Descubre cuál es la temperatura corporal normal de cada persona

La temperatura se puede ver afectada por infinidades de factores externos como el estrés o la mala alimentación, así como por nuestra edad e incluso nuestro estado de ánimo

La temperatura corporal es un tema muy delicado de tratar. Existen muchos aspectos que pueden modificarla y alterarla y conviene conocerlos bien antes de hacer cualquier valoración.

En este artículo te ayudamos a conocer un poco más los factores que influyen en la temperatura corporal y cuáles son los valores normales. También compartimos algunos consejos para medirla de manera correcta.

¿De qué depende la temperatura corporal?

Para empezar, es muy importante conocer cuál es el nivel óptimo de temperatura corporal para nuestro cuerpo. De este modo podremos evitar riesgos para la salud o malos diagnósticos.

En primer lugar, hay varios factores que influyen en la temperatura corporal. Deberemos tenerlos en cuenta a la hora de realizar la medición:

  • El estrés.
  • La alimentación.
  • La edad.
  • El género.
  • La hora del día.

Cuando pensamos en la temperatura corporal siempre nos preocupamos por una posible fiebre alta. Sin embargo, el tener una temperatura corporal muy baja puede ser también peligroso. A continuación, vamos a conocer estos datos más en profundidad.

Temperatura corporal normal

Temperatura corporal normal

 

  • La temperatura corporal normal puede variar mucho de una persona a otra. No obstante, se reconoce que el promedio más común está entre 36,6 °C y 37 °C en la población adulta.
  • Con los niños sucede de modo muy similar a los adultos: la temperatura normal va desde los 36 °C hasta los 37 °C, en función de cómo se toma. Entre la toma de la axila y el recto puede llegar a haber hasta 1 °C de diferencia. Por este motivo, es muy importante tenerlo en cuenta para no alarmarse.
  • En el caso de los bebés existe un rango normal de entre 34,7 ºC y 37,7 ºC. Estos valores pueden variar según cómo se tome, en qué parte del cuerpo y a qué hora del día. De hecho, se considera que un bebé tiene fiebre cuando sobrepasa los 38 °C y llega a 39 °C; en ese caso lo más recomendable es llamar al pediatra de manera inmediata.

Lee también: La seguridad frente a las altas temperaturas veraniegas

Temperatura baja

Tener una temperatura corporal demasiado baja depende sobre todo de factores externos. Sin embargo, puede pasar que se produzca una bajada brusca, la cual se conoce como hipotermia.

Se puede considerar hipotermia cuando los niveles bajan de 35 °C. Por lo tanto, tener 36 °C no es una temperatura demasiado baja y no debemos considerarla sinónimo de alarma.

Fiebre

Fiebre o temperatura corporal alta

Cuando la temperatura se encuentra por encima de los 37,5 °C se considera fiebre. En el caso de usar un termómetro rectal, esta cifra puede ser de más de 37,7 °C o incluso 38 °C.

Si la fiebre supera los 39 °C o incluso los 40 °C, es fundamental acudir de manera inmediata al médico. La fiebre alta puede llegar a causar daños en los tejidos, delirios y, en casos más extremos, un infarto cardíaco.

¿Cuándo medir la temperatura corporal?

Hay muchos factores que afectan de manera directa a los grados que marca el termómetro. Por lo tanto, te recomendamos que tengas estos datos en cuenta:

  • Entre las 6 AM y las 6 PM puede haber un incremento de 0,5 °C de la temperatura corporal.
  • En épocas de invierno aumenta un poco respecto al verano.
  • Las mujeres tienden a tener niveles de temperatura más elevados que los hombres. Pueden variar desde 0,2°C hasta 0,5°C según el momento en que se encuentren dentro de su ciclo menstrual.
  • El estrés, la mala alimentación o tomar la temperatura justo después de una alteración nerviosa puede aumentar su nivel unos 0,5 °C.
  • El alcohol es un factor bastante cambiante, ya que puede subirla o bajarla. Esto dependerá de cuánto hayamos bebido y el tiempo que haya transcurrido desde la ingesta hasta la toma de la temperatura.
  • La actividad física o el ejercicio pueden generar un incremento. No es recomendable medirla justo después de haberse agitado o haber realizado una rutina de ejercicios.

¿Cómo tomamos la temperatura?

¿Cómo tomamos la temperatura corporal?

Existen cuatro tipos de tomas:

  • Axilar.
  • Rectal.
  • Bucal.
  • Auricular.

Las más comunes son la axilar y la bucal. No obstante, la menos confiable es la axilar, ya que es la que más se altera por factores ambientales y la que menos refleja la temperatura interna de la persona.

Por su parte, se dice que la más precisa es la rectal. No obstante, esta zona cambia mucho con respecto al nivel normal de la persona y puede presentar resultados altos aun cuando esté bajando.

La opción de la boca es una de las más accesibles y usadas por las personas. Permite tomar la temperatura de las arterias linguales y así tener un resultado más preciso. Se recomienda mantener la boca cerrada durante la medición, con la lengua extendida, por unos 3 0 4 minutos.