Telemedicina: ¿en qué consiste?

19 octubre, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Leonardo Biolatto
La telemedicina es un concepto y una aplicación de la atención de la salud que ya se ha instalado. Cuenta con sus defensores y sus detractores. En este artículo te contamos de qué se trata y cuáles son sus aplicaciones.

La definición más rápida de telemedicina proviene de su significado etimológico, es decir, de lo que significa el concepto en la palabra misma. Para ello tenemos que referirnos al idioma griego. El prefijo ´tele´, proveniente del griego, significa ´distancia´.

Por lo tanto, hablar de telemedicina es hablar de la medicina a distancia, más precisamente, de la prestación de un servicio vinculado a la salud desde la distancia. Esta definición abre un gran abanico de situaciones que podrían considerarse parte de la telemedicina.

Desde una cirugía donde un robot es dirigido en una parte del mundo por un médico que se halla físicamente en otro país, hasta el simple hecho de una conferencia web entre profesionales para el ateneo de discusión de un caso clínico.

En el sentido de dichos ejemplos, ya desde el año 2001 es posible la operación de robots quirúrgicos a distancia. En esa fecha se concretó una colecistectomía –la extirpación de la vesícula biliar- de un paciente francés a través de un aparato operado por un médico que se hallaba en Nueva York.

Pero, previamente, la comunicación entre profesionales a distancia era un hecho cotidiano. Consideremos que desde la mitad de la década de 1990, las grandes clínicas y los grandes hospitales del mundo contaban con conexiones en tiempo real para el análisis de pacientes complejos.

Con la irrupción de un internet masivo, y actualmente con la presencia del internet de las cosas (en el celular, en el televisor, en los vehículos), se sumó el concepto de ´ehealth´. A diferencia de la telemdicina, la ehealth implica sí o sí el uso de internet como medio para la medicina.

Algunas aplicaciones de la telemedicina

Entre los diferentes usos de la telemedicina tenemos como más relevantes:

Historia clínica electrónica

A diferencia de la clásica y tradicional historia clínica en papel, la potencialidad de un registro de los pacientes en soporte informático es gigante.

Con la telemedicina se abrió la posibilidad de almacenar las historias clínicas en dispositivos electrónicos y en nubes en internet que sean accesibles desde cualquier lugar, inclusive para el paciente con una clave desde su casa. La facilidad de este mecanismo mejora las velocidades de atención.

Diagnóstico a distancia

Gracias a la telemedicina es posible la consulta entre un paciente y un médico que se encuentran en puntos geográficos distantes. Inclusive, la interconsulta entre profesionales se vuelve fluida con esta modalidad. Para regiones geográficas de poca accesibilidad es una manera de mejorar la igualdad en el acceso a la salud.

Aplicaciones de la telemedicina
La telemedicina ha facilitado tanto diagnósticos como procedimientos médicos. Incluso, actualmente es determinante en temas de educación a distancia.

Monitoreo

Las acciones de control de parámetros vitales, como la presión arterial o la saturación de oxígeno, no necesariamente requieren a una persona física que lo haga constantemente.

Con la telemedicina es posible realizar la medición a distancia, ahorrando recursos y liberando tiempo a profesionales como los enfermeros para que puedan realizar otras actividades más prioritarias.

Educación a distancia

La formación del recurso humano en salud también se beneficia de la telemedicina. Con las conexiones a internet se pueden asistir a clases, cursos y hasta posgrados completos desde cualquier punto del globo.

Sigue leyendo: Descubre cuál es el uso adecuado de internet para mejorar tu bienestar

Ventajas de la telemedicina

Vamos a plantear ahora cuáles son, a grandes rasgos, las ventajas de la aplicación de la telemedicina, para luego analizar cuáles serían sus problemas:

  • Reducción de las desigualdades: con las conexiones a distancia se puede llevar atención de salud a personas aisladas geográficamente, por ejemplo.
  • Aumento de la velocidad: al poder interconsultar especialistas en otras partes del planeta en minutos, se disminuyen los tiempos para arribar a los diagnósticos.
  • Mayor participación: la telemedicina permite incorporar distintas visiones sobre un proceso clínico. Y permite hacerlo en tiempo real. Así, se enriquece el camino hacia la salud de una persona o de una población.
  • Estadísticas: el almacenamiento en historias clínicas electrónicas, el registro de vacunación en soportes informáticos, los reportes de efectos adversos que se guardan en nubes de internet, aumentan la posibilidad de generar estadísticas casi que en tiempo real para saber lo que está ocurriendo con la salud. Estas estadísticas son la base para la toma de decisiones en cuestiones de salud pública.
Ventajas de la telemedicina
La telemedicina ha facilitado la consulta a profesionales sin importante la ubicación geográfica. Además, ha acortado los tiempos para recibir un diagnóstico.

Sigue descubriendo: Cada cuánto tiempo hay que hacerse un análisis de sangre

Problemas de la telemedicina

Veamos entonces cuáles son las dificultades actuales de la telemedicina:

  • Privacidad: un gran tema de discusión en esta área es la preservación de la confidencialidad de los datos. Es importante que las historias clínicas electrónicas sean seguras y que se respete el eje primordial de la relación médico-paciente.
  • Ética de las atenciones a distancia: aunque se realiza con una teleconferencia, la atención médica no deja de ser un acto ligado a la ética de los profesionales. Inclusive la Asociación Médica Mundial tiene una declaración sobre la ética en telemedicina.
  • Mala infraestructura: si bien los países que más se beneficiarían de las posibilidades de la telemedicina son los subdesarrollados, también es cierto que por sus condiciones económicas no cuentan con la infraestructura de redes y conexiones suficientes para soportar la telemedicina.
  • Cambios culturales: tanto los profesionales como los pacientes se ven sometidos a un cambio. Este cambio es en las creencias y en las prácticas habituales de atención de la salud cuando se enfrentan a la telemedicina. El proceso de adaptación puede ser largo y generar suspicacias.

En definitiva, aunque se han hallado algunos inconvenientes, la telemedicina ofrece ventajas muy importantes en cuanto a diagnóstico, información de enfermedades y educación. Probablemente, seguirá evolucionando de la mano con la tecnología.

  • Wootton. Twenty years of telemedicine in chronic disease management – an evidence synthesis. J Telemed Telecare, 18 (2012), pp. 211-220.
  • Roca, Olga Ferrer. Telemedicina. Ed. Médica Panamericana, 2001.
  • Mahtani Chugani, R.L. Martín Fernández, E. Soto Pedre, V. Yanes López, P. Serrano Aguilar. Implantación de programas de telemedicina en la sanidad pública de España: Experiencia desde la perspectiva de clínicos y decisores. Gac Sanit, 23 (2009), pp. 223-229
  • Ibáñez, Carlos Ruiz, Ángela Zuluga de Cadena, and Andrés Trujillo Zea. "Telemedicina: introducción, aplicación y principios de desarrollo." Ces Medicina 21.1 (2007).