¿Te sientes culpable? Pregúntate por qué

En ocasiones te sientes culpable por no actuar como los demás esperan que lo hagas. ¿Por qué no aprendes a darle mayor importancia a tus opiniones y tus valores?

¿Cuántas veces te has sentido culpable? Seguramente, más de las que te gustaría. Nos han enseñado a sentirnos culpables cuando, en realidad, a veces no lo somos.

Recuerda aquella ocasión en la que te negaste a hacer algo que no querías. Las personas que esperaban que aceptaras se enfadaron contigo, solamente porque no hiciste lo que ellas deseaban.

Lee: La culpa me tiene atrapado

Piensa en la vez en la que dijiste lo que pensabas y todo el mundo te observó contrariado. El hecho de que nadie estuviese de acuerdo con tu punto de vista te hizo sentir culpable.

Son muchas las situaciones en las que experimentamos este sentimiento, pero ¿por qué? En ocasiones, porque surge a través del miedo al rechazo, por la continua búsqueda de la aprobación de los demás.

¿Por qué te sientes culpable?

culpa

Para liberarnos de este sentimiento tan tóxico como es la culpabilidad, es necesario que busquemos el origen y las razones de la misma.

Con este objetivo claro, iremos paso por paso para analizar la situación y poder deshacernos de esta terrible sensación que, a veces, no deberíamos sentir.

Busca las causas de la culpa

Imagina que te sientes muy culpable por decir lo que piensas, algo que no tendría por qué ocurrir. Lo primero que debes hacer es buscar el motivo por el que te sientes así.

Quizás descubras que cuando eras más pequeño se reían de ti cada vez que decías lo que pasaba por tu mente. Tal vez tus padres no prestaban atención a lo que les decías y lo calificaban de tonterías.

No eludas tu responsabilidad

hombre-con-paraguas

Si has sido culpable de que ese proyecto no haya podido continuar adelante, si eres el causante del enfado de tu mejor amigo, es el momento de asumir la responsabilidad.

Lee: Cómo potenciar la responsabilidad y la autonomía en los niños

Para ello, sabemos que no podemos cambiar el pasado, pero sí el futuro. Es el momento de dejar de sentirse culpable y no hacer nada al respecto.

Avanza y, con hechos, cambia la situación que has provocado.

Perdónate

Quizás la parte más difícil es la de perdonarnos. No somos perfectos, cometemos errores y tenemos que que aceptar esto como algo natural.

Una técnica que puede ayudarnos es la de imaginar que tenemos a un niño en nuestro interior. Imagina que se siente culpable por algo que ha hecho o dicho. ¿Qué es lo que le dirías?

No rechaces tus sentimientos

mujer-tocándose-el-corazon

Algo que hacemos sin darnos cuenta es rechazar los sentimientos y emociones negativas que nos sobrevienen.

Lo que seguramente no sabías es que impedir que salgan no te hará sentir mejor, sino todo lo contrario.

Aprende a aceptar tus sentimientos más negativos. Permítete expresarlos. Verás como esto permitirá que te desahogues y que aclares las ideas.

Descubre: Las emociones negativas tienen su parte positiva

¿Te sigues sintiendo tan culpable como antes?

Cambia el curso de las cosas

Una vez realizados todos los pasos anteriores y aceptado el hecho de que no se puede cambiar lo que ya ha pasado, es el momento de cambiar el curso de las cosas.

Con acciones, con palabras, podrás redirigir todo eso que te ha hecho sentir tan mal.

Ahora has aceptado tu error, te has perdonado, así que es el momento de que sigas adelante. Las cosas no se solucionan pidiendo perdón, sino perdonándose uno mismo y demostrando con acciones el arrepentimiento.

A pesar de todo esto, habrá muchas veces en las que te quedarás en el primero de los pasos. Porque decir “no” no tendría por qué hacerte sentir culpable, serle fiel a tus valores tampoco, decir la verdad aunque duela…

No es la primera vez en la que nos encontramos fingiendo para que la otra persona no se sienta mal por lo que nosotros pensamos.

Sin embargo, al actuar así nos estamos limitando, poniendo barreras y provocando que, a la mínima, nos sintamos terriblemente culpables.

mujer-tapándose-la-cara

Antes de irte lee: 5 características de las personas asertivas

Aprende a ser asertivo y, si en algún momento en verdad metes la pata, acéptalo y sigue adelante. No permitas que la culpa te atrape. Esta no es la función de este sentimiento.

Con él te darás cuenta de que no eres perfecto y sabrás que la palabra “perdón” hay que ganársela.

Te puede gustar