Técnica de alineación coital: garantízate el orgasmo

Alejandro Puertas 19 marzo, 2018
Para realizar la técnica de alineación coital debes tener en mente la postura del misionero, pero con algunas variantes. En este artículo te explicamos esta pose que asegura el orgasmo.

Todos hemos visto alguna vez la típica escena de una película en la que una pareja que está haciendo el amor alcanza el orgasmo simultáneamente. Sin embargo, a poca experiencia que tengas en el campo de las relaciones sexuales, sabrás que esto no es algo tan sencillo de conseguir.

La realidad es que muchas veces el hombre acaba antes que su pareja, dejando a la mujer insatisfecha o teniendo que terminar mediante sexo oral o con masturbación. Esto ocurre, en parte, debido a nuestra biología: los hombres están programados para durar menos tiempo en el sexo que las mujeres. Incluso, algunas ramas de la sexología afirman que todos los hombres comienzan siendo eyaculadores precoces en el sexo, por lo que puede ser complicado para sus parejas conseguir un orgasmo durante la penetración.

A lo largo de los años, diferentes estudiosos del campo de la sexualidad humana han desarrollado maneras para conseguir un orgasmo simultáneo durante el sexo. Una de las más eficaces es la técnica de alineación coital.

Técnica de alineación coital: qué es

pareja-sexo

La técnica de alineación coital es una manera de tener sexo desarrollada por un terapeuta estadounidense, Edward Eichel, a finales del siglo XX. Su objetivo era aumentar la probabilidad de las mujeres de alcanzar el orgasmo durante la penetración.

La principal idea, detrás de la creación de esta postura, es que la mayoría de las mujeres necesitan estimulación en el clítoris para tener un orgasmo. El problema es que, en general, las posturas sexuales tradicionales ofrecen muy poca estimulación a este órgano tan importante para la sexualidad femenina.

Por lo tanto, en lugar de centrarse en estimular el punto G o en la parte psicológica del sexo, Eichel desarrolló una postura en la que el movimiento del pene es capaz de estimular el clítoris de la mujer directamente. Por lo tanto, la técnica de alineación coital puede ser una solución interesante para aquellas mujeres que no consiguen disfrutar del sexo con sus parejas tanto como les gustaría.

Ver también: La posición de la Indra: para estimular el punto G

Cómo funciona la técnica

No debes sexo vaginal después de tener sexo anal

La técnica de alineación coital está basada en la postura del misionero. La mujer se tumba boca arriba sobre una superficie cómoda; pero en lugar de mantener las piernas abiertas, tendrá que tenerlas ligeramente cerradas durante todo el proceso. De esta manera, aumenta el nivel de estimulación para ambos.

Otra de las principales diferencias con la postura del misionero es que la mujer debe tener la pelvis algo elevada. Esto puede conseguirse fácilmente colocando una almohada bajo la cadera. Una vez que ella esté en la postura correcta, el hombre debe colocarse encima y aguantar el peso de su cuerpo sobre los codos.

Las rodillas del hombre deben estar tocando los muslos de la mujer, de tal forma que las caderas de ambos queden alineadas (de ahí viene el nombre de la técnica). En este momento, se comienza la penetración: en lugar de realizar movimientos de adelante hacia atrás, como en la postura del misionero clásica, el pene debe moverse de arriba hacia abajo.

Te recomendamos leer: El punto G femenino: qué es y dónde está ubicado

De esta manera, con cada penetración, el cuerpo del pene se introducirá en la vagina, y además estimulará directamente el clítoris de la mujer, proporcionándole un mayor placer. Aquí reside el principal secreto de la técnica de alineación coital.

Debido a que el movimiento es un poco diferente al de la mayoría de las posturas tradicionales, la mujer también puede ayudar al hombre moviendo sus caderas de forma ascendente y descendente. De esta forma, si ambos consiguen sincronizarse, la penetración será más profunda y placentera para los dos.

Otro de los puntos fuertes de la técnica de alineación coital es la gran estimulación visual que proporciona a ambos miembros de la pareja. Durante el sexo en esta posición, los dos estarán cara a cara, de tal forma que se puede conseguir una mayor intimidad durante el sexo.

Además, esta postura se presta a introducir algunas variantes que pueden hacerla aún más interesante. Por ejemplo, durante el sexo con la técnica de alineación coital el hombre puede sujetar a la mujer por las caderas, y apretar su cuerpo contra el suyo. Así, habrá un mayor contacto entre ambos, lo que puede aumentar tanto la estimulación física como la mental.

Te puede gustar