Te enseñamos todo acerca de cómo besar

Ana Quintana · 17 diciembre, 2017
Históricamente, el beso tiene sus inicios en el año 2500 antes de Cristo. Gracias al legado de las tribus primitivas en la India lo podemos confirmar. Pero, ¿realmente sabemos besar?

¿Qué calificación te pondrías a la hora de besar? ¿Consideras que sabes cómo besar? El intercambio de cariño entre una persona y otra mediante los labios es más que un simple roce. Al besar se utilizan 34 músculos faciales, además de 134 músculos de otras partes del cuerpo.

Por algo existe una una ciencia que se dedica a su estudio, la filematología. Esta ciencia tiene como objetivo estudiar las reacciones que se producen al besar.

Todos pasamos por ese momento de nerviosismo antes de besar a otra persona. Dudamos si realmente sabemos cómo besar y nos preocupamos por cuestiones como no controlar el exceso de saliva, lastimar al morder los labios del otro o no saber usar la lengua. No queremos propiciar una mala experiencia.

¿Qué sucede al besar?

Pareja besándose

Durante un beso se activan los sentidos del gusto, tacto y olfato. De esta manera, se produce una reacción emocional y química entre ambos participantes.

Además, se liberan sustancias que se encuentran en la saliva. Son tres las hormonas que se encargan de otorgar una sensación de bienestar después de besar: la oxitocina, dopamina y endorfinas.

Sin embargo, el hecho de que nos satisfaga hacerlo, no significa que lo hagamos bien. Se requiere una conexión mental y atracción física para lograr una verdadera conmoción en el organismo, muy similar a una sobredosis de anfetaminas. Pon atención a estos consejos para que la próxima vez sorprendas a tu pareja.

Te recomendamos leer: 7 beneficios de besar

Comunicación física y mental

Busca una persona que realmente te atraiga, independientemente de su belleza, pues sus rasgos físicos son vistos de manera subjetiva. La atracción permite mantener el deseo y el interés en la persona. Si te enfocas solo en lo físico te aburrirás de besarla.

La clave está en que te atraiga mentalmente, es decir, que te guste su manera de actuar y pensar. Pero también que disfrutes al conversar, reír y discutir un tema tras otro. Cuando te enamoras de una mente, difícilmente dejarás de besar, puesto que es un fuerte vínculo emocional.

El lugar adecuado

La mayoría de las personas se sienten más cómodas en un lugar privado. Que exista la oportunidad de relacionarse de manera íntima. Recuerda que besar es un arte, se necesita inspiración para crear la pieza deseada.

De esta forma, se tiene la posibilidad de establecer una forma distinta de comunicación. Se fortalece el sentimiento entre ambos, pues es una actividad que excluye al resto. Y si no hay miradas alrededor resulta más fácil dejarse llevar.

Elige el momento oportuno

Pareja besándose

No se trata simplemente de acercarse, sino la manera en que se lleva a cabo. Es muy importante tener en cuenta el contacto visual. Cuando las miradas se crucen intenta descifrar el significado, devuelve la mirada y presta atención a su lenguaje corporal.

Es claro que antes que el beso, la seducción hace acto de presencia. ¿Es el momento? Si la persona hace lo siguiente está lista: intenta tocarte de manera despistada, su respiración está acelerada, mira y voltea continuamente para saber si estás prestando atención, etc.

Por otra parte, observa si la persona humedece sus labios. Esto es una reacción natural cuando alguien se siente nervioso o intranquilo y puede indicar que desea ser besada o que quiere besar.

Pero, ¡cuidado! Puede que sus movimientos corporales te estén diciendo que no quiere besarte. Es decir, si la persona mantiene una distancia cuando te acercas o sus brazos están cruzados es preferible no invadir su espacio personal.

Toma tu tiempo

Se trata de seguir el camino hasta encontrar a tu pareja. Hazlo suave y despacio. Antes de llegar a sus labios puedes empezar con besos leves en la clavícula, el cuello, la oreja y susurrarle palabras al oído. Pero ten mucho cuidado en no mojar de forma excesiva con la lengua.

Una vez que llegues a sus labios, da pequeños besos sobre estos. Solo hasta ese entonces puedes abrir la boca e ir de forma progresiva hasta aumentar la intensidad. No te apresures, permite que tu lengua fluya, no tienes que introducirla hasta el fondo.

Ver también: Hay suspiros que encierran más amor que cualquier beso

Presta atención

Pareja besándose

¿Por qué besamos? Porque sentimos la necesidad de gozar a nuestra pareja. Es una práctica que nos permite conocernos a fondo, saber lo que le gusta y desagrada. Por ello, hay que analizar los detalles, hay que estar pendiente de las sensaciones de la otra persona. Así comprobarás si realmente sabes cómo besar.

Por otro lado, los movimientos externos no deben ser olvidados. Vale tocar su cabello, acariciar levemente su espalda, usar las yemas de los dedos para sentir su rostro. Es decir, una vez que logras cumplir la técnica, la creatividad será tu mejor arma para alcanzar el placer.

Beneficios de saber cómo besar

Besar, y besar bien, tiene muchos beneficios, quizá más de los que imaginas. Estos son algunos de ellos:

  • Combate el estrés.
  • Mejora la apariencia de la piel.
  • Reduce los niveles de colesterol.
  • Ayuda en la prevención de caries.
  • Favorece la circulación de la sangre.
  • Contribuye en la pérdida de calorías.
  • Es un remedio natural para la depresión.
  • Disminuye el dolor por su efecto sedante.

Ya lo ves, besar te hace bien a la salud y mejora tu estado anímico. ¡No te resistas!