Tendinitis de la pata de ganso: síntomas y tratamiento

26 Junio, 2020
Este artículo ha sido escrito y verificado por la médica Elisa Martin Cano
La tendinitis de la pata de ganso es una enfermedad de la rodilla. La inflamación de estos tendones puede impedir el ejercicio de los corredores habituales y hasta cronificarse.
 

La tendinitis de la pata de ganso es la inflamación de los tendones que forman parte de una estructura anatómica llamada así. La misma se encuentra en la parte interna de la rodilla, un poco por debajo de ella.

Los corredores son el grupo poblacional que más sufre esta condición. ¿Eres un runner y te ha pasado alguna vez? Descubre en este artículo cómo se genera y qué se puede hacer para tratarla.

¿Qué es la tendinitis de la pata de ganso?

El término tendinitis hace referencia a la inflamación de los tendones. Por su parte, la pata de ganso es una estructura anatómica de la cara interna de la rodilla, por debajo de la articulación. Está formada por la inserción de tres músculos que provienen desde abajo, constituyendo parte de la pierna. Estos músculos son los siguientes:

  • Semitendinoso: forma parte de la zona posterior del muslo. Participa en la flexión y extensión de la rodilla.
  • Recto interno: se encuentra en la cara interna del muslo. Se encarga del acercamiento a la pierna y de la flexión de la extremidad.
  • Sartorio: este músculo se llama así porque comienza en la cadera, pasa por encima de la rodilla y llega hasta la tibia. Participa en la movilidad de la articulación de la cadera también.

En resumen, la tendinitis de la pata de ganso consiste en la irritación e inflamación de los tendones de estos tres músculos y su zona de inserción. A las claras, es una enfermedad de la articulación de la rodilla.

Mujer con dolor de rodilla
La tendinitis de la pata de ganso es una enfermedad de la rodilla de los corredores
 

Quizá te interese: Jengibre y cúrcuma, la bebida medicinal para tus articulaciones

¿A quién afecta?

Aunque esta patología puede aparecer en cualquier persona, hay ciertos grupos poblacionales que poseen características o hábitos que los hacen más susceptibles de desarrollarla. Algunas de las personas más afectadas son las siguientes:

  • Corredores: las personas que corren con frecuencia, tienden a desarrollar más este tipo de patologías. Esto ocurre porque el running es un deporte que tiene un alto impacto en las articulaciones. Los esfuerzos irritan el cartílago y los tendones, así como los músculos mismos.
  • Personas con sobrepeso: en este caso, las articulaciones están en todo momento realizando un esfuerzo extra, sobre todo las de los miembros inferiores. Cada movimiento sobrecarga con todo el peso de más de la persona, lo que acaba por dañar los puntos de soporte músculo esqueléticos. Así como las rodillas, no están exentos de lesionarse los tobillos y la cadera.
  • Portadores de problemas anatómicos: aquí nos referimos a los pies planos, las malformaciones en la pelvis o las prominencias en algún hueso. Estas características tienen como consecuencia que la articulación de la rodilla no pueda llevar a cabo su movimiento natural o que se sobrecargue. El resultado es el desgaste de los tendones.

Además, ciertos malos hábitos, como pueden ser no estirar al acabar el ejercicio, o el uso de calzado inadecuado, llevan a que los músculos no se relajen como deberían al terminar la actividad. Al mantenerse en tensión, es más fácil que resulten lesionados.

 

Síntomas de la tendinitis de la pata de ganso

El síntoma más común es el dolor. Este se produce por la inflamación de los tendones en un espacio reducido. Al no existir lugar para expandirse, el líquido que se acumula por la lesión no tiene escapatoria, y presiona expresándose como molestia.

Las características del dolor varían de una persona a otra, tanto en intensidad como en duración. También son variables los momentos en los que aparece. Lo más común, sin embargo, es que sea un dolor continuo y difícil de calmar. Este puede estar presente, incluso, durante la noche.

A veces, mientras se realiza el ejercicio y con el calentamiento de los músculos, es posible que el dolor mejore. Aún así, al terminar la actividad, el dolor reaparece. Esto se relaciona con el metabolismo muscular y la forma en que se distribuyen las sustancias químicas dentro de las células.

Te puede interesar: 5 ejercicios que no afectarán a tus articulaciones

¿Cuál es su tratamiento?

Colocación de frío en la rodilla
El uso de frío directo sobre la rodilla puede calmar los síntomas de la tendinitis de la pata de ganso

Es importante el tratamiento correcto este tipo de lesiones, ya que las complicaciones pueden llevar a una cronificación de la patología. Lo primero, como siempre, será acudir al especialista para que confirme que se trata de este tipo de tendinitis. A continuación, la terapéutica se basará en una combinación de diferentes medidas:

 
  • Reposo: el reposo de la articulación y los músculos es imprescindible para que la irritación y la inflamación se resuelvan. Es recomendable mantener la pierna elevada y con un cojín bajo la rodilla, siempre que sea posible, para que esta descanse.
  • Frío y antiinflamatorios: Los masajes con hielo son beneficiosos para reducir la inflamación. Además, en momentos de dolor muy agudo, es posible tomar antiinflamatorios.
  • Fisioterapia: será el fisioterapeuta el que decida el tratamiento más correcto en cada caso. Lo más frecuente es que se basen en la combinación de diferentes modalidades, como masajes, crioterapia, ultrasonidos o vendajes musculares.

No descuidar los dolores de rodilla

La tendinitis de la pata de ganso es una patología frecuente que puede afectar a cualquier persona. Aún así, quienes padecen sobrepeso o son corredores habituales, son los más expuestos a desarrollar esta lesión.

Mantener unos buenos hábitos a la hora de realizar ejercicio, con los estiramientos y el equipo necesario, serán fundamentales para prevenir que aparezca. Por otro lado, las personas con sobrepeso deberán modificar su estilo de vida para controlar este factor de riesgo.

 
  • Carrillo-Esper, R., Denise Zepeda-Mendoza, A., Pérez-Calatayud, A., Díaz-Carrillo, A., Peña-Pérez, C., & Arturo Rivero-Martínez, J. (2014). Bursitis anserina CASO PROBLEMA. In Rev Invest Med Sur Mex (Vol. 21, Issue 2).
  • Tendinitis y bursitis de la pata de ganso. (n.d.). Retrieved June 19, 2020, from https://www.medigraphic.com/cgi-bin/new/resumen.cgi?IDARTICULO=53151
  • Naba, Eliana. "Tendinitis de Aquiles en corredores." (2012).
  • Silván, Hernán. "Manual de lesiones del corredor." Prevención y tratamiento Grupo Arthax. Madrid (2001).
  • Ugalde, Priscilla Bonilla, Melany Chavarría Briceño, and Cesia Grajales Navarrete. "Tendinitis rotuliana (rodilla del saltador)." Revista Médica de Costa Rica y Centroamérica 73.620 (2016): 519-523.
  • Rosa, Andrés. "Fisiologia en el entrenamiento de la aptitud física muscular." Efdeportes. com 1 (2015).
  • Gómez, Jaime Gutiérrez, Mariano Fernández Fairén, and Santiago Sandoval Haro. "Tendinitis y bursitis de la pata de ganso." Ortho-tips 10.3 (2014): 163-178.
  • de la Hera Cremades, B., L. Escribano Rueda, and A. Lara Rubio. "Rodilla en resorte interno por engrosamiento de la pata de ganso." Revista Española de Cirugía Ortopédica y Traumatología 61.3 (2017): 200-202.