Tejer, catalogado como uno de los hábitos más relajantes

Si quieres desconectar de los problemas y olvidar las preocupaciones durante un rato, tener es uno lo delos hábitos más relajantes que puedes encontrar para lograrlo.

¿Qué haces para relajarte? Quizás salgas con tus amigos, escuches música o vayas al cine. Son actividades de ocio bastante comunes y que casi todo el mundo comparte. Pero ¿alguna vez has pensado en ponerte a tejer?

Tejer es una actividad que siempre hemos asociado a las abuelas. Ellas nos hacían jerséis para el invierno, alguna bufanda o una chaqueta muy abrigada y bonita. Era todo un arte en el que, tal vez, quisieron sumergirnos. Sin embargo, en la actualidad, no lo practicamos.

La magia de tejer

Tejer

Adquirir el hábito de tejer tiene algo especial. Muchas veces, nos olvidamos de lo bien que nos sentimos al realizar algún tipo de manualidad con las manos. Pintar, construir algo… son cosas que realizábamos de pequeños, pero cuando somos adultos ya no.

En muchas ocasiones no nos acordamos de lo bien que esto nos hacía sentir. La gran mayoría de las veces creemos que es falta de tiempo lo que tenemos. Lo cierto es que tendemos a hacer todos lo mismo para relajarnos, olvidándonos de que existen infinitas posibilidades.

Lee este artículo: 7 consejos prácticos para reducir el estrés

Tejer nos aleja del estrés

Tejer es una actividad que nos aleja del estrés. Toda nuestra concentración está en dar esa otra puntada y no tenemos espacio en nuestra mente para pensar en el trabajo, en aquella situación que tanto nos preocupa o en cualquier otra cosa que nos genere esta emoción.

La verdad es que este hábito es ideal para todas aquellas personas que suelen tener pensamientos rumiantes y que les causan bastante estrés e, incluso, ansiedad. Algunas técnicas para detener los pensamientos pueden no ser útiles.

Por este motivo, probar a tejer puede ser una manera de descubrir algo que sí funciona. No habrá espacio para preocupaciones ni para pensamientos que giran sin llegar a ninguna parte. No habrá estrés, porque estaremos centrados en el momento presente.

Lee: ¿Cómo es la personalidad de las personas que no tienen miedo a estar solas?

Una buena forma de ver con perspectiva

Como tejer nos libera del estrés, también nos permite alejarnos de las emociones que nos puede provocar una situación concreta. En el momento en el que realizamos esta actividad es como si estuviéramos en trance, por lo tanto, podemos ver con mayor claridad sin que nuestras emociones empañen lo sucedido.

Imaginemos que hemos discutido con un amigo y estamos muy enfadados. No somos capaces de ver quién ha tenido la culpa, tan solo nos sentimos mal porque notamos que nuestro amigo nos ha intentado responsabilizarnos de algo que no nos compete.

Tejer, en este caso, nos va a ayudar a relajarnos, a reducir el enfado y a mirar la situación con una mejor perspectiva. Lo veremos todo con una mayor claridad ya que nuestras emociones no estarán empañando lo sucedido.

Una vez estamos tranquilos y lo vemos todo claro, entonces podremos pasar a la acción. Es necesario ser asertivos y manifestarle a nuestro amigo que esa responsabilidad no debemos cargarla nosotros ya que no nos comete. Lo haremos de manera tranquila, siendo respetuosos. Si somos personas a las que nos cuesta poner límites, tejer puede ayudarnos a conseguirlo.

Tejer

Un momento para nosotros

Adquirir el hábito de tejer es, también, ser generosos con nosotros mismos y darnos un momento para tomarnos un tiempo de relajación, de calma y de estar con nosotros. ¿Cuándo fue la última vez que te diste un tiempo para ti?

Tendemos a quedar siempre con los amigos, a tener que ir a ciertos eventos o a que nuestras responsabilidades nos quiten tiempo para poner estar tranquilos disfrutando de nuestra propia compañía. Aprender a estar con nosotros mismos y disfrutar de estar solos también es beneficioso. En un mundo cada vez más ruidoso, donde la tecnología nos atrapa y, así, el estrés nos acecha, tejer puede convertirse en un bálsamo sumamente gratificante.

Puede que no puedas dedicarle un momento al día a este hábito, pero quizás sí semanal o mensualmente. Atrévete a probarlo y adecúalo a tus posibilidades. No pienses que esta actividad no es para ti o que te va a estresar más que relajar.

Tejer es una actividad muy placentera que nos ayudará a conectar con nosotros y a regresar al momento presente.Tendemos a vivir en el pasado y el futuro de manera constante, tanto que nos olvidamos de cómo se siente estar en el aquí y el ahora.