo insuficiente para establecer conclusiones y recomendaciones. Además, hay que tener en cuenta que los estudios realizados no han sido llevados a cabo en humanos, sino en roedores.

En un estudio publicado en el año 2013, se llegó a la conclusión de que la variedad Cinnamomum cassia, podía actuar tener un efecto hipocolesterolémico y, por ende, podría ayudar a mejorar la función cardiovascular.

De momento, no se puede afirmar que el té de canela pueda ser una bebida capaz de ayudar a regular el colesterol en la sangre. Sin embargo, se sigue estudiando su potencial como tratamiento coadyuvante.

Canela y azúcar

En un estudio publicado en el año 2013 en The Annals of Family Medicine, se llegó a la conclusión de que la canela no tenía un efecto significativo en los niveles de hemoglobina glicada en la sangre. Y se hizo hincapié en que la heterogeneidad de la muestra, la dosis utilizada y la duración de la terapia no brindaron datos concretos. Por ello, sería necesario profundizar más, en otras investigaciones.

Descubre: Resistencia a la insulina, descubre por qué es tan común

Beneficios asociados al té de canela

A pesar de la falta de evidencia científica, en el ámbito popular se ha afirmado en varias ocasiones que el consumo regular de té de canela podría resultar positivo como tratamiento coadyuvante en casos de diabetes e hipercolesterolemia. Por ello, muchos pacientes deciden consultar con su médico acerca del uso de este remedio.

En otro orden de ideas, el té de canela también se recomienda para aliviar molestias estomacales, eliminar los gases, estimular el apetito, evitar las náuseas y los vómitos, entre otras cuestiones. Estos beneficios estarían asociados a que la canela, al estimular la salivación, ayudaría a que se formen jugos gástricos, ayudando así a realizar correctamente la digestión.

canela y miel

Contradicciones

La cumarina es un compuesto tóxico que se puede encontrar en la canela. En grandes concentraciones es conocido por causar daño en el hígado y los riñones. Por ello, es fundamental mantener un consumo moderado de la especia.

  • Durante el embarazo es indispensable evitar el consumo de canela, pues estimula el flujo sanguíneo y provoca que el útero se contraiga.
  • De igual forma, las madres lactantes también deben evitar el té de canela, ya que puede causar hipersensibilidad alérgica debido a sus compuestos.
  • Cuando se tienen úlceras intestinales, consumir té de canela produce mayor irritación. Lo más recomendable es evitar la canela en lo absoluto en este caso.
  • La canela puede acelerar el ritmo cardiaco. Por esta razón, las personas con afecciones cardiacas deben evitar el té de canela. De lo contrario, podría acelerar el ritmo de los latidos y poner en peligro la salud.
  • Las propiedades de la especia pueden alterar la forma en la que otros medicamentos actúan en el cuerpo, generando efectos impredecibles. Por eso, es recomendable evitarla durante un tratamiento con antibióticos.

A tener en cuenta

En conclusión, aunque el té de canela sea una bebida gustosa y con cierto potencial, es necesario esperar los resultados de las investigaciones científicas antes de considerarlo un remedio apto para el tratamiento de enfermedades.

Lo más adecuado es disfrutarlo como una bebida más, capaz de hidratarnos y hacernos entrar en calor durante los meses más fríos del año.

En caso de querer consumirlo como remedio, es recomendable consultar siempre con el médico antes de incorporarlo a la rutina. 

  • Rao, P. V., & Gan, S. H. (2014). Cinnamon: A multifaceted medicinal plant. Evidence-Based Complementary and Alternative Medicine. Oxford University Press. https://doi.org/10.1155/2014/642942
  • Khan, A., Safdar, M., Ali Khan, M. M., Khattak, K. N., & Anderson, R. A. (2003). Cinnamon Improves Glucose and Lipids of People with Type 2 Diabetes. Diabetes Care26(12), 3215–3218. https://doi.org/10.2337/diacare.26.12.3215
  • Thomas, J., & Kuruvilla, K. M. (2012). Cinnamon. In Handbook of Herbs and Spices: Second Edition (Vol. 1, pp. 182–196). Elsevier Inc. https://doi.org/10.1533/9780857095671.182
  • Gruenwald, J., Freder, J., & Armbruester, N. (2010). Cinnamon and health. Critical Reviews in Food Science and Nutrition50(9), 822–834. https://doi.org/10.1080/10408390902773052