Temas que debéis discutir regularmente como pareja

Virginia Martínez · 30 marzo, 2019
Hay determinados asuntos y temas que deben discutirse de forma regular en pareja. De lo contrario, acumularemos tensiones y frustraciones.

Existen temas importantes y temas triviales de los que hablar con nuestra pareja. Además, existen algunos que son aparentemente irrelevantes pero que, en realidad, son importantes. ¿Cuáles son, pues, los temas que como pareja debéis discutir regularmente?

Comunicación en la pareja

La comunicación en la pareja es fundamental. Ahora bien, hablamos de una comunicación efectiva, basada en la empatía y el entendimiento mutuos, así como en el deseo de conocerse y respetarse.

No obstante, muchas veces y por diversas razones, la comunicación no es la adecuada. En efecto, tendemos a creer que el otro nos entiende y no nos expresamos, o que entendemos al otro y no le dejamos expresarse. Además, muchas parejas caen en la rutina de comunicarse poco, deteriorando seriamente su relación.

Otras veces, temas que aparentemente no son importantes se van dejando y no se habla de ellos. No obstante, esto sólo puede provocar que la frustración se vaya acumulando. Es mucho mejor hablar, comunicarse y evitar malentendidos o problemas futuros.

En este artículo, te hablamos de algunos temas que debemos discutir regularmente como pareja, a fin de mantener la relación activa, saludable y en armonía.

El sexo

Pareja besándose en la cocina: Temas que debéis discutir regularmente como pareja
Hablar de las relaciones sexuales y las preferencias de cada uno os asegurará una mayor satisfacción en la pareja.

Es uno de los temas más importantes a tratar y discutir con nuestra pareja. De otro modo, si no expresamos nuestras preferencias y deseos, podemos estar conduciendo nuestra vida sexual a la insatisfacción. Además, debemos escuchar a nuestra pareja para conocer mejor qué es lo que desea.

Por otra parte, tan importante es establecer lo que nos gusta como determinar qué es lo que no nos gusta. De hecho, no debemos sorprendernos si las necesidades de nuestra pareja son distintas a las nuestras.

La cuestión es que los temas sexuales deben ser hablados y tratados desde la base de una buena comunicación, a fin de conseguir una vida sexual más plena para ambos, y evitar la frustración sexual.

Te recomendamos leer: Iniciar una conversación sobre los deseos sexuales 

Temas que debéis discutir: el futuro

Una pareja implica que se ha tomado la decisión de iniciar un camino juntos en la vida. Por esta razón, un tema que debe discutirse regularmente es, precisamente, el futuro.

En efecto, es importante que hagamos saber a nuestra pareja cuáles son nuestras expectativas, metas y aspiraciones. Del mismo modo, debemos estar abiertos y conocer las suyas.

El objetivo es ver juntos el futuro y establecer las formas y medios para alcanzarlo. En este sentido, hablamos tanto de las metas comunes como pareja como de las metas individuales de cada uno. Porque, al fin y al cabo, en una relación existen dos personas que se apoyan, tanto en lo común como en lo individual.

Dinero

Hombre haciendo cuentas: Temas que debéis discutir regularmente como pareja
El tema financiero siempre es algo delicado, por lo que debemos consultar los gastos en el equipo de la pareja.

Como parece lógico, no podemos utilizar el dinero de la pareja de forma unilateral sin hacérselo saber al otro. Incluso si la inversión, gasto o compra es para el bien de los dos, no debemos nunca dar el paso sin consultarlo y compartirlo primero con nuestra pareja.

Lo económico es un aspecto muy importante. Por tanto, decisiones relacionadas con las finanzas nunca deben tomarse de forma unilateral, sino que deben partir de un consenso y acuerdo entre ambos.

Además, si este tipo de decisiones y movimientos se hacen conjuntamente, reinará la sensación de que la pareja es, realmente, un equipo. De lo contrario, seguramente estaremos adoptando un papel controlador.

Te recomendamos leer: Consejos para ahorrar en familia

Las tareas: temas que debéis discutir en el hogar

Es importante delimitar desde el principio cuáles son las tareas que cada uno va a asumir. De este modo, podemos evitar malentendidos, frustraciones, sobrecargas y desánimos en el futuro.

Por eso, incluso temas aparentemente poco importantes como quién saca la basura, quién cocina o quién hace la cama, es algo que debe aclararse y debe discutirse regularmente en la pareja. No debemos suponer que uno va a encargarse de todo o está más a cargo de determinadas tareas que el otro.

Tratar este tipo de asuntos o temas ayudará a la equidad en la pareja, a que se sientan como un verdadero equipo, respetándose mutuamente y respetando su vida en común.

La familia

Comida familiar
Tratar la relación con la familia es algo importante, considerando el papel que tienen en la vida de la pareja.

Seguramente no es algo agradable tener que comentar a tu pareja que tienes algún problema con su padre, madre u otro familiar cercano. No obstante, si no lo haces, sólo estarás acumulando tensión y eso, en ningún caso, será de provecho.

Lo ideal es, al dialogar, establecer también el papel que en la vida de la pareja van a jugar los familiares, especialmente los suegros. Asimismo, si existe algún problema o incomodidad, debería hablarse de inmediato, desde el respeto y la comprensión, a fin de evitar que la situación se escape de las manos.

Del mismo modo, debes estar preparado para comprender que tu pareja pueda sentirse incómoda con tus familiares. Recuerda siempre que, aunque sean tu familia, no es la suya. Ahora tu pareja es tu familia, y habéis fundado juntos una unidad familiar independiente.

Como has podido comprobar, estos temas deben discutirse regularmente en pareja. De lo contrario, cabe la posibilidad de que acaben provocando frustración en algún sentido.

En efecto, ya sea desde temas sexuales a temas relacionados con los suegros, debemos aclararlos cuanto antes. No debemos dejar que se almacenen en forma de tensión y estrés hasta que sea demasiado tarde.

Eso sí, discutir estos temas debe siempre realizarse desde la empatía y la comprensión y, sobre todo, el deseo de conoceros y respetaros realmente y mejorar la relación.