Té e infusiones: para qué sirve cada uno

Yamila Papa Pintor · 8 noviembre, 2014
Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas el 10 enero, 2019
Dado que tiene poca teína, debemos preparar el té con agua caliente pero no hirviendo para que las hojas no le aporten un sabor más amargo. Puede ayudar a retrasar los signos del envejecimiento prematuro

Los consumes a diario, pero seguramente no sepas la gran variedad que tienes a disposición o cuáles son sus propiedades. En el siguiente artículo encontrarás una completa guía con la mayoría de los tés e infusiones y para qué sirve cada uno de ellos.

¡Que nunca te falten en la cocina!


Té e infusiones: Tipos y propiedades de los té

Té verde

Es una medicina natural, considerado el más saludable y el que otorga más ventajas que cualquier otra especie de té (sobre todo del fermentado). Este mantiene sus componentes casi iguales que cuando está en su medio natural, en el campo.

Entre las principales propiedades del té verde podemos destacar: antioxidante que retrasa los signos del envejecimiento prematuro. Y así lo demuestra este artículo publicado en el European journal of clinical nutrition. 

A su vez es depurativo que elimina los líquidos que se acumulan en el organismo, también es digestivo, así como quemagrasa que ayuda a bajar de peso, como señala este estudio del American journal of physiology-Regulatory, integrative and comparative physiology.

Es rico en vitaminas A, B y C, fluor, sodio y minerales. Refuerza el sistema inmune y permite que el cuerpo se proteja de las infecciones o virus.

Al tener un bajo contenido de teína, se debe preparar con agua antes de llegar a ebullición porque, de lo contrario, las hojas se cocinan y queda un sabor más amargo. Los chinos fueron los primeros en descubrir este maravilloso té y se bebe más en Japón hoy en día. La diferencia entre ambos es el proceso de elaboración.

te-verde-japones

Té negro

El segundo de los té e infusiones que traemos es el más popular en la cultura occidental. Se consume en saquitos, pero también en hebras. Su sabor y sus propiedades hacen que se trate de una bebida maravillosa.

Tiene una buena cantidad de antioxidantes, es saciante, bueno para el estómago y bajo en calorías, como muestra esta investigación de la Revista chilena de nutrición. No siempre fue usado para consumo, sino que era una moneda de cambio ya que no pierde su sabor con el paso del tiempo.

Las hojas de la Camelia Sinensis pasan por un proceso de oxidación para dejar de ser verde y convertirse en negro. Es estimulante por su cantidad de teína. La temperatura ideal del agua para disfrutarlo es de 95° y su intensidad dependerá del tipo o de los minutos que se deja sumergido en la taza.

Té blanco

Se le llama ‘el elixir de la juventud’ por sus maravillosas propiedades. Es el más refinado y exquisito de los tés. En lugar de las hojas, se recogen los brotes más pequeños y tiernos. De ahí se dice que la persona que lo consume en realidad está bebiendo la juventud de la planta o su energía vital.

El color claro se debe a un vello blanco que recubre a las hojas cuando recién salen y se cosecha durante pocos días en la primavera, a mano. Se produce en las altas montañas de Fujian, en China.

Tiene un sabor delicioso y un aroma delicado, aporta vitaminas C y E, asimismo, es antioxidante y diurético. Se debe beber a una temperatura de 75°C.

infusiones

Té rojo

Es denominado “Pu-erh” y conocido por sus maravillosas propiedades quemagrasas. Es el “té de los emperadores”, porque por mucho tiempo estuvo prohibido en la población de castas inferiores.

Tiene un sabor muy fuerte, terroso y es de color rojizo oscuro. El proceso de maduración requiere muchos años. Beber tres tazas de este té al día elimina las grasas del cuerpo y reduce los niveles de colesterol, aunque no hay evidencias científicas recientes sobre ello. La temperatura ideal es a 95°C.

Té azul

Llamado “Oolong” o semifermentado. Estaría en el medio entre el verde y el negro. Su proceso de fermentación es interrumpido, se enrolla y oxida hasta veinte veces. Procede de dos regiones: Fujian (China) y Formosa (Taiwán).

Tiene un sabor vegetal como el verde y pueden ser más claros u oscuros según el proceso. Es antioxidante, fortalece el sistema inmune, regula el colesterol, reduce la tensión arterial y contiene vitaminas y minerales. La temperatura para beberlo es a 90°C, aunque se “acepta” helado o frío.

Asimismo, en esta investigación publicada en el International Journal of Obesity se demostró que puede ser un buen complemento para el tratamiento de la obesidad y el hígado graso debido a una dieta rica en grasas.

Infusiones digestivas

Lee más: 6 plantas medicinales que combaten los síntomas de la gastroenteritis

Tipos de infusiones y sus propiedades

Una vez que hemos conocido los té principales, es momento de tener información de las infusiones que puedes disfrutar usando algunas hierbas o plantas.

Manzanilla

Muy usada para tratar trastornos digestivos leves, indigestión, cólicos, diarrea o gastritis, tal y como muestra este estudio publicado en Molecular medicine reports. Sirve también para irritaciones o inflamaciones oculares y se usa para afecciones respiratorias como asma, tos o catarro.

Trata el acné, es beneficiosa para la piel, en general y limpia heridas superficiales.

Menta

Tiene propiedades antisépticas, antiespasmódicas y digestivas, como muestra este artículo  publicado en el Arabian Journal of Chemistry. Reduce la flatulencia, ahuyenta los insectos, mantiene el buen aliento y se usa para el catarro y la tos.

menta6

No te olvides de leer: Infusión de menta y anís para aliviar las flatulencias

Tilo

La parte medicinal del tilo está en los frutos y las flores. Es sedante y se usa como tranquilizante para el sistema nervioso. Permite mejorar la digestión y ayuda a dormir mejor. Se puede emplear para reducir problemas arteriales, cólicos y dolores menstruales.

Valeriana

Es muy similar al tilo en cuánto a sus propiedades sedantes y relajantes. Es necesario tener cuidado con la cantidad que se consume porque puede causar una excesiva sedación en el sistema nervioso, bajar la presión arterial y retardar la circulación.

Asimismo, según diversas investigaciones, como esta publicada en la Revista Colombiana de Psiquiatría, la valeriana es un remedio natural para el tratamiento del insomnio ya empleado en la Antigua Grecia. Sin embargo, estas mismas investigaciones aseguran que, en la actualidad, no es un producto aprobado por la Agencia de Administración de Drogas y Alimentos de Estados Unidos para el tratamiento del insomnio.

Anís verde

Las hojas dan aliento fresco al masticar, es expectorante, tónico estomacal. Asimismo, regula los ciclos menstruales, alivia las flatulencias y ayuda a hacer la digestión.

Romero

romero

Tiene propiedades curativas para el sistema nervioso, refuerza la memoria y mejora la circulación de la sangre. Asimismo, ciertos estudios evidencian que el romero ayuda a mejorar el funcionamiento del hígado.

No dudes en probar estos té e infusiones para aprovecharte de sus beneficios.

  • Osakabe, N., Yasuda, A., Natsume, M., Sanbongi, C., Kato, Y., Osawa, T., & Yoshikawa, T. (2002). Rosmarinic acid, a major polyphenolic component of Perilla frutescens, reduces lipopolysaccharide (LPS)-induced liver injury in D-galactosamine (D-GalN)-sensitized mice. Free Radical Biology and Medicine, 33(6), 798-806.
  • Ortiz, O. M., Sánchez-Mora, N., Herraez, D. F., & López, C. A. (2008). Valeriana en el tratamiento a largo plazo del insomnio. Revista colombiana de psiquiatría, 37(4), 614-626.
  • Singh, R., Shushni, M. A., & Belkheir, A. (2015). Antibacterial and antioxidant activities of Mentha piperita L. Arabian Journal of Chemistry, 8(3), 322-328.
  • Srivastava, J. K., Shankar, E., & Gupta, S. (2010). Chamomile: A herbal medicine of the past with a bright future. Molecular medicine reports, 3(6), 895-901.
  • Han, L. K., Takaku, T., Li, J., Kimura, Y., & Okuda, H. (1999). Anti-obesity action of oolong tea. International journal of obesity, 23(1), 98.
  • Espinosa, C., González-Silvera, D., Pérez-Llamas, F., López-Jiménez, J. Á., & Zamora, S. (2015). Effect of long term intake of white tea on acute oxidative stress in rats. Nutricion hospitalaria, 32(2), 749-756.
  • Valenzuela, B. (2004). El consumo té y la salud: Características y propiedades benéficas de esta bebida milenaria. Revista chilena de nutrición, 31(2), 72-82.
  • Diepvens, K., Westerterp, K. R., & Westerterp-Plantenga, M. S. (2007). Obesity and thermogenesis related to the consumption of caffeine, ephedrine, capsaicin, and green tea. American journal of physiology-Regulatory, integrative and comparative physiology, 292(1), R77-R85.
  • Serafini, M., Ghiselli, A., & Ferro-Luzzi, A. (1996). In vivo antioxidant effect of green and black tea in man. European journal of clinical nutrition, 50(1), 28-32.