¿Te preocupa el impacto del sol sobre tu piel? Pon en práctica estas 6 recomendaciones

Para proteger la piel de las agresiones solares debemos utilizar elementos de protección, como sombreros y gafas, y mantenerla correctamente hidratada para evitar la aparición de manchas y prevenir el envejecimiento prematuro

La exposición directa a los rayos ultravioleta (UV) del sol es uno de los factores que se relacionan con las agresiones y los signos prematuros de la edad que sufre la piel.

Si bien es difícil percibirlo desde el principio, con el paso del tiempo se van generando daños a nivel celular que, más adelante, pueden influir en la aparición de cáncer y otras enfermedades.

Lo más preocupante es que muchos ignoran la gravedad del problema y, pese a las advertencias, continúan exponiéndose sin tomar ni una sola medida preventiva.

Como consecuencia, se producen quemaduras, manchas y otras imperfecciones que afectan tanto a nivel estético como en salud.

Debido a esto, es primordial darle más importancia al tema y conocer algunos hábitos que ayudan a reducir su impacto negativo.

A continuación queremos revelar en detalle 6 buenas recomendaciones para que empieces a protegerte desde ahora.

¡Ponlas en práctica!

1. Usar protector solarProtector solar

El protector solar es un producto cuya composición actúa como un filtro de los rayos UV, los cuales son los responsables de los daños en la piel.

Sus ingredientes tienen propiedades hidratantes, reparadoras y antiinflamatorias que, tras ser asimiladas, previenen el fotoenvejecimiento, las quemaduras y las manchas.

De hecho, algunas presentaciones cuentan con una gran concentración de antioxidantes y vitaminas esenciales que le brindan un plus de beneficios para mantenerla joven y saludable.

Por esta razón es fundamental utilizarlo todos los días, hasta dos veces, incluso cuando amanece nublado.

¿Quieres conocer más? Lee: Cómo preparar un ungüento de hierbas y miel para aliviar las quemaduras

2. Mantenerse a la sombra

Para nadie es un secreto que los baños de sol son buenos para incrementar los niveles de vitamina D en el organismo.

Sin embargo, si tenemos en cuenta cuán dañinos son los rayos UV para la piel, lo mejor es procurar mantenerse a la sombra tanto como sea posible.

La vitamina D también se puede obtener de una amplia variedad de alimentos sin necesidad de correr riesgos.

3. Utilizar cremas hidratantesUsar cremas hidratantes

El uso diario de cremas hidratantes es uno de los hábitos más recomendados para evitar la sequedad y otros efectos indeseados de la exposición al sol.

Estos productos le brindan un plus de humedad al tejido cutáneo y, de paso, previene la aparición de manchas y alteraciones.

Lo mejor de todo es que hay varias fórmulas para cada tipo de piel y, algunas, como las de aloe vera, tienen beneficios extra de protección.

4. Exfoliar la piel de forma regular

Una de las consecuencias de la exposición de la piel al sol son esas células muertas que se van quedando retenidas sobre su superficie.

Estas suelen ser difíciles de eliminar y pueden quedarse adheridas hasta formar manchas y otras imperfecciones notorias.

Por lo tanto, tras exponerse al sol, lo ideal es hacer una exfoliación con productos astringentes e hidratantes que ayuden a retirar la piel muerta.

En el mercado se pueden adquirir productos con estas cualidades, aunque también se puede elaborar en casa con ingredientes naturales como:

  • Miel
  • Azúcar gruesa
  • Aceite de oliva
  • Aceite de coco
  • Sal marina
  • Copos de avena

5. Tomar el sol en los horarios adecuadosTomar el sol

Puesto que no se trata de ser radicales al evitar la exposición al sol, es bueno saber que hay horarios en los que los rayos no son tan agresivos.

Los expertos aconsejan tomar baños de sol antes de las 10 de la mañana o después de las 3 de la tarde, justo cuando el sol no es tan perjudicial.

Esto, por supuesto, debe complementarse con la aplicación de protector solar y cremas hidratantes con un factor de protección adecuado.

Visita este artículo: 5 remedios con aloe vera para calmar las quemaduras solares

6. Utilizar accesorios de protección

Además de los productos de uso tópico que reducen el impacto de los rayos del sol, lo ideal es utilizar aquellos accesorios que, de alguna manera, ayudan a proteger la piel.

  • Las gafas de sol, por ejemplo, son excelentes tanto para proteger la vista como para cuidar la delicada piel del contorno de los ojos.
  • Las camisas de manga larga pueden evitar las quemaduras en áreas como la espalda y los brazos.
  • Los sombreros son un excelente complemento para reducir el contacto de los rayos UV con el rostro.
  • Las sombrillas son ideales para disfrutar de la playa o las terrazas sin tener que estar expuestos de forma directa al sol.

¿Qué medidas aplicas para cuidar tu piel del sol? Ahora que sabes cómo prevenir sus efectos negativos, procura adoptarlas todos los días para mantener tu piel saludable y libre de agresiones.

 

 

 

Categorías: Buenos hábitos Etiquetas:
Te puede gustar