Técnica aséptica para el cuidado de los pacientes

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el biotecnólogo Alejandro Duarte el 4 febrero, 2019
Andrea Flores · 12 mayo, 2019
La técnica aséptica comprende un conjunto de medidas que tienen como objetivo minimizar el riesgo de infecciones en los pacientes.

Por norma general, la técnica aséptica se refiere a un conjunto de medidas que disminuyen el riesgo de infección en paciente o usuario médico. Asimismo, reducen la posibilidad de infección o contaminación de un área o de instrumental clínico.

De esta manera, forman parte de la prevención frente a la entrada de microorganismos extraños en nuestro organismo. Protegen tanto a los pacientes que están recibiendo una medicación como a los profesionales que trabajen en ese ambiente hospitalario.

Por otra parte, para llevar a cabo este método indispensable, el equipo médico debe tener una serie de conocimientos y destrezas previas. Tiene que tener en cuenta las normas de higiene y bioseguridad que se emplean con normalidad.

Tipos de infección de acuerdo a sus características

Hospital
Las infecciones nosocomiales son aquellas que se desarrollan en los ambientes hospitalarios.

La técnicas asépticas pretenden minimizar el desarrollo de infecciones nosocomiales. Así, se mejora la calidad del tratamiento del paciente y se garantiza tanto su seguridad como la del equipo médico en el interior del centro especializado.

También se protege a la comunidad más próxima, puesto que se podría propagar la alteración durante procesos invasivos como las intervenciones quirúrgicas. En ellas, el grupo de especialistas se pone en un contacto directo con los tejidos del paciente.

Actualmente, podemos clasificar las infecciones en función de diferentes factores. Por un lado, existen infecciones endógenas y exógenas.

Así, se distinguen en función de si el microorganismo problemático proviene del medio interno o del externo. También existen otros criterios de clasificación en función del tipo de microorganismo, el medio de contagio y si se trata de una infección intra o extra hospitalaria.

Quizá te interese: Desinfectantes y antisépticos

Distintos tipos de técnica aséptica

Actualmente, el grupo de especialistas ha desarrollado una serie de pautas para manipular instrumental médico. También se requieren durante otras situaciones en el tratamiento del paciente. Además, se necesita para evitar la propagación de infecciones como es el caso del aislamiento.

A menudo, el grupo de especialistas debe trabajar con materiales estériles. Estos se suelen envolver en una capa no estéril y en contacto continuo con el medio externo. Por tanto, el equipo médico debe tener especial cuidado al tratar con esta clase de materiales para evitar su contaminación.

Algunos consejos a tener en cuenta son desenvolver el paquete con precaución para que la capa externa no toque el material estéril.

Asimismo, se debe manejar ese instrumental en todo momento con guantes estériles. También se evitará el contacto de ese material con otro contaminado o expuesto a las condiciones ambientales. Otras medidas importantes son no estornudar, hablar sobre el material para evitar su contaminación a toda costa.

Bacterias
Todo el material quirúrgico debe ser tratado con una técnica aséptica para evitar el contagio con bacterias nosocomiales.

Dentro de las normas de higiene habituales, es muy importante recordar el lavado de manos. Por norma general, se aplica antes y después del contacto con un paciente. De esta manera, se debe llevar a cabo antes de cualquier otro procedimiento médico y tras su finalización.

Por otra parte, antes de utilizar cualquier compuesto médico o instrumental clínico se debe revisar su estado. En el caso de los medicamentos, se debe revisar siempre su fecha de caducidad y condiciones para su correcta conservación.

En el caso del material esterilizado, se debe haber tratado en los últimos 8 días. Además, su paquete debe estar íntegro e intacto para asegurar que no se encuentra contaminado.

Quizá te interese: Los antibióticos de amplio espectro: funciones y resistencias

Si el envoltorio se encontrara dañado, no se recomienda el uso del producto. Asimismo, se debe conservar en un ambiente limpio, con poco nivel de humedad y que tenga un contacto reducido con otras posibles fuentes de contaminación.

Si se debe emplear una mascarilla cuando se trata a un paciente, se debe usar por menos de dos horas seguidas. A partir de ese periodo de tiempo, el instrumento pierde gran parte de su efectividad.

Por otra parte, se debe prestar atención a su correcta colocación y evitar tocarla o volverla a colocar en caso de que se mueva hasta la base del cuello.

  • Instrumentación Científico Técnica. (2010). Manual Básico de Microbiología. Cultimed. https://doi.org/10.2146/ajhp150235
  • Alcance de la Norma, I. (2005). Norma técnica sobre esterilización y desinfección de alto nivel para establecimientos de atención en salud. Anon Weber & Rutala Weber & Rutala Gastmeier & Vonberg Machida et Al.
  • Hoogstraten-Miller, S. L., & Brown, P. A. (2008). Techniques in aseptic rodent surgery. Current Protocols in Immunology. https://doi.org/10.1002/0471142735.im0112s82