Temblores: el origen no está siempre en la enfermedad de Parkinson

Es normal que después de un esfuerzo nuestros músculos estén sobrecargados y reacciones con espasmos y temblando. Asimismo, debido a la edad también podemos experimentar lo que se conoce como “temblor esencial”

Es muy posible que en alguna ocasión hayas visto como temblaban tus manos, y al instante, te has asustado. “¿Será la enfermedad de Parkinson? ¿Tendré algún problema neurológico?”, te preguntas.

Las personas a veces tendemos a pensar lo peor, de ahí que lo primero que debamos hacer en estos casos es calmarnos.

Según José Matías Arbelo, coordinador del Grupo de estudio de Trastornos del movimiento de la Sociedad Española de Neurología, no pasará nada mientras no sea algo recurrente y que, además, dificulte nuestra movilidad diaria.

Los temblores de una mano, de las piernas, o sentir, por ejemplo, cómo nos tiembla el cuello, puede tener diversos orígenes, que pueden ir desde simple cansancio a, por supuesto, algún tipo de problema más serio.

No obstante, te diremos que este tipo de dolencias son más comunes a partir de los 65 años, y que será siempre nuestro médico quien nos dé un diagnóstico preciso.

Mientras, mantén la calma y fíjate solo en saber si esos temblores son puntuales o son ya algo constante. Nosotros, te explicamos en este artículo cuáles pueden ser las causas.

1. Tengo temblores, ¿a qué se debe?

manos-agua-forma-corazon

¿A qué llamamos temblor? Un temblor es una agitación que se produce en alguna parte de nuestro cuerpo. Es en las manos y los brazos donde suele evidenciarse de una forma más notoria, aunque también puede darse en las piernas e incluso en las cuerdas vocales (temblor en la voz).

¿Es algo grave? Un temblor es algo sintómatico, un signo de que algo ocurre en nuestro organismo, pero no siempre tiene que ser algo peligroso, de ahí que te invitemos a conocer las causas más comunes.

Conoce también qué alimentos pueden ayudarnos a prevenir el Parkinson

1. Cansancio

  • El cansancio generalizado, así como las sobrecargas musculares, pueden hacer que nuestras extremidades tiemblen.
  • Seguro que te ha ocurrido alguna vez: cargar algo durante mucho tiempo con las manos y, al soltarlo, darte cuenta de que estás temblando. No es nada grave, es solo una sobrecarga de los músculos que sufren en ocasiones lo que se conoce como espasmos.
  • Ten en cuenta también que, a veces, cuando no bebemos bastante agua a lo largo del día, o cuando hacemos ejercicio, nuestras células también se deshidratan y pueden aparecer espasmos y temblores.
  • Las personas con cansancio crónico pueden sufrir también esta característica.

2. El temblor esencial

  • El temblor esencial suele darse entre personas de mayor edad, y a partir de los 65 años. No tiene nada que ver con la enfermedad de Parkinson, y su origen estaría en una pequeña alteración de los circuitos neurológicos del cerebro responsables del equilibrio.
  • En el párkinson, el temblor se debe a los ganglios basales, en el cerebelo y el tronco cerebral.
  • El temblor esencial aparece sobre todo después de hacer algún esfuerzo, a diferencia de la enfermedad de Parkinson que aparece en reposo.
  • Afecta a la cabeza y a las manos, y lo sentiremos después de coger peso, de arrastrar alguna silla, o de hacer algún movimiento brusco.
  • El temblor esencial, como decimos, aparece en las personas de mayor edad, no obstante, cabe decir que no es neurodegenerativo, es decir, no va avanzar ni a quitarnos calidad de vida. Evoluciona bien con una medicación adecuada.

Lee también cómo combatir el cansancio de forma natural

3. El hipertiroidismo

Hipotiroidismo e hipertiroidismo

  • El hipertiroidismo tiene su origen en una glándula tiroides hiperactiva. Suele cursar con bocio, y es más frecuente en mujeres de entre 30 y 50 años.
  • Los temblores también pueden ser habituales en estos casos, dado que el hipertiroidismo va acompañado de nerviosismo general, inquietud y agitación.

Podemos ver, por ejemplo, cómo nos tiemblan las manos de pronto, y como decimos, si ya te han diagnosticado con esta enfermedad, no debes asustarte. Consúltalo con tu médico y sigue sus consejos.

4. Estrés y ansiedad

  • El estrés emocional, la ansiedad, el nerviosismo generalizado, suelen acompañarse de una gran variedad de síntomas, ahí donde los temblores son también habituales.
  • El origen suele estar en el cortisol en sangre. Afecta a muchas de nuestras funciones básicas, produciéndonos desde taquicardias hasta hipertensión.

El sistema nervioso se ve afectado y aparecen entonces los temblores de piernas, de manos, la sequedad de boca, e incluso podemos sentir espasmos en nuestros músculos, como tics nerviosos.

5. Enfermedad de Parkinson

Parkinson

Para que puedas discriminar tu tipo de temblor, puedes conocer en la siguiente lista los síntomas más comunes que suelen caracterizar la enfermedad de Parkinson.

Ahora bien, tal y como te hemos indicado en el inicio, en el momento en que veas que esos temblores son continuados, y que incluso dificultan tu movilidad y el poder manipular objetos, acude al médico.

Lee también 7 ejercicios de manos para aliviar el dolor de artritis

Veamos ahora los síntomas más llamativos de la enfermedad de Parkinson:

  • Temblor: Suele iniciarse en la mano, y es más común estando en reposo.
  • Rigidez: Los pacientes aquejados con párkinson suelen evidenciar una falta de flexibilidad muscular.
  • Bradicinesia: Todos los movimientos se hacen con mucha lentidud, como si fuéramos “robotos” mecanizados.
  • Inestabilidad en la postura: Se dan siempre pasos cortos por temor a la caída, se pierde la agilidad.
  • Depresión: Muchas personas aquejadas por la enfermedad de Parkinson suelen presentar en sus primeras fases depresiones y cambios emocionales.
  • Problemas para tragar y masticar
  • Problemas urinarios
  • Problemas del sueño

Estos síntomas pueden variar de persona a persona y dependen también de la fase en que se encuentre el paciente.

No obstante, nunca está de más conocer los síntomas. Así pues, recuerda, un temblor de manos no se debe siempre a esta enfermedad.  ¡Consulta con tu médico!

Te puede gustar