Cómo superar los esfuerzos y no rendirse

Este artículo fue redactado y avalado por la psicóloga Valeria Sabater
· 31 julio, 2016
No está mal si te rindes para empezar de nuevo con más fuerza. El problema aparece cuando lo haces porque no encuentras nada que te motive y te anime a seguir adelante.

No rendirse tienes que llevarlo como pensamiento ante cualquier esfuerzo que tengas que hacer.

Si te dices a ti mismo que no puedes más y permites que tus alientos se transformen en lágrimas de rendición, de nada servirá todo lo que hiciste ayer.

Cada muro derribado y cada logro alcanzado en silencio.

Las personas cargamos sobre nuestras espaldas batallas de las que solo nosotros somos conscientes.

Lo has dado todo por tu familia, por tus hijos, has luchado cada día para dar forma a ese sueño que tenías en mente y que no todos comprendían.

Entonces… ¿Por qué solemos rendirnos?

La causa de por qué optamos por venirnos a bajo casi siempre es por la falta de apoyo, las decepciones y el agotamiento emocional.

Puede que muchos te vean como un león, como un ser que es capaz de todo.

Sin embargo, en ocasiones, ese león ansía acurrucarse en la esquina de una cama y dormir.

Si te ha pasado esto mismo alguna vez, te proponemos recobrar los ánimos.

No lo olvides y piensa en no rendirse ante cualquier situación.

Si te rindes nada cambia

Rendirse es una palabra que nos suena muy mal, carece de prestigio y se asocia muchas veces a la cobardía.

No hemos de verlo de este modo.

Te recomendamos leer también “lo bien disfrutado jamás es olvidado”

Rendirse de vez en cuando entra dentro de lo normal e incluso de lo esperable.

Sobre todo, porque, en ocasiones, quien se rinde lo hace para asumir una evidencia ante la que no se puede hacer nada.

león con mariposa, no rendirse

  • Rendirse siempre será aceptable si con ello asumimos una realidad para ser más competentes en nuestra vida, para tomar conciencia ante algo que no era para nosotros.
  • Ahora bien, en el lado opuesto está, sin duda, esa rendición que se da desde el corazón roto, desde la mente fragmentada que ya no tiene fuerzas ni esperanzas para afrontar un hecho concreto.

Si nos vemos a nosotros mismos como personas incapaces de mantener esa batalla personal, hemos de tomar conciencia de que nada va a cambiar.

  • Que nos quedaremos exactamente en el mismo sitio y sin poder avanzar en nuestro bienestar o de ese logro que tanto significa para nosotros.

Si te rindes en un momento dado, valora qué consecuencias puede tener el hecho de “dejarlo todo”.

Una rendición momentánea para preparar la batalla

Pongamos por caso que nos hemos rendido. Que nos sentimos saturados en nuestro trabajo y que nos decimos a nosotros mismos “que nunca alcanzaremos el ascenso”.

  • Nos rendimos con nuestros hijos, pensamos que jamás van a aprobar el curso porque son incapaces de centrarse, de ser más responsables y de sacar provecho de sus horas de estudio.
  • En ocasiones, una rendición momentánea nos permite tomar perspectivas y ver las cosas con más calma, con menos presión.
  • Cuando te rindes pasas por un periodo de calma interior en el que, de pronto, casi sin saber cómo, reúnes fuerzas de nuevo. Aparecen nuevas ideas, mejores estrategias e ilusiones renovadas.

Vale la pena tener en cuenta que, para conseguir un propósito, necesitamos el máximo de nosotros mismos.

Por ello, factores como la presión y la ansiedad elevada actúan como verdaderos enemigos.

Mantén la calma y verás como el león vuelve a caminar de nuevo.

Te recomendamos leer “hay días en que puedo con todo y días en que todo me puede”

leon representando cuando te rindes y luchas

La victoria final se consigue con triunfos cotidianos: no rendirse

El ganador es un soñador que nunca se rinde.

Para alcanzar un fin es necesario soñarlo, diseñar planes, y envolver cada deseo con la motivación.

  • Un aspecto que también deberíamos tener cuenta es que el triunfo final se alcanza consiguiendo muchos triunfos cotidianos.
  • En ocasiones no los vemos, porque nos centramos únicamente en un objetivo a largo plazo, sin ver los cambios cotidianos que estamos propiciando.

Para no rendirse se necesita una buena actitud, confianza y/o una buena autoestima.

Y, ante todo, ser capaces de ver que esa lucha personal tiene un sentido.

Además de un propósito por el que vale la pena invertir tiempo y emociones.

Así pues, recuerda que, en ocasiones, quienes están a nuestro alrededor pueden ser una ayuda inestimable.

O, por el contrario, ser esa piedra en el camino capaz de quitarnos los ánimos.

Atiende a quien tengas más cerca de tu corazón y, por encima de todo, sigue tus instintos, tu voz interior.