7 formas de arruinar la relación que funciona

Este artículo ha sido verificado y aprobado por Bernardo Peña el 24 enero, 2019
Arruinar la relación con tu pareja puede ocurrir porque sientes comodidad y seguridad, y descuidas aspectos básicos necesarios para sostener el amor.

La ruptura de relaciones se ha convertido en algo cotidiano que ya no asombra a nadie. En ocasiones, nada puede evitar arruinar la relación y, finalmente, todo termina.

En general, esto es consecuencua de las conductas que los mismos protagonistas adoptan, quizás sin notarlo. Ante la comodidad, la confinza y el tiempo juntos, en ocasiones, la pareja descuida conductas y situaciones básicas que construyen la pareja.

También lee 5 conductas que predicen el fracaso de una relación

7 formas de arruinar la relación si no estás alerta

1. ¿Has olvidado lo bello que es divertirse juntos?

Una de las principales cosas que favorecen el enamoramiento cuando inician una relación, es precisamente la manera en que se divierten. Las salidas, los juegos y las bromas son un factor determinante para fortalecer el vínculo.

Pareja coqueteando en la naturaleza.

De hecho, si piensan en anécdotas del pasado, seguramente las primeras que vendrán a la mente son aquellas en las que ambos se han reído mucho. La risa compartida es una inyección de verdadera energía para las relaciones.

Entonces, cuando pasan los años: ¿por qué dejar de compartir esas situaciones? Es necesario mantener viva esa complicidad, esa conexión que les brinda el humor para no arruinar la relación.

También lee ¿Qué hacer si tu pareja te aburre?

2. ¿Necesitas realmente ser una persona competitiva?

Es una gran paradoja, pero algunos buscan pareja para tener la posibilidad de compartir su vida y cuando la tienen, simplemente compiten con ella. Es como una necesidad intrínseca de sentirse victoriosos, como si la relación fuera una eterna lucha de poder.

Discuten con todos los argumentos, reales y no tanto, para decir que ganan cada discusión. Hablan de sí mismos como seres superiores en la pareja, lo que demuestra hacia el otro una falta de valorización absoluta.

En cada tema de conversación, sale inmediatamente la diferencia entre uno y otro. Lo más probable es que, con esta actitud, alejen al ser que más los ama. Es difícil convivir con alguien que los hace sentir inútiles o menos importantes en una relación que se supone, son complementarios.

También lee ¿Cómo mantener el equilibrio entre tu relación de pareja y tu vida?

3. ¿Recuerdas lo importante de los detalles?

Algunos tienen la idea errónea de que ciertos detalles, son solo para los novatos. Cuando la pareja ya está consolidada y se encuentran “seguros” de no separarse, ya no se preocupan tanto por cuidar estos aspectos.

Sin embargo, esa es justamente una de las formas de arruinar la relación que parece perfecta. Olvidar los detalles, esos gestos que demuestran amor e interés por el otro son muestras interés. Por ejemplo, mensajes que llegan de sorpresa, un presente para el día de los enamorados, o la salida que más le gusta sin que lo pida.

Recordar lo positivo que son para el alma estos pequeños detalles es elemental para seguir unidos. No tiene demasiado costo ni ocupa mucho tiempo.

4. Así te enamoró, así seguirá siendo

Aunque parezca extraño, en ocasiones resulta muy perjudicial para las relaciones querer cambiar la esencia del compañero. Pareciera que eso mismo que generó el interés antes, ahora se convierte en algo que molesta o wue debería cambiarse por voluntad del otro.

Amigos.

Intentar convertir a la persona que conocimos en otra persona, cambiar su personalidad, su estilo, o sus valores es un error. Solo provocará discusiones de pareja o una molestia en la pareja que comenzará a evadir las conversaciones.

Ciertamente, las personas evolucionan con los años, pero la esencia se mantiene intacta. Si ha conocido a un joven extrovertido, pretender que se convierta en un adulto conservador y tímido es un imposible.

5. Puedes conversar horas con amigos y no encuentras un tema para hablar en pareja

De novios, cualquier cosa era motivo de largas conversaciones juntos, pero ahora no encuentran temas en común. La comunicación es un pilar importante para mantener sólida una relación.

Si no hay diálogo la conexión se pierde paulatinamente. De esta manera, es probable que llegue un día en que sientan que están viviendo con un extraño. Los silencios a la hora de la cena parecen eternos y lastiman en lo más profundo, tal vez sin notarlo. Solo lo sabrán cuando cada uno se encuentre solo o con otra persona para compartir sus pensamientos.

Lee también 7 formas de mejorar la comunicación en pareja

6. Hablar, pero solo de las cosas importantes para uno

Los roles pueden desdibujarse en la relación mientras avancen de una forma desequilibrada en su vida profesional y familiar. Cuando uno toma el lugar de dominante, suele creer que sus decisiones o actividades son las únicas interesantes.

Los temas presentes en los diálogos solo se relacionan con su vida, sus quehaceres, sus amigos o su futuro. Lo relativo a la pareja pierde importancia y se le dedica menos tiempo.

Pareja hablando

El ego de uno aumenta mientras el del otro baja en la misma proporción, o más rápido aún, y eso puede arruinar la relación. Puede terminar en un individuo herido y una pareja rota por completo.

7. Tu perfeccionamiento ocupa hasta el tiempo que estaba previsto para la intimidad

Otra forma de arruinar la relación es dejar el sexo a un lado para ocuparse casi exclusivamente del crecimiento profesional. Las noches son destinadas a estudiar, terminar el trabajo de la oficina o planificar nuevos proyectos. Suponen que la intimidad puede esperar, pero no es así.

Las relaciones sexuales en la pareja deben estar presente siempre y alimentarse aún más, cuando llevan mucho tiempo juntos. No solo para demostrarle al otro el deseo que sienten por ellos, sino para relajarse y entregarse a los placeres del amor, y no arruinar la pareja.

Reflexión

Las personas que llevan muchos años en una pareja suelen relajarse en la comodidad de haberlo logrado. No se percatan de la importancia que tiene el mantenimiento de la relación y se distraen con otras actividades.

Es positivo tener una vida individual próspera, pero siempre debe considerarse como un complemento a la felicidad familiar que solo se logra cuidándola.

  • Garrido, A., Reyes, A. G., Ortega, P., & Torres, L. E. (2007). La vida en pareja: un asunto a negociar. Enseñanza e Investigación En Psicolog.
  • Pérez Testor, C., Aramburu, I., Davins, M., & Aznar, B. (2010). La prevención de los conflictos de pareja. Familia. Revista de Ciencias y Orientación Familiar.
  • Espinar Fellmann, I. (2005). Las rupturas familiares en la salud mental de los y las adolescentes. La Salud Mental de Las Personas Jóvenes En España.