Todo sobre el dolor de garganta

24 julio, 2019
Este artículo fue redactado y avalado por el médico Nelton Abdon Ramos Rojas
Es importante no abusar de los antibióticos, ya que pueden llegar a perder efectividad e incluso empeorar la condición del dolor de garganta o provocar otras afecciones.

El dolor de garganta es una afección muy común. Y de hecho, se trata de uno de los principales motivos de consulta médica en España.

La causa más frecuente del dolor de garganta es una infección viral conocida como «faringitis», aunque también puede producirse a consecuencia de una gripe o un resfriado. La primera causa, la faringitis, suele desaparecer por sí sola.

Cuando aparece como producto de un virus, las bacterias también pueden ser responsables de esta dolencia. Así, a esta infección la conocemos como «infección estreptocócica».

Es un tipo menos frecuente pero, en este caso, sí se necesita tratamiento. Se debe administrar antibióticos para evitar complicaciones.

Ahora bien, existen otros tipo de dolor de garganta que pueden llegar a requerir tratamientos más complejos.

Es importante saber que el uso frecuente de los antibióticos puede llegar a reducir la efectividad de estos en el organismo y en un momento dado en el que realmente sea necesario acudir a ellos, pueden llegar a no provocar el efecto deseado, convirtiéndose en un problema realmente grave. Este fenómeno se conoce como «resistencia a los antibióticos».

En definitiva, la gran mayoría de los expertos están de acuerdo en que, la mayoría de dolores de garganta no necesitan tratamientos con antibióticos, estos solo serían necesarios para un escaso 20 % de los casos, ya que la mayoría de estas infecciones respiratorias son provocadas por virus.

Quizás te interese leer también: Antibióticos: ¿por qué no se puede abusar de ellos?

Síntomas del dolor de garganta

Dependiendo de la causa del dolor de garganta los síntomas pueden variar. Sin embargo, por lo general se presentan los siguientes:

  • Voz ronca.
  • Amigdalitis.
  • Dificultad en la deglución.
  • Dolor que empeora al tragar o hablar.
  • Dolor o sensación de picazón en la garganta.
  • Glándulas inflamadas que duelen en el cuello o la mandíbula.

Además de estos, hay quienes también pueden experimentar:

¿Qué hacer entonces para tratar los dolores de garganta?

Según la opinión de Xavier Boleda, farmacéutico comunitario y miembro de SEFAC, es recomendable que para los procesos de dolor de garganta leves es mejor acudir a los antiinflamatorios no esteroideos. En ese caso se recomiende consumir flurbiprofeno en su versión de pastillas para chupar.

La acción de dichas pastillas es rápida  y su efecto calmante se puede prolongar hasta por tres horas. El dolor se reduce notablemente desde los primeros dos minutos y la inflamación puede tener una gran mejoría a los 15 minutos de haber comenzado el tratamiento.

Hay que tener en cuenta que, antes de comenzar un tratamiento de estos, se debe consultar al médico, puesto que no se debe tomar medicamentos que no estén autorizados por un profesional de la salud.

Para las personas que prefieren tratarse con remedios naturales, aquí compartimos unas opciones.

Lee también: Cómo se clasifican los medicamentos analgésicos

¿Remedios para el dolor de garganta?

Para aliviar el dolor de garganta se puede recurrir (de forma complementaria al tratamiento farmacológico pautado por el médico) a los siguientes remedios naturales:

  1. Tomar una cucharada de miel para hidratar y suavizar la garganta (especialmente recomendado antes de ir a dormir).
  2. Beber una taza de té de jengibre con canela y limón (hasta 4 veces por día).
  3. Hacer gárgaras de agua con sal. 

Cabe destacar que, los remedios mencionados (así como otros similares) no deben utilizarse como tratamiento como tal, sino como complemento. Esto quiere decir que se deben seguir las indicaciones del médico ante todo y, en caso de dudas, consultar antes de tomar cualquier tipo de medidas.

Hay que tener en cuenta que, cuando el dolor de garganta se presenta con frecuencia y acompañado por pus, es indispensable acudir al médico cuanto antes. En algunos casos, puede que sea necesario realizar al paciente una cirugía para retirar las amígdalas.

  • Ulloa, J. A., Cortez, P. M. M., Rodríguez, Q. F. B. R. R., Alberto, Q. F. B. J., Vázquez, R., Petra, M. C., & Ulloa, R. (2010). La miel de abeja y su importancia. Revista Fuente.
  • OMS. (2012). Salud Bucodental. https://doi.org/10.1016/S1696-2818(04)71631-5
  • Couloigner, V., & Graber, M. (2014). Amigdalitis y sus complicaciones. EMC – Otorrinolaringología. https://doi.org/10.1016/S1632-3475(14)67512-3