¿Te duele al orinar? Mira las posibles causas

El dolor al orinar puede estar causado por múltiples factores que comprometen la salud de las vías urinarias. Hoy te contamos cuáles son sus posibles causas para que las tengas en cuenta.

¿Te duele al orinar o sientes ardor? ¿Tus hábitos de micción han cambiado? Aunque quizá no lo sabías, esta sintomatología es más frecuente de lo que parece. A menudo está relacionada con procesos inflamatorios e infecciones que comprometen los conductos urinarios.

Sin embargo, también puede indicar una lesión en el sistema, o bien, enfermedades de mayor cuidado. Debido a esto, es primordial estar atentos a la severidad y regularidad con que se presenta, ya que puede ser determinante para lograr un diagnóstico médico. ¿Conoces sus posibles causas? Las repasamos en detalle.

¿Te duele al orinar? Causas relacionadas

Cuando te duele al orinar, o bien, sientes una sensación de ardor, lo primero que piensas es que tienes una infección. Sin embargo, la proliferación de bacterias y hongos no suele ser su única causa. Hay varios factores que pueden estar relacionados. ¡Descúbrelos!

Cistitis

te duele al orinar

La mayor parte de las veces que te duele al orinar es porque se produjo una irritación en la vejiga. Esta condición se conoce como cistitis y está caracterizada por un fuerte deseo de orinar, acompañado con dolor, micción disminuida, fiebre moderada y, en algunos casos, sangrados.

Cálculos renales

La formación de cálculos renales detona muchas molestias en el sistema urinario. Dado que puede obstruir los conductos, detona un descontrol inflamatorio y cambios evidentes en la micción. Cuando los cristales se expulsan de forma natural, el momento de orinar suele ser muy doloroso.

Cuida tu salud: Infecciones vaginales: tipos y causas

Infección del tracto urinario

Los virus, hongos y bacterias que se alojan en el sistema urinario y áreas circundantes pueden proliferarse de forma excesiva, dando lugar a una infección. Estas pueden ser variadas y, a menudo, afectan con más frecuencia a la mujer. Sus síntomas pueden incluir flujo abundante, mal olor y malestar general.

Clamidia

Esta enfermedad de transmisión sexual es asintomática en sus etapas iniciales, pero puede ser el motivo por el que te duele al orinar. Se contagia tanto en hombres como en mujeres e incluye síntomas como secreciones en los genitales, ardor y fatiga.

Consumo excesivo de líquidos

Aunque la recomendación general es tomar abundante líquido a lo largo del día, caer en excesos puede ser perjudicial. Tomar demasiada agua o bebidas, sobre todo seguido, produce una irritación de la vejiga que deriva dolor y molestias al orinar.

Exceso de sal

Las personas que consumen demasiada sal están expuestas a muchos problemas de salud. Esta sustancia está relacionada con problemas como la retención de líquidos e hipertensión. Además, su ingesta excesiva podría comprometer la salud del sistema urinario, siendo detonante de dolor en la micción.

¿No lo sabías? 5 alimentos que debes evitar si sufres de vejiga hiperactiva

Malos hábitos de higiene

El uso de talcos perfumados, fragancias y otros elementos para la higiene íntima puede causar una alteración del pH genital, aumentando el riesgo de infecciones. Estos malos hábitos facilitan el crecimiento bacteriano en la zona, cuyos ataques producen ardor, flujos anormales y mal olor.

Relaciones sexuales

Relacion sexual mas placenteras

El dolor al orinar puede producirse después de tener relaciones sexuales. Esto puede deberse a lesiones generadas en el acto, o bien, a infecciones. Es fundamental mantener una vida sexual responsable para evitar enfermedades y molestias.

¿Cuándo acudir al médico?

Si te duele al orinar, no siempre debes alertarte por algo grave. A menudo el síntoma desaparece en cuestión de horas, consumiendo antibióticos, medicamentos analgésicos y remedios naturales. Asimismo, es posible disminuirlo tomando agua y bebidas saludables.

Ahora bien, si hay señales de complicaciones, lo recomendable es acudir cuanto antes al médico. Pide una consulta si experimentas sangrados, fiebre, dolores que comprometen la espalda y orina notoriamente diferente.