Técnicas de respiración para el parto

Este artículo ha sido verificado y aprobado por el médico Leonardo Biolatto el 14 agosto, 2019
Carmen Martín · 15 agosto, 2019
Las técnicas de respiración durante el parto varían según el ritmo de las contracciones y el momento. Te contamos en detalle en qué consisten y cómo ayudan.

Las técnicas de respiración durante el parto dan mucho de qué hablar en la actualidad. Se han convertido en uno de los pilares esenciales en la preparación para cuando llegue el momento del alumbramiento.

Se sabe que las técnicas de respiración ayudan a la madre a sobrellevar el parto. Activan el sistema circulatorio y contribuyen a mantener el esfuerzo muscular. Incluso, alivian el dolor que, como bien sabemos, es muy intenso.

Por otra parte, estas técnicas también mejoran la oxigenación del bebé. Se trata de realizar respiraciones profundas a un ritmo constante. En este artículo te explicamos en qué consisten estas técnicas para que vayas preparada a la hora de dar a luz.

¿Cómo ayudan las técnicas de respiración para el parto?

Cómo ayudan las técnicas de respiración para el parto
Los ejercicios de respiración tienen efectos interesantes sobre aquellas mujeres que entran en trabajo de parto. En general, proporcionan calma y ayudan a paliar el dolor. 

Mantener una respiración rítmica y profunda durante el parto tiene muchos beneficios. De hecho, esto está respaldado por evidencias científicas. Por ejemplo, un estudio publicado en Journal of Integrative Medicine concluye que:

«Los ejercicios de respiración con inhalación y exhalación profundas en mujeres embarazadas son efectivos para reducir la percepción del dolor de parto y acortar la duración de la segunda etapa del parto». 

Asimismo, se relacionan con una reducción en el número de partos asistidos. Esto tiene una explicación sencilla. Debido a la sensación de tensión y dolor, la respiración tiende a volverse rápida y poco profunda. Esto reduce la cantidad de oxígeno que inhalas y que le aportas al bebé. De hecho, también provoca que tus músculos trabajen con menos fuerza.

Conocer técnicas de respiración que te ayuden a enfrentar este momento de miedo y tensión permite que la respiración sea más profunda. Al obtener la cantidad de oxígeno adecuada, reducirás el riesgo de complicaciones para tu bebé.

Podría gustarte: Qué es la preparación al parto y cuándo se realiza

¿Qué técnicas de respiración se utilizan?

El pilar fundamental de estas técnicas es inspirar a ritmo constante por la nariz. Hay que hacerlo de manera tranquila. Después, debes expulsar el aire por la boca, sin apretar los labios. Es muy importante no contener la respiración durante el parto.

Hay que considerar que las técnicas de respiración van cambiando según va avanzando el parto. Por eso, a continuación vamos a explicar cómo se da esta secuencia.

Inicio del parto

Este es el momento en el que empiezan las contracciones, pero aún están separadas por bastante tiempo y no son tan aceleradas. En esta fase se suele utilizar la respiración lenta o abdominal.

  • Esta técnica consiste en inhalar aire suavemente por la nariz mientras se hincha el abdomen.
  • Después, trata de expulsar el aire, de manera más lenta que la inhalación, por la boca. Trata de espirar tres veces más de lo que inspiraste.
  • Entre una respiración y otra lo ideal es hacer una pequeña pausa. Esta técnica de respiración ayuda a manejar el ritmo de las contracciones y aliviar el dolor.

Avance de las contracciones

Mujer en trabajo de parto haciendo ejercicios de respiración
Cuando las contracciones avanzan, los ejercicios de respiración deben cambiar. En este caso, las respiración se hacen a nivel del pecho.

Conforme van aumentando las contracciones, la mejor técnica es la respiración acelerada ligera. En esta fase, es totalmente normal que se acelere la respiración.

  • Esta técnica se basa en inhalar de forma más breve. No obstante, es necesario seguir haciéndolo igual: se toma el aire por la nariz y se expulsa por la boca.
  • Debes tratar de inspirar un poco de aire cuando comienza la contracción. Después, intenta exhalarlo cuando la contracción termina. Esto puedes hacerlo en varias expulsiones o en una sola.

Durante esta fase, generalmente se hacen las respiraciones a nivel del pecho, ya que se necesita mayor rapidez para poder mantener los niveles de oxígeno del bebé (¡y los propios!).

Quizá te interese: Parto inducido: qué es y cómo se realiza

El momento final

Cuando llega el momento de dar a luz al bebé, la técnica de respiración que se suele utilizar se llama la respiración de expulsión.

  • Consiste en inhalar una gran cantidad de aire hasta tener la sensación de haber llenado los pulmones.
  • Cuando la necesidad de empujar es muy fuerte, debes inclinar la barbilla hacia el pecho. Al empujar, deja salir el aire poco a poco.  Cada vez que esto ocurra repite la técnica.
  • Lo ideal es que entre esfuerzo y esfuerzo respires de forma natural para recuperarte.

En conclusión

Las técnicas de respiración para el parto son muy útiles, ya que ayudan a aliviar el dolor y a enfrentar las contracciones con fuerza y energía. Es normal que tengas miedo de que llegue el momento y que sientas temor de olvidar estas preparaciones para el parto.

Sin embargo, los cursos de preparación y las comadronas hacen posible que, durante el parto, estas técnicas sean algo casi intuitivo. De todas formas, trata de practicar estas técnicas antes de que llegue el momento.

  • Lothian, J. A. (2011). Lamaze Breathing. The Journal of Perinatal Education, 20(2), 118–120. https://doi.org/10.1891/1058-1243.20.2.118
  • Yuksel, H., Cayir, Y., Kosan, Z., & Tastan, K. (2017). Effectiveness of breathing exercises during the second stage of labor on labor pain and duration: a randomized controlled trial. Journal of Integrative Medicine, 15(6), 456–461. https://doi.org/10.1016/S2095-4964(17)60368-6
  • Ahmadi Z, Torkzahrani S, Roosta F, Shakeri N, Mhmoodi Z. Effect of Breathing Technique of Blowing on the Extent of Damage to the Perineum at the Moment of Delivery: A Randomized Clinical Trial. Iran J Nurs Midwifery Res. 2017;22(1):62–66. doi:10.4103/1735-9066.202071