Teabagging: qué es y cómo se hace

El teabagging es una práctica sexual que tiene mucho que ver con dar placer a tu hombre a través de sus testículos. En este artículo te contamos el porqué del nombre, qué es y cómo se hace.

Quizás su nombre no te parezca algo ‘erótico’ ni ‘sensual’ pero esta práctica -variante para el sexo oral- volverá loco a tu pareja. En este artículo te contamos qué es el ‘teabagging’ y cómo se hace.

¿Qué es el teabagging?

Caricias, masajes, succiones, besos, teabaggingTodo es válido al momento de disfrutar de los juegos previos sexuales. Son muy estimulantes e, incluso, muchos creen que deberían extenderse más tiempo que el acto en sí.

Existen diferentes prácticas placenteras que podemos utilizar para estimular a nuestra pareja. Siempre es necesario dejar de lado la vergüenza, la falta de práctica o la timidez. En el sexo, según dicen, todo está permitido si es consentido por ambos.

El llamado ‘teabagging’ es una técnica erótica que la mujer practica al hombre y que es muy excitante para él. Para llevarla a cabo, ella debe estar sentada o acostada en la cama y él de rodillas o en cuclillas. Luego, la fémina introduce los testículos de su pareja en la boca, con mucha suavidad.

Ver también: ¿Por qué es importante estar relajada en el sexo?

¿Por qué se le llama ‘teabagging’?

Técnica de teabagging.

 

Este término en inglés quiere decir algo así como ‘introducir saquitos de té’. Se refiere a la costumbre de preparar una infusión. Con leves movimientos de ascenso y descenso de la bolsa que contiene las hierbas en una taza con agua caliente.

Básicamente, tenemos que pensar en que los testículos son las bolsas de té y la boca es la taza. La suavidad que se necesita para que el saquito no se rompa y podamos disfrutar de una rica bebida es la misma que se precisa para que esta práctica de sexo oral sea 100 % placentera. Pero atención, porque no es únicamente él quien disfruta; ella también puede convertir la boca en una zona muy erógena.

Es bueno saber que toda la zona perineal, donde se localizan los testículos, es muy sensible al tacto y sobre todo al sexo oral. ¡Por eso a los hombres les encanta que sus parejas le practiquen ‘teabagging’!

Algunas mujeres son algo reacias a realizar este juego erótico previo al sexo debido al vello pubiano el cual puede molestar un poco. Todo depende de cada persona; quizás también puede ser una buena razón para pedirle a la pareja que se rasure.

A ciertos hombres les encanta porque la estimulación es muy fuerte e intensa, pero a otros les da incomodidad o cosquillas y prefieren no intentarlo. Sin embargo, sería bueno aunque sea una vez probar qué tal es y dejar de lado la rutina. Por supuesto, debes preguntarle o prestar atención a sus reacciones… Siempre se puede intentar otra cosa.

Lee también: ¿Cuál es la diferencia entre hacer el amor y tener sexo?

¿Cómo se hace el teabagging?

Como primera medida, es necesario ser cuidadosos; no olvides que los testículos son un área bastante delicada y si, a eso le sumamos el vello, puede haber ‘tirones’ o dolores adicionales que quitarán la magia y la sensualidad del acto.

La posición más habitual para esta práctica es acostada en la cama y con tu pareja hincado sobre tu cabeza. Esto dejará tus manos libres para usarlas como quieras y prefieras… ¡Y como a él le guste!

Es aconsejable comenzar con caricias en la zona para jugar un poco y no ir directamente a la acción. Ve de a poco. Introduce una parte de los testículos. Luego abre la boca cada vez más para que entren por completo (o lo más que se pueda).

Sexo oral teabagging.

Inténtalo lo más despacio posible, mide la reacción de tu pareja y continúa solo si notas que le gusta. Si es así, puedes ir un ‘poco más allá’ y ejercer un poco de succión. Al mismo tiempo puedes usar la lengua para acariciar y aumentar el placer.

Ten mucho cuidado con los dientes, esta es la regla número 1 en el sexo oral y por supuesto en el teabagging. No le muerdas, siquiera sin intención, porque puede ser muy doloroso para él y arruinar toda la diversión y el goce.

El movimiento es circular y lo deben realizar los labios, la lengua y la parte interna de las mejillas. ¡Nunca los dientes! Puedes ayudarte con las manos, siempre y cuando seas suave y delicada.

¿Qué sucede con el vello?

Practicar sexo oral.

Honestamente, muy pocos hombres se rasuran los testículos y es normal que tengan bastante pelo en esa zona. Con la confianza que tienen, puedes pedirle que se los recorte un poco con unas tijeras… ¡O que se los quite por completo! Esto tiene varias ventajas no solo a nivel sexual, sino también higiénico.

Una vez que hayan probado el teabagging por primera vez y les haya gustado… ¡Sigan innovando! ¿Qué les parece untar los testículos con crema, helado o algún dulce comestible? Puede ser otra manera más de salir de la rutina, disfrutar de un encuentro muy íntimo y placentero y que los juegos previos sean inolvidables.